Archive for agosto 27th, 2011

Las plantas, grandes aliadas


2011
08.27

   Aunque nos resulte difícil de creer, los expertos aseguran que en el interior de nuestras casas el aire puede estar de dos a cinco veces más contaminado que en el exterior. ¿El motivo? En un espacio relativamente pequeño y cerrado se acumulan muchos objetos, la mayoría realizados con materiales tóxicos (barnices, pinturas, colas…) y, además, utilizamos a diario productos de limpieza que tampoco ayudan mucho a la calidad de aire. Si a eso le añadimos la presencia de electrodomésticos funcionando día y noche y, a veces, personas fumadoras, el cóctel de contaminación está bien servido.

   Te preguntarás qué podemos hacer para purificar ese aire tan viciado que se respira en casa, fuente de posibles enfermedades y de problemas como irritabilidad o fatiga. Y es relativamente sencillo porque contamos con unas aliadas tan eficaces como generosas: las plantas. Aunque tradicionalmente se ha dicho que las plantas expulsan oxígeno durante el día y anhídrido carbónico por la noche, lo cierto es que su sola presencia contribuye a que podamos respirar un aire mucho más puro, incluso de noche.

   Si atendemos a las consideraciones del Feng Shui, las mejores zonas para colocar plantas serán el Este y el Sudeste de nuestra casa porque corresponden al elemento Madera, y el Sur, donde alimentarán simbólicamente al elemento regente Fuego. En el Norte pueden contribuir a absorber el posible exceso de agua (igual que ocurre en los cuartos de baño), pero evitaremos situarlas en las zonas de elemento Tierra (Suroeste, Noreste y centro). Tampoco serán tan útiles en las zonas de elemento Metal (Oeste y Noroeste).

   En apenas 24 horas, las plantas son capaces de eliminar el 87% de las sustancias nocivas que nos rodean en casa, aunque cada una de ellas se especializa en un tipo diferente de contaminación. Veamos algunas para sacarles el máximo provecho a su callada labor.

   La cinta, el poto y la dracena son plantas estupendas si lo que queremos es deshacernos de los malos humos provocados por el tabaco, pues filtran el monóxido de carbono, limpiando el aire.

   Por su parte, especies tan comunes como el helecho, el ficus y el filodendron están especializadas en eliminar los restos de una sustancia llamada formaldeído, muy nociva, que se encuentra presente en nuestras casas porque forma parte de pinturas, colas y está en la estructura de los muebles realizados con conglomerados.

   La azalea es una planta de flores espectaculares, pero no sólo eso, sino que además, como el rapis, está capacitada para eliminar el amoníaco del aire, presente a través de los productos de limpieza y algunos que utilizamos en cosmética.

   El crisantemo, la margarita y la palma, por su parte, ayudan a deshacer los restos de benceno de la atmósfera. Se trata de una sustancia presente tanto en productos naturales como artificiales, pero en grandes cantidades puede provocar enfermedades graves. Se utiliza para fabricar plásticos, resinas, nylon y otras fibras sintéticas, aunque también está presente en lubricantes, tinturas, detergentes, medicamentos y plaguicidas. El benceno también es un componente natural del petróleo, la gasolina y el humo de cigarrillo.

   Pero no sólo harán todo esto por nosotros, sino que además contribuirán a crear espacios hermosos y acogedores, suavizarán la energía negativa provocada por las “flechas envenenadas” que pueda haber en una estancia, regularán el nivel de humedad de las habitaciones, eliminarán la carga electrostática y ejercerán como pantalla de protección contra el ruido exterior. Hay quien dice que su presencia en casa ayuda, además, a la concentración cuando estamos trabajando o estudiando, así que ¿qué más se puede pedir?