Archive for diciembre 18th, 2014

Limpieza general para terminar el año


2014
12.18

El Año Nuevo chino no llegará hasta bien entrado el 2015, más concretamente el 19 de febrero, un poco tardío este año. La tradición oriental indica que dos semanas antes del nuevo año conviene realizar una profunda limpieza general en la casa, para despedir a las energías caducas del año que muere y dar la bienvenida a las nuevas energías frescas del que será el Año de la Cabra de Madera.

En mi caso particular, hace semanas que siento que el año está finiquitado. Las energías parecen moverse lentamente, los asuntos no avanzan, todo parece un poco atascado. Incluso en la casa se producen pequeños incidentes constantemente: una bombilla que se funde, una puerta que se atasca, un grifo que no deja de gotear… mentalmente me hacen pensar que debo mirar hacia adentro y encontrar soluciones a esos pequeños problemas que hacen que tu vida no progrese como deseas.

Así que días atrás me puse manos a la obra. He revisado armarios, cajones, objetos, muebles, cuadros, fotos, textiles… todas las cosas que me rodean y que, mayoritariamente, llevan años en el mismo sitio. He anotado todo lo que está demasiado viejo, feo, defectuoso o resulta ya inservible. Varias cajas se han llenado de ropa que no me sirve, de juguetes demasiado infantiles, de calzado… y se han donado a la beneficencia. Los muebles que peor aspecto tienen van a ser pintados o restaurados, he retapizado alguna silla… voy a coser cortinas nuevas y voy a intentar organizar mejor las cosas y el espacio para que la energía se mueva libremente, sin que tropiece todo el tiempo con algún objeto fuera de lugar.

Y ahora toca la limpieza a fondo. Es increíble cómo va cambiando una casa a lo largo de los años sin que nos demos cuenta. Todo envejece, se deteriora, va tomando un aspecto diferente, la pintura de las paredes se oscurece… y el conjunto empieza a parecer más viejo, más usado, menos luminoso. Esto hará que nuestra vida e incluso nuestro ánimo refleje ese mismo “cansancio”. Y no debemos bajar la guardia. Así que este año he empezado mi limpieza de fin de año antes de lo previsto, para estar segura de que lo haré bien y a profundidad. Así, en cuanto crucemos el umbral del año nuevo, la casa (y los que vivimos en ella) estaremos preparados para renovar nuestra propia energía y, con ello, afrontar con más garantías de éxito los retos que se nos presenten en 2015.