Archive for febrero 15th, 2015

Las energías negativas que vienen con el Año Nuevo


2015
02.15

   El Año Nuevo chino está a la vuelta de la esquina. Si bien es una tradición que a los occidentales nos resulta extraña, sí que podemos aprender de ella lo que nos interesa. Y esto es el concepto de renovación que trae consigo. Porque en la mentalidad oriental, lo que se está celebrando ahora (el año comienza este jueves 19 de febrero) es el cambio de ciclo en la Naturaleza. Para entendernos, la llegada de la primavera. Y con este nuevo ciclo natural vienen energías nuevas. Son lo que en Feng Shui conocemos como ‘estrellas voladoras’ o ‘estrellas volantes’, porque se refieren a las energías que se mueven a lo largo del tiempo y del espacio.

Hay nueve clases diferentes de energías (se las suele nombrar con un número y un color, aunque sólo son convencionalismos) que se van moviendo y al inicio del año se colocan en un punto determinado, donde permanecerán hasta el año siguiente. Entre ellas las hay muy beneficiosas (estrellas 1, 4, 6, 8 y 9), relativamente negativas (3 y 7) y muy negativas (2 y 5). La idea es conocer dónde se ubican para calibrar cuánto bien o cuánto daño pueden hacernos y contrarrestar o potenciar sus efectos si fuera necesario.

   Los puntos más vulnerables de una casa son la puerta de entrada (por ahí entra la energía cada día) y el dormitorio, porque es ahí donde más horas pasamos, una media de ocho cada jornada. Si en estas áreas tenemos energías favorables no tendremos de qué preocuparnos, pero si esos puntos están ocupados este año por energías negativas, será necesario colocar alguna cura para minimizar sus efectos.

 Vamos por partes. Lo más urgente es empezar a proteger los lugares donde se ubicarán las estrellas negativas, también conocidas como ‘estrellas de la enfermedad’.

   Estrella 2. Este año 2015 la estrella 2 se coloca en el Sudeste. Si tenemos en esta orientación de la casa la puerta de entrada o el dormitorio debemos llevar a efecto alguna de las curas tradicionales. El primer consejo para no notar sus efectos es tratar de pasar el menor tiempo posible en esta zona de la casa, no hacer obras allí, no hacer ruido, no poner música y evitar el movimiento tanto como sea posible, porque todas estas actividades activan la energía y no deseamos eso. Si tenemos allí el dormitorio sería una buena idea trasladarse a otro lugar de la casa. Si resulta imposible, colocaremos objetos de metal o cosas de color blanco, gris y metalizados para que la energía del elemento Metal controle a la energía del elemento Tierra, que es la de la estrella 2. Busquemos en casa objetos dorados y llevémoslos este año al Sudeste, porque allí estarán haciendo un excelente trabajo para nosotros. Como cura tradicional china suele recomendarse la colocación en esta área de una calabaza Wu Lou pintada de oro y con abertura, porque simboliza tanto la salud como la lucha contra la estrella de la enfermedad.

    Estrella 5. Es la peor de todas. En China se le conoce como ‘estrella de la desgracia’. Su elemento también es la Tierra y, de igual modo, se combate con cosas de energía Metal. Este año 2015 la estrella 5 se coloca en el Oeste de la casa. Hay que decir lo mismo que antes: si tenemos allí la puerta de entrada o el dormitorio, hay que actuar. Lo haremos utilizando de nuevo objetos de metal. Si se desea recurrir a una cura tradicional china, se recomienda el carillón (o campana de viento) de seis tubos de metal.

   Según la teoría de los cinco elementos del Feng Shui, el elemento Fuego es el que alimenta al elemento Tierra, dándole fuerza y poder. Por eso este año será necesario reducir o eliminar en lo posible el elemento Fuego de los sectores afectados por las estrellas 2 y 5, es decir, del Sudeste y del Oeste. Contienen el elemento Fuego todos los objetos de color rojo, naranja y rosa, las cosas de forma triangular o piramidal, las fotos, figuras, dibujos o imágenes que representan animales y personas, así como paisajes con volcanes, el sol o cuadros abstractos que recuerden triángulos, fuego, y colores rojizos. También los tejidos de origen animal corresponden al elemento Fuego, como pueden ser la piel, la seda, la lana, el cuero… Por supuesto, son cosas de elemento Fuego todas las relacionadas con el propio fuego, como velas, candelabros, chimeneas, quemadores de incienso… busquemos en el Sudeste y el Oeste de nuestra casa cualquier objeto que coincida con esta descripción y llevémoslos durante este año a otra parte de la vivienda.

 La estrella 3 no es tan negativa como las anteriores, pero sí trae consigo el espíritu de la discordia, del enfrentamiento, del chismorreo, los malentendidos, la maledicencia y el conflicto. En su versión más agresiva, puede conducirnos a problemas legales o judiciales. Así que también conviene controlarla. Este año ocupa el centro de la vivienda, por lo que su influencia afectará a todos los sectores de la casa. La estrella 3 es una energía de elemento Madera, por lo que la combatiremos mediante el elemento Fuego (el fuego destruye la madera). Lo haremos colocando en el centro de la vivienda algún objeto de color rojo, naranja o rosa, encendiendo la chimenea (si hay), con cosas de forma triangular o piramidal, con textiles de origen animal o colocando aquí algún retrato de personas o animales. Eliminemos o reduzcamos los objetos de elemento Agua, es decir, de color azul o negro, las fuentes, peceras o acuarios, los cuadros o fotos donde se ve el mar, un estanque, un lago o cascadas, y todos aquellos elementos relacionados con lo marinero: anclas, faros, barcos, estrellas de mar, conchas, caracolas etc.

 La estrella 7 es también relativamente negativa. Su especialidad es la agresión y este año visita el Sur de la casa, por lo que vendrá doblemente reforzada (porque el Sur es el reino del elemento Fuego y éste lo intensifica todo). El Feng Shui nos advierte que la estrella 7 en el Sur conlleva riesgo de incendios, así que hay que extremar las precauciones. La idea para apaciguar a la estrella 7 es usar el elemento Agua. Lo haremos con objetos de color azul o negro, con agua propiamente dicha (peceras, fuentes, acuarios…), o con imágenes que representan el agua. Intentemos este año reducir la presencia del elemento Fuego en el Sur, que ya viene particularmente cargado.