Paso 2: dibujar el plano de la vivienda

2015
05.15

En el post anterior vimos cómo obtener los dos datos fundamentales para valorar el Feng Shui de una casa: su fecha de construcción y la orientación del frente.

Ahora debemos proseguir con nuevos pasos. El primero será conseguir el plano de la vivienda. Lo ideal es contar con el plano original dibujado por el arquitecto que construyó la casa, pero si eso no es posible, nosotros mismos podemos dibujarlo. No será tan profesional, pero servirá igual.

Para dibujar el plano de nuestra casa necesitamos papel, lápiz, regla y una cinta métrica (lo más larga posible). Si contamos con la ayuda de algún amigo o familiar la tarea será mucho más sencilla.

Hacer un plano requiere cierta pericia y, sobre todo, buena visión espacial. Se trata de intentar “ver” la casa desde cierta altura, como si estuviéramos situados en el techo, dándonos cuenta de qué paredes son colindantes, dónde están los huecos (escaleras, respiraderos, entrantes o salientes de los que no solemos ser muy conscientes) y en general qué proporciones tienen las habitaciones.

Nos situaremos en la puerta de entrada con el papel y el lápiz en la mano. Lo primero que debemos hacer es dibujar el contorno de las paredes que estamos viendo. O, si lo preferimos, la forma del suelo. Marcaremos aproximadamente dónde están las columnas, las esquinas, las puertas etc. Cuando hayamos dibujado esta primera estancia, procederemos a medir cada pared y apuntaremos la cifra en la zona correspondiente del dibujo. Si contamos con ayuda será más rápido y fácil.


A continuación iremos recorriendo cada habitación de la casa
y repetiremos esa misma operación. Al terminar, tendremos un dibujo aproximado de la casa con todas las medidas anotadas en él.

Luego tendremos que tomar otro papel y hacer el mismo dibujo con las medidas precisas. Para ello utilizaremos la regla y el lápiz, de forma que todas las líneas nos queden bien rectas. La única dificultad está en hacerlo a escala. Todas las medidas que hemos anotado corresponderán a centímetros. Como es lógico, en el papel tenemos que dibujar la casa mucho más pequeña de lo que es en realidad. Para ello debemos reducir las medidas reales hasta hacerlas caber en el papel, pero conservando las mismas proporciones.

La mayoría de los planos se hacen a escala 1:25. Es decir, cada centímetro que dibujamos en el plano corresponde a 25 centímetros de la realidad. Por ejemplo: una pared que en la realidad mide 300 cm (3 metros), en nuestro dibujo medirá 12 cm (300 / 25).

Nosotros lo haremos de la forma más sencilla. Si la parte más larga de la casa mide (por ejemplo), 12 metros, la dibujaremos de 24 cm para asegurarnos de que todo el dibujo cabe en un papel de tamaño normal.  Y seguiremos esta misma pauta para hacer el resto del dibujo (dividiendo la longitud en metros por la mitad y dibujando esa cantidad en centímetros). Realmente es más difícil describirlo que hacerlo.

Si lo deseamos, podemos dar un último paso para dejar el dibujo más limpio. Con este último plano será con el que trabajaremos el Bagua para detectar dónde se colocan los nueve cuadrantes del Feng Shui sobre nuestra vivienda.

Tags: , , , , ,

Your Reply