Posts Tagged ‘2014’

Llega la primavera ¿tienes planes?


2014
03.20

   Veinte de marzo: equinoccio de primavera en el hemisferio norte. En una jornada como hoy el día dura las mismas horas que la noche y la naturaleza empieza a despertar. La llegada de la primavera siempre ha tenido un profundo carácter mágico. Para comprenderlo debemos intentar ponernos en la piel de nuestros antepasados más remotos, aquellos pueblos prehistóricos que se veían condenados a vivir un larguísimo y durísimo  invierno durante la era glacial, cuando parecía que la muerte se iba apoderando de todo a su alrededor: los árboles dejan de dar frutos, las plantas mueren congeladas, los animales hibernan… el alimento escasea y el hambre y la enfermedad acosan a las familias y tribus cobijadas en cuevas, a oscuras y con mucho frío. Así durante meses y meses en los que las reservas de alimentos que habían podido reunir se iban acabando. La angustia y el temor debían ser entonces los sentimientos más acuciantes. Pero esos días difíciles terminaban en algún momento: con la llegada de la primavera los animales despertaban de su letargo, los ríos volvían a fluir con el deshielo, la caza, la pesca y la recolección de frutos y vegetales alimentaban de nuevo a los supervivientes.

 La sensación de alegría, de prosperidad, incluso de seguridad debía ser entonces realmente eufórica. Probablemente desde aquellos lejanos tiempos nos llega la idea de celebrar la llegada de la primavera, la regeneración de la naturaleza, la sensación de vencer a la muerte, a la oscuridad y al miedo y de obtener los frutos que deseamos desde hace mucho tiempo. Desde hace milenios esta época del año se relaciona con la fertilidad, el nacimiento, la vida, la alegría y la creatividad.

   Por eso mismo, tenemos siempre muy clara la idea de comenzar de nuevo, de iniciar proyectos, de plantearnos metas cuando dejamos atrás el invierno. ¿Quién no se plantea ahora mismo conseguir el cuerpo que desea de cara al verano? ¿Quién no siente ganas de enamorarse o de tener un hijo? Es algo natural, porque es el propio resurgir de la naturaleza el que late también en nuestro interior.

   ¿Ya te has planteado tus metas y proyectos para los próximos meses? ¿Hiciste una lista de deseos al dejar atrás 2013 y compruebas que antes de intentarlo ya has abandonado? ¿O lo has intentado y tus resultados son nulos? Déjame tranquilizarte, porque es lo más normal. En nuestra ajetreada vida diaria resulta difícil llevar a buen puerto cualquier plan. Los horarios, las obligaciones, la falta de formación y de constancia son a menudo obstáculos insalvables cuando nos proponemos alcanzar una meta y terminamos por abandonar, cansados y desilusionados. Y, peor aún, muchas veces son las personas más cercanas quienes nos boicotean de forma inconsciente en nuestros proyectos.

   En ocasiones necesitamos ayuda para ponernos en marcha y también para no decaer en el empeño, un empujoncito amable que nos motive para seguir dando pasos hacia adelante, para no abandonar, para no rendirnos. Es una suerte contar con familiares y amigos dispuestos a ser esa ayuda incondicional, ese apoyo que nos acompañe hasta lograr la meta. Pero muchas veces nos sentimos solos. En esos momentos un curso, un profesor, un mentor o un buen libro pueden convertirse en la diferencia entre el éxito y el fracaso.

    Porque en la mayoría de los casos la única diferencia entre conseguirlo o no está en seguir adelante, en no abandonar. Tarde o temprano la meta se alcanza, sólo es necesario continuar intentándolo. Con ese objetivo de secundar tus proyectos y motivarte a seguir adelante escribí hace unos años “Conviértete en Triunfador: ¡Alcanza tus Metas!”, un e-book (libro electrónico) que te servirá para analizar tu situación actual, plantearte metas realistas y aprender a seguir un plan de acción eficaz para conseguirlas. Si deseas saber más, sigue este enlace:

www.fengshuifacil.com/detallesmetas

 

¡Hora de hacer limpieza!


2014
01.18

Hace un par de días empezó a brillar en el cielo una inmensa Luna llena preciosa. Es el preludio que anuncia que pronto se celebrará el Año Nuevo chino, porque las fechas para elegir el cambio de año en la tradición china se eligen mirando a la Luna y no al Sol, como hacemos en Occidente. De forma que en este 2014 el nuevo año chino dará comienzo el 31 de enero y será el Año del Caballo de Madera.

Ante el comienzo de un nuevo año todos nos preguntamos ¿qué tal nos irá este año? Yo utilizo un truco personal para orientarme en eso de las predicciones, que suelen ser muy generales. Verás, en el calendario chino, el signo (caballo, perro, rata…) se repite cada doce años. Por eso vuelvo la vista atrás e intento recordar cómo fueron los anteriores años caballo que he vivido: 2002, 1990, 1978, 1966. En mi caso particular, todos ellos fueron años de cambios bastante radicales e inesperados. De modo que me voy preparando mentalmente para afrontar un año que probablemente venga cargado de cambios y novedades.

Los chinos se preparan también para recibir el año nuevo poniendo en práctica un montón de rituales y celebraciones. El 17 de enero comenzó la etapa destinada a realizar una profunda limpieza de la casa, para “barrer” hacia afuera las viejas energías que va dejando el Año de la Serpiente (2013) que ahora termina. Es un proceso importante que podemos hacer también en Occidente con la intención de dejar la casa perfectamente limpia para recibir las nuevas energías del año nuevo.  Este ciclo de limpieza se prolonga hasta el próximo 23 de enero y en él deberemos deshacernos de todo lo viejo, feo, roto e innecesario que nos rodea, liberando nuestro hogar de “asuntos pendientes”.

El modo más efectivo de realizar esta limpieza es comenzar desde las habitaciones más alejadas de la puerta principal e ir limpiando hacia esa dirección. Al finalizar, recogeremos los desperdicios y los tiraremos a la basura. Limpiar moviéndonos hacia la puerta tiene un significado simbólico: estamos invitando a la porquería a salir de nuestra casa.

Deshacernos de estas energías viejas de 2013 es crucial para poder dar la bienvenida a la fresca energía nueva de 2014. Si no lo hacemos, conviviremos durante este año con todos los asuntos pendientes, caducados o problemáticos de 2013, provocando que en nuestro hogar se afiancen energías de estancamiento, ataduras al pasado, falta de objetivos y sensación de desorden y pocas ganas de hacer cosas.

Dice la tradición china que todos los utensilios de limpieza que hayamos usado durante estos días (del 17 al 23 de enero) deberán guardarse después fuera de la vista, en un lugar cerrado, de donde no deben volver a salir hasta pasado el Año Nuevo, es decir, hasta el 31 de enero. Al terminar la limpieza se suele colgar en la puerta principal de la casa un adorno de color rojo, generalmente un lazo o el símbolo Fu Dao, que significa “la suerte ha llegado”.

A punto de acabar el año


2013
12.23


El tiempo pasa a toda velocidad
y casi sin darnos cuenta ya estamos a punto de decir adiós a este 2013 y dar la bienvenida al nuevo año. Aunque cualquier momento es bueno para plantearse nuevas metas y objetivos en la vida, tradicionalmente estas fechas son las más habituales para hacer balance de lo ocurrido en los últimos doce meses y decidir qué queremos conseguir a lo largo de los doce venideros

    Puede parecer fácil saber qué quiere uno, pero en realidad no lo es tanto, porque estamos acostumbrados a satisfacer las necesidades y deseos de los demás y olvidar qué es lo que realmente nos satisface a nosotros mismos. Y porque la mayor parte de las veces nuestros deseos son demasiado vagos y generalistas: tener dinero, adelgazar, encontrar trabajo, tener una buena casa, encontrar pareja… cosas generales, sin detalle y sin un plan realista y concreto para alcanzar esos sueños.

   Así que hoy voy a hablarte de un concepto que quizá conozcas: el Dharma. Se trata de un punto básico de la filosofía hindú que nos habla de vivir la vida que merecemos o que realmente deseamos. Algo difícil hoy en día, ¿verdad?

La teoría del Dharma tiene 3 puntos importantes:

  1. El primero de ellos es un concepto relacionado con la creencia en la reencarnación. Y dice que no somos seres humanos que ocasionalmente vivimos experiencias espirituales, sino que somos seres espirituales que de vez en cuando tenemos experiencias humanas. Y eso ocurre cuando encarnamos en un cuerpo humano para vivir la experiencia de una vida humana.
  2.  El segundo dice que si hemos decidido encarnar en un cuerpo humano para vivir una vida humana es porque deseamos cumplir una misión. Y es precisamente la de expresar nuestro talento, nuestros dones, lo que mejor sabemos hacer y lo que más disfrutamos en la vida. Sólo dedicándonos a aquello para lo que hemos nacido seremos plenamente felices.
  3. El tercero asegura que si logramos combinar ese talento único que todos tenemos (cada cual el suyo) con un servicio al resto de la humanidad, el círculo estará completo. Cuando eso ocurre la consecuencia natural es que nos sentimos realizados y además conseguimos la prosperidad económica.

El problema es que muchas personas ni siquiera saben para qué están dotados, cuál es su talento personal. Hay una pregunta que puede ayudar a averiguarlo: ¿Qué es lo que me hace feliz? ¿Hay algo que mientras lo estoy haciendo se me pasa el tiempo volando? ¿Cuál es la actividad que más disfruto? ¿Qué cosas me divertían cuando era un niño?

   Respondiendo a este tipo de interrogantes solemos acercarnos a aquello que realmente hemos venido a hacer: nuestro don, nuestro talento. Luego viene un paso aún más complicado, que es dedicarse profesionalmente a esa actividad para la que estamos especialmente dotados y que, quizás, no esté a nuestro alcance. Hay que intentarlo, porque si lo logramos nos sentiremos realizados y el trabajo dejará de ser una carga para convertirse en una pasión.

 Si ahora que termina el año sientes la necesidad de hacer balance y plantearte nuevas metas, puedes echar un vistazo a mi ebook “Conviértete en triunfador: ¡alcanza tus metas!”, que puede ayudarte a dar los pasos necesarios para conseguir aquello que te mereces. Entérate de los detalles siguiendo este enlace:  Conviértete en Triunfador: ¡Alcanza Tus Metas!