Archive for junio, 2010

Feng Shui y espiritualidad


2010
06.27

   El Feng Shui se ocupa de armonizar las energías de nuestra casa o de nuestro lugar de trabajo, pero para que el equilibrio sea total debemos mirarnos también hacia adentro. Aprender a conocerse a uno mismo, a quererse y desarrollarnos como personas es también un reto que merece la pena asumir. 

  ¿Cómo conseguirlo? Hay muchas formas de reencontrarse con la propia esencia y ninguna de ellas es instantánea ni demasiado fácil. Podemos acercarnos a disciplinas milenarias como el yoga, el tai chi, empezar a preferir la comida natural, aprender a respirar profundamente, practicar meditación, vivir con más consciencia de la naturaleza y del propio espíritu… en fin, hay mil formas de crecer por dentro y de alcanzar el equilibrio, pero todas ellas exigen cierto grado de compromiso y de esfuerzo.

   En el Feng Shui la práctica no es difícil, no requiere grandes inversiones económicas, no hace falta profesar religión o creencia alguna y, además, suele resultar de lo más divertido. Para llenar nuestro hogar —o nuestra oficina— de las mejores energías haremos uso de unas cuantas herramientas.

  1. Una brújula.
  2. Un plano de nuestra vivienda.
  3. Conocimiento de los cinco elementos de la tradición china.
  4. Un mapa Bagua.
  5. Ganas de hacer ciertos cambios.
  6. Deseo de abrir nuestra vida a nuevas oportunidades.
  7. Valentía para deshacernos de algunas cosas.

   El proceso no será traumático, bien al contrario, suele resultar liberador. Y los resultados acaban por hacerse notar. Unas veces es casi de forma inmediata y otras veces tardan meses en afianzarse, pero el Feng Shui siempre aporta novedades interesantes a una vida estancada en cualquiera de sus aspectos.

Feng Shui en tiempos de crisis


2010
06.27

En estos tiempos de crisis son muchos los que pierden su empleo o ven extinguirse sus fuentes de ingresos. El Feng Shui puede ayudarnos a cuidar con esmero nuestra vida profesional, a procurarnos los mentores que pueden abrirnos las puertas a un nuevo trabajo y a mantener bien alta nuestra buena fama.

   Quienes se encuentren en una situación parecida deberán poner manos a la obra para localizar en su casa la zona que rige la carrera profesional —el norte, donde habita la energía del agua—, el área que ocupan las personas influyentes, los protectores y los mentores —el noroeste, con energía de metal—, el espacio dominado por las energías de la fama y la reputación —en el sur, con energía de fuego— y, finalmente y no menos importante, la zona de la riqueza y la prosperidad, que se encuentra en el sureste, donde domina la energía de la madera.

   Trabajando estas áreas de nuestra vivienda, eliminando las energías negativas y aumentando las beneficiosas, lograremos alcanzar un equilibrio magnífico para encauzar nuestra vida profesional y económica. ¿Cómo conseguirlo? Utilizando la sabiduría del Feng Shui para aplicar la teoría de los cinco elementos y, a la vez, reforzando nuestro empeño por medio de los símbolos.

Nuestras herramientas


2010
06.27

Elementos y energías
Los antiguos sabios chinos pasaron horas, meses, años… siglos en realidad, observando los interminables ciclos de la naturaleza. De esa observación paciente surgieron las teorías que explican qué energías mueven el mundo y a qué leyes responden. A través del Feng Shui aprenderáz a conocerlas, a dominarlas y a ponerlas a trabajar a tu favor.

 

El mundo de los símbolos
Los símbolos constituyen un lenguaje universal que se dirige directamente al alma de las personas. Aunque algunas imágenes, formas o colores no nos digan demasiado a nivel consciente, tienen un enorme poder de evocación para nuestro espíritu. Rodeándonos de los símbolos propicios estaremos ayudando a nuestra mente a focalizar nuestros objetivos y a darnos la fuerza precisa para alcanzarlos.

Cómo funciona el Feng Shui


2010
06.08

   Hoy la ciencia ha comprobado que la naturaleza de las cosas es vibratoria. Todo lo que vemos, oímos, comemos e incluso somos o pensamos es una vibración. No es un concepto fácil de asimilar —para nosotros todo lo que nos rodea es, simplemente, materia—, pero los antiguos sabios chinos ya conocían la esencia de la vida: todo vibra, sólo es energía. A esta especie de vibración universal que constituye el “alma” de todo cuanto existe lo llamaron Chi.

   Y no es difícil adivinar que hay vibraciones con unas cualidades o con otras. La milenaria filosofía china catalogó todo cuanto existe en Yin y Yang, que son conceptos que abarcan todas las cualidades posibles de la energía. No es una mejor que otra, son complementarias y no podrían existir la una sin la otra. ¿Qué significa todo esto? Que el equilibrio es fundamental.

   Todas las vibraciones nos afectan de forma directa, vivimos literalmente sumergidos en una “sopa” de Chi. Feng Shui significa “Viento y Agua”, dos conceptos que describen el movimiento y la esencia del Chi. La energía, el Chi, debe permanecer siempre en movimiento, de forma sutil, suave, benéfica. Si no es así, se estanca y se corrompe, como el agua. Si se mueve de forma violenta puede convertirse en una tempestad que arrase todo cuanto encuentre a su paso. De nuevo debemos buscar un término medio, el equilibrio.

   La práctica del Feng Shui se basa precisamente en armonizar las vibraciones de todo cuanto nos rodea —el Chi— para que nuestra vida vibre en la misma sintonía que marca la naturaleza, eliminando así los bloqueos y las dificultades.

   Se trata, en definitiva, de fluir al mismo ritmo, con la misma melodía del universo, dejarse regir por las leyes naturales y recuperar la esencia del ser humano como una parte más de la naturaleza y de los ciclos de la vida. Todo un reto para nuestra actual civilización occidental.

La magia del Feng Shui


2010
06.02

   El Feng Shui nació hace milenios en China y hoy llega a Occidente desprovisto de su oscuro lenguaje, convertido en una ciencia y un arte que nos permite mejorar la energía que se respira en nuestro hogar y, con ello, atraer nuevas y emocionantes oportunidades a nuestra vida: salud, dinero, amor…

    Si alguna vez has sentido que tu carrera profesional se atasca, que tu relación de pareja no avanza, que tu creatividad parece haberse evaporado, que la rutina te devora… el Feng Shui puede hacer mucho por ti.

   Dominar las sutiles energías que te rodean puede hacer que tu hogar resplandezca y que, al mismo tiempo, tu vida empiece a tomar otro camino, dirigiéndose sin pausa hacia la conquista de tus sueños.

   En Feng Shui Fácil te propongo una fórmula sencilla y práctica para llenar tu casa y tu vida de maravillosas energías. Siguiendo las más antiguas técnicas surgidas de la sabiduría de los filósofos de la vieja China imperial podrás convertir  tu hogar en un santuario de bienestar y poner tu vida rumbo al éxito.

   Combinando las herramientas más efectivas del Feng Shui con la fuerza que proporciona el lenguaje de los símbolos conseguimos crear en nuestra casa un ambiente personal y energizante que puede dar un impulso positivo a nuestra vida. Naturalmente, será preciso también mirarnos hacia adentro para “limpiar y ordenar” nuestro interior con tanto mimo —o más— que el que ponemos en nuestro hogar. Los resultados dependerán de muchos factores, pero si dejas entrar al Feng Shui a tu casa y a tu vida, la mejoría será notable y no tardará en presentarse.

Feng Shui y amor


2010
06.01

   El amor sigue siendo una de las principales aspiraciones del ser humano. Por eso no es extraño que muchas consultas lleguen acompañadas por problemas de relaciones. Y sí, para las cuestiones sentimentales el Feng Shui también tiene algunos remedios. Encontrar nuestro Nien Yen o dirección favorable al amor será un primer paso. Pero también deberemos armonizar la energía de toda la casa, buscar los símbolos que puedan estar torpedeando nuestras posibilidades amorosas a nivel subconsciente y eliminarlos o transformarlos a nuestro favor. El dormitorio será el tercer frente a tener en cuenta, así como el suroeste de nuestro hogar, donde anida la energía más yin de todas: la de la madre tierra, un elemento clave para la felicidad de las mujeres. Finalmente, nos divertiremos localizando nuestra ‘flor de melocotón’.