Archive for diciembre 26th, 2010

Practica el agradecimiento


2010
12.26

    Ya sé que estos días son los más propensos a establecer metas y pedir deseos. Y eso está realmente bien. No dejes de hacerlo. Es el primer paso para empezar a caminar por el camino del éxito. Sin embargo, muchas veces los deseos vienen acompañados por un deje de ansiedad, de sensación de fracaso o de frustración y rabia. ¿Quién no ha comprado un billete de lotería con tanta esperanza como sentimientos negativos acerca de su suerte, su trabajo y su situación personal?

   Cuando pedimos un deseo ponemos una dosis de esperanza en ello. Pero también ponemos, sin darnos cuenta, otra dosis de todos esos sentimientos negativos que nos recuerdan todo lo que aún no tenemos, lo que no hemos conseguido y lo que nos falta. Es típico y déjame decirte que fatal.

   Por eso hoy quiero compartir contigo una reflexión sobre el agradecimiento. Ya sé que pensarás que eso ya lo has oído antes y te parece casi una tontería. Pero te diré que el cerebro humano tiene una curiosa característica que nos puede resultar muy útil: es incapaz de centrarse al mismo tiempo en lo negativo y en lo positivo. Así que si queremos enfocar nuestra mente en cosas positivas, agradecer lo que tenemos será un excelente comienzo.

   Imagino que tu primera reacción instintiva es decir que no hay mucho que agradecer. Te equivocas. Las personas más afortunadas tendemos a dar por hechas cosas que no están al alcance más que de una minoría (hablando en términos planetarios). ¿Acaso no vives en un país sin guerras, con democracia, con libertades, con sistemas de salud y de educación? ¿Acaso no sabes leer, escribir y hacer cuentas? Millones de personas en el mundo carecen de esos lujos por una simple cuestión geográfica: nacieron en el país equivocado.

   Mira a tu alrededor. Estás rodead@ de toda clase de comodidades, de personas que te quieren, de lugares hermosos y de una oferta cultural y artística que puede enriquecer tu espíritu. Así que, ya sabes, agradece en tu interior todas las maravillas que te rodean, la música, la poesía, los amigos, las risas, los niños, la naturaleza, tu familia… y tantas y tantas cosas que sería infinito hacer una lista.

   Mientras estés enfocado en todo eso desterrarás de tu mente la rabia, el sentimiento de escasez, de fracaso y toda la negatividad que a menudo nos invade. Déjalo fuera. No lo mereces. Empieza el año con buen pie. Llénate de energía positiva y comprobarás que a tu alrededor la gente y la vida empiezan a sonreír.