Permite que el Chi se mueva libremente

2011
10.03

   Como seguramente sabes, el Chi (o Qi) es uno de los conceptos clave para comprender todo el pensamiento tradicional chino, incluyendo el arte del Feng Shui. El Chi es la energía primordial que mueve el mundo, que da vida y permite que todo exista. No es algo fácil de entender para nuestra mente occidental, pero en oriente es algo que se acepta desde hace milenios, tanto en China y Japón como en India y otras culturas ancestrales.

   En la práctica del Feng Shui de nuestro hogar debemos prestar especial atención tanto a la calidad del Chi que respiramos como al movimiento que éste describe en el interior de la casa.

   Verás, el Chi (llámalo energía si te resulta más fácil) penetra en casa principalmente por la puerta de entrada y también por las ventanas. Cada persona que entra en la vivienda aporta también su propio Chi. En esencia, el Chi se desplaza en movimientos circulares, de forma parecida a como lo hace el viento y el agua.

   Si garantizamos que el Chi describa esta clase de movimientos ondulantes y tranquilos, con libertad, la atmósfera de nuestra casa será inmejorable y también lo serán nuestras perspectivas de futuro. ¿Cómo hacerlo? Sigue estas sencillas pautas para mejorar la circulación del Chi:

  • Despeja el espacio, no coloques muebles grandes y pesados que obstruyan el paso
  • Evita la acumulación de trastos
  • No dejes la basura a la vista
  • Evita dejar a la vista tareas pendientes (papeleo, facturas…)
  • Abre cada día todas las puertas y ventanas durante un rato para que el Chi se renueve con aire fresco
  • Una vez al año organiza una exhaustiva limpieza general
  • Ocúpate de limpiar también los textiles, grandes acumulares de Chi (alfombras, cortinas, colchones, cojines…)
  • Deja siempre la puerta del cuarto de baño cerrada
  • Elige muebles y objetos de líneas redondeadas, sin cantos afilados
  • Detecta las “flechas envenenadas” y corrige en la medida de lo posible sus efectos negativos

   Uno de los problemas más habituales que encontramos con el Chi es que éste tiende a acelerarse y convertirse en energía negativa cuando se dan estas circunstancias:

  • Un pasillo demasiado largo, oscuro y estrecho
  • Las escaleras, especialmente las de caracol
  • Cuando hay una puerta enfrentada a otra
  • Cuando hay una puerta enfrentada a una ventana

   En estos casos hay que evitar que el Chi se precipite a toda velocidad. ¿Cómo conseguirlo? Colocando objetos que “distraigan” al Chi y le obliguen a ir más despacio, preferiblemente en línea curva. Para ello podemos utilizar, en función del espacio disponible:

  • Alfombras
  • Plantas
  • Cuadros
  • Móviles de metal
  • Cortinas de flecos
  • Esculturas
  • Pequeños muebles y objetos decorativos

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Your Reply