Archive for mayo 9th, 2015

Cómo empezar a hacer Feng Shui


2015
05.09

La mayoría de los aficionados al Feng Shui se plantean antes que nada aplicar las técnicas milenarias a su propia casa, para que la energía fluya mejor y, al mismo tiempo, favorezca su propia vida en aspectos tan cruciales como lo económico, la salud o la vida sentimental. Los libros, las páginas de internet y los consejos de algún amigo suelen ser las fuentes donde encontrar toda clase de instrucciones para aplicar a nuestra casa algún remedio Feng Shui con la esperanza de que funcione. Pero muchas veces no basta. La mayoría de las veces esa información que encontramos por ahí es parcial e incluso errónea. En ocasiones puede hacernos más daño que bien.

Por eso he querido escribir una serie de posts en los que explicar cuál es el proceso habitual para aplicar remedios Feng Shui a una vivienda de forma seria. Intentaré hacerlo con sencillez para que cualquier interesado pueda seguir estos pasos en su propia casa sin temor a equivocarse.

Vayamos por partes. Lo primero que hay que hacer es conocer algunos datos sobre la vivienda, que resultarán importantes a la hora de definir el mapa de las estrellas voladoras de la casa. Para ello es preciso saber en qué año se construyó el edificio (si ha sufrido una reforma integral que incluye el cambio de techos o tejados, esa será la fecha que debemos apuntar) y, en segundo lugar, cuál es la orientación del frente de la casa.

Vamos con la fecha de construcción. Quizá conocer la fecha exacta de la construcción del edificio es complicado. En el Feng Shui se trabaja con períodos de tiempo que abarcan 20 años, de forma que si no conocemos exactamente el año de construcción de la casa, podemos establecer una fecha aproximada. Debemos saber que los períodos de 20 años van desde 2004 a 2023 (es el período actual, conocido como período 8); de 1984-2003 (período 7); 1964-1983 (período 6); 1944-1963 (período 5); 1924-1943 (período 4); 1904-1923 (período 3); 1884-1903 (período 2); 1864-1883 (período 1) y 1844-1863 (período 9). La mayoría de las casas que habitamos datan de alguna de estas épocas.

Nos bastará, entonces, ubicar la construcción de nuestra casa en uno de estos períodos.

Yo misma voy a ir siguiendo los pasos uno a uno con un ejemplo que nos servirá para ir avanzando en el proceso paso a paso: se trata de un apartamento situado en un edificio construido en el año 1970 (período 6).El siguiente dato necesario será establecer cuál es el frente de la vivienda. Puede parecer obvio, pero en ocasiones no lo es tanto. Veamos por qué.

En general, la fachada principal del edificio se suele considerar el frente. Pero hay viviendas que ni siquiera dan a la fachada principal del edificio, por lo que debemos descartar esta orientación.

El frente suele ser la pared más importante de la casa, la que más ventanas tiene hacia el exterior, por la que más luz, ruido y movimiento se percibe. Muchas veces corresponde a una de las habitaciones principales de la casa (salón o cocina), pero a veces no.

La idea es buscar esa pared importante porque es el área que más energía recibe en forma de luz, movimiento y sonidos.

Cuando tengamos establecido el frente de la vivienda, tendremos que averiguar cuál es su orientación ayudándonos con una brújula.

Hoy en día la forma más sencilla de conseguir este dato es recurrir a herramientas como Google Earth, la aplicación de Google que nos permite ver en un ordenador (computadora) cualquier rincón del mundo a vista de pájaro.

Si disponemos de este programa en el ordenador, sólo tenemos que teclear la dirección exacta de la vivienda para que el buscador localice en el globo terráqueo el edificio que nos interesa, mostrándonos una imagen real de la zona. Google Earth siempre se mueve manteniendo el Norte en la parte superior de la pantalla del ordenador. Podemos verlo en la esquina superior derecha del ordenador. Este detalle nos servirá de guía.

Como vemos en la imagen, Google Earth nos proporciona una vista aérea del edificio que buscamos. En el ejemplo que estamos analizando, se trata de un bloque de pisos de dos cuerpos de color rosado. El apartamento que vamos a estudiar se encuentra en el cuerpo situado más abajo y el frente (en este caso, la terraza) mira hacia la derecha de la pantalla.

Una vez que tenemos localizada la vivienda, colocaremos nuestra brújula sobre la pantalla del ordenador con el Norte mirando hacia arriba y nos indicará la orientación exacta del frente de la vivienda. En el caso del ejemplo, vemos que la terraza del apartamento está orientada exactamente a 105 grados en dirección Sureste.

Así que con estos pasos ya tenemos los dos datos necesarios para empezar a trabajar el Feng Shui de nuestra vivienda: el año de construcción (en el ejemplo será 1970, período 6) y la orientación del frente (105 grados Sureste en el ejemplo).

Con esto podremos aplicar remedios Feng Shui siguiendo tanto las técnicas del Bagua como las de las Estrellas Voladoras, dos de las armas más poderosas de un buen Feng Shui.