Posts Tagged ‘autoayuda’

La energía que más nos conviene


2014
02.22

El dolor también tiene un mensaje para ti


2013
12.28
Desgraciadamente, muchas personas sufren dolores, a veces crónicos y otras veces esporádicamente. Dolores que incluso pueden llegar a inhabilitar nuestra vida. La medicina convencional trata de mejorar el estado de la persona que sufre dolor a base de analgésicos, tratando el síntoma (algo necesario, desde luego), pero olvidando preguntarse cuál es el origen de esa perturbación.
Sin embargo, existe una clara relación entre las emociones que sentimos y las reacciones de nuestro cuerpo ante ello. Por eso hoy he querido reproducir aquí un artículo escrito por  Leticia García Méndez que me ha parecido muy revelador para descubrir qué clase de dolor emocional se esconde detrás del dolor físico.

“Estoy convencida de que nosotros mismos creamos todo lo que llamamos «enfermedad». El cuerpo, como todo en la vida, es un espejo de nuestras ideas y creencias. El cuerpo está siempre hablándonos; sólo falta que nos molestemos en escucharlo. Cada célula de su cuerpo responde a cada una de las cosas que usted piensa y a cada palabra que dice.
Cuando un modo de hablar y de pensar se hace continuo, termina expresándose en comportamientos y posturas corporales, en formas de estar y de «mal estar».
La persona que tiene continuamente un gesto ceñudo no se lo creó teniendo ideas alegres ni sentimientos de amor. La cara y el cuerpo de los ancianos muestran con toda claridad la forma en que han pensado durante toda una vida. ¿Qué cara tendrá usted a los ochenta años?

El corazón : Representa el Amor, y la sangre, el júbilo.

El corazón es la bomba que, con Amor, hace que el júbilo circule por nuestras venas.
Cuando nos privamos del Amor y el júbilo, el corazón se encoge y se enfría, y como resultado, la circulación se hace perezosa y vamos camino de la anemia, la angina de pecho y los ataques cardíacos. Pero el corazón no nos «ataca». Somos nosotros los que nos enredamos hasta tal punto en los dramas que nos creamos, que con frecuencia dejamos de prestar atención a las pequeñas alegrías que nos rodean. Nos pasamos años expul­sando del corazón todo el júbilo, hasta que, literalmente, el dolor lo destroza. La gente que sufre ataques cardíacos nunca es gente alegre. Si no se toma el tiempo de apreciar los placeres de la vida, lo que hace es prepararse un «ataque al corazón».
Corazón de oro, corazón de piedra, corazón abierto, sin corazón, todo corazón… ¿Cuál de estas expresiones es la que cree que se ajusta más a usted?

Los oídos: Representan la capacidad de oír.

Cuando hay problemas con los oídos, eso suele significar que a uno le está pasando algo de lo que no se quiere enterar. El dolor de oídos indica que lo que se oye provoca enfado. Se trata de un dolor común en los niños, que a menudo tienen que oír en casa cosas que realmente no quieren escuchar. Con frecuencia, las normas de la casa prohíben a los niños expresar su enojo, y su incapacidad para cambiar las cosas les provoca el dolor de oídos. La sordera representa una negativa, que puede venir de mucho tiempo atrás, a escuchar a alguien. Observen que cuando un miembro de una pareja es «duro de oído», generalmente el otro es charlatán.

La cabeza nos representa.

Es lo que mostramos al mundo, la parte de nuestro cuerpo por la cual generalmente nos reconocen. Cuando algo anda mal en la región de la cabeza, suele significar que sentimos que algo anda mal en «nosotros».

El pelo representa la fuerza.

Cuando estamos tensos y asustados, es frecuente que nos fabriquemos estas «bandas de acero» que se originan en los músculos de los hombros y desde allí suben a lo alto de la cabeza; a veces incluso rodean los ojos. El pelo crece desde los folículos pilosos, y cuando hay mucha tensión en el cuero cabelludo, puede estar sometido a una presión tal que no le deja respirar, provocando así su muerte y su caída. Si la tensión se mantiene y el cuero cabelludo no se relaja, el folículo sigue estando tan tenso que el pelo nuevo no puede salir, y el resultado es la calvicie. En las mujeres, la calvicie ha ido en aumento desde que empezaron a entrar en el «mundo de los negocios», con todas sus tensiones y frustraciones, aunque no se hace tan evidente en ellas porque las pelucas para mujeres son sumamente naturales y atractivas. Lamentablemente, los postizos masculinos todavía son demasiado visibles desde bastante lejos. Estar tenso no es ser fuerte. La tensión es debilidad. Estar relajado, centrado y sereno, eso es ser realmente fuerte. Sería bueno que todos relajásemos más el cuerpo, y muchos necesitamos también relajar el cuero cabelludo. Inténtelo. Dígale a su cuero cabelludo que se relaje, y observe si hay alguna diferencia. Si tiene una sensación perceptible de relajación, yo le diría que practique con frecuencia este ejercicio.

Los ojos nos dicen lo que somos capaces de ver

Los ojos representan la capacidad de ver, y cuando tenemos problemas con ellos eso significa, generalmente, que hay algo que no queremos ver, ya sea en nosotros o en la vida, pasada, presente o futura. Siempre que veo niños pequeños que usan gafas, sé que en la casa está pasando algo que ellos no quieren mirar. Ya que no pueden cambiar la situación, encuentran la manera de no verla con tanta claridad. Muchas personas han tenido experiencias de curación impresionantes cuando se han mostrado dispuestas a retroceder en el pasado para hacer una «limpieza», y tirar aquello que no querían ver uno o dos años antes de que tuvieran que empezar a usar las gafas. ¿No estará usted negando algo que sucede en su presente? ¿Qué es lo que no quiere enfrentar? ¿Tiene miedo de contemplar el presente o el futuro? Si pudiera ver con claridad, ¿qué vería que ahora no ve? ¿Puede ver lo que está ha­ciéndose a sí mismo? Sería interesante considerar estas preguntas.

Articulaciones: Permiten la producción de movimientos con gracia y soltura.

Si tenemos las articulaciones agarrotadas e incapaces de moverse nos volvemos rígidos, nuestro medio de expresión se toma rígido e inflexible. A través de las articulaciones podemos expresarnos con facilidad y propiedad. Las articulaciones contienen tejido duro, tejido blando y líquidos, de modo que los problemas en la zona pueden afectar uno o más de estos tres aspectos. Una inflamación en las articulaciones revela, por tanto, una resistencia o irritación respecto al movimiento, tal vez un temor a lo que nos espera delante, o una dificultad en someternos a ello. Hay una falta de la energía que se desplaza por las articulaciones, lo que indica que estamos tomando energía de esa parte de nuestro cuerpo-mente. Esto dependerá de la zona del cuerpo afectada. Así, por ejemplo, las articulaciones del hombro, codos y muñecas nos permiten desplazar la energía desde el corazón hasta las manos, para que podamos expresar nuestros sentimientos afectivos. Estas articulaciones autorizan además la libre expresión de nuestra energía creativa y activa, nuestras aptitudes manipuladoras y ejecutivas. Una disfunción en cualquiera de esas articulaciones puede indicar un temor a expresar esa energía, una contrariedad o resistencia a ello

Los dolores de cabeza provienen del hecho de desautorizarnos a nosotros mismos.

La próxima vez que le duela la cabeza, deténgase a pensar cómo y cuándo ha sido injusto con usted mismo. Perdónese, no piense más en el asunto, y el dolor de cabeza volverá a disolverse en la nada de donde salió.
Las migrañas o jaquecas se las crean las personas que quieren ser perfectas y que se imponen a sí mismas una presión excesiva. En ellas está en juego una intensa cólera reprimida.

Los problemas en los senos paranasales

Que se manifiestan en la cara, en la zona más próxima a la nariz, significan que a uno lo irrita alguien que es una presencia muy próxima en su vida. Hasta es posible que sienta que esa persona lo está sofocando o aplastando. Empezamos por olvidarnos de que las situaciones las creamos nosotros, y entonces abdicamos de nuestro poder, culpando a otra persona de nuestra frustración. No hay persona, lugar ni cosa que tenga poder alguno sobre nosotros, porque en nuestra mente la única entidad pensante somos nosotros. Nosotros creamos nuestras experiencias, nuestra realidad y todo lo que hay en ella. Cuando creamos en nuestra mente paz, armonía y equilibrio, eso es lo que encontramos en la vida.

La espalda: Representa nuestro sistema de apoyo.

Tener problemas con ella significa generalmente que no nos sentimos apoyados, ya que con demasiada frecuencia creemos que sólo encontramos apoyo en nuestro trabajo, en la familia o en nuestra pareja, cuando en realidad contamos con el apoyo total del Universo, de la Vida misma.
La parte superior de la espalda tiene que ver con la sensación de no tener apoyo emocional. «Mi marido (mujer, amante, amigo o jefe) no me entiende o no me apoya.»
La parte media se relaciona con la culpa, con todo eso que dejamos a nuestras espaldas. ¿Tiene usted miedo de ver lo que hay allí detrás, a sus espaldas? ¿Quizá se lo está ocultando? ¿Se siente apuñalado por la espalda? ¿Se encuentra realmente agotado?
Sus finanzas, ¿están hechas un lío, o usted se preocupa excesivamente por ellas? Entonces, es probable que tenga molestias en la zona lumbar. La causa está en la falta de dinero o el temor de no tener lo suficiente. La cantidad que usted tenga no tiene nada que ver con eso.

La garganta: lo que decimos

Representa nuestra capacidad de «defendernos» verbalmente, de pedir lo que queremos, de decir «yo soy», etcétera.
Cuando tenemos problemas con ella, eso significa generalmente que no nos sentimos con derecho a hacer esas cosas. Nos sentimos inadecuados para hacernos valer.
El dolor de garganta es siempre enfado. Si además hay un resfriado, existe también confusión mental.
La laringitis significa generalmente que uno está tan enojado que no puede hablar.
La garganta representa también el fluir de la creatividad en nuestro cuerpo. Es el lugar del cuerpo donde expresamos nuestra creatividad, y cuando la frustramos y la sofocamos, es frecuente que tengamos problemas de garganta. Todos sabemos cuántas personas hay que viven toda su vida para los demás, sin hacer jamás lo que quieren. Siempre están complaciendo a madres, cónyuges, amantes o jefes.
La amigdalitis y los problemas tiroideos no son más que creatividad frustrada, incapaz de expresarse.
El centro energético situado en la garganta, el quinto chakra, es el lugar del cuerpo donde tiene lugar el cambio. Cuando nos resistimos al cambio, o nos encontramos en pleno cambio, o estamos intentando cambiar, es frecuente que tengamos mucha actividad en la garganta o cuando oiga toser a otra persona. Cuando tosa, pregúntese: «¿Qué es lo que se acaba de decir? ¿A qué estamos reaccionando? ¿Es resistencia y obstinación, o es que el proceso de cambio se está produciendo?».
Cada vez que alguien tose, hago que se toque la garganta y diga en voz alta: «Estoy dispuesto a cambiar» o «Estoy cambiando».

Cuidar la energía personal


2013
12.02

   Los apasionados del Feng Shui solemos pensar que cualquier problema que se presenta en nuestra vida es consecuencia directa de algún desequilibrio en las energías de nuestra casa y corremos a intentar ponerle remedio. Muchas veces es así, pero a menudo olvidamos que la principal fuente de energía que entra en una casa procede de las personas. Es decir, somos nosotros mismos quienes aportamos la mayor cantidad de energía a nuestro hogar.

Por eso hoy quiero incidir en un tema crucial: cuidar la calidad de nuestra propia energía. Si garantizamos que nosotros mismos emitimos energía positiva y limpia en grandes cantidades, sin duda nuestra casa gozará de una atmósfera más radiante y nuestra vida en general marchará mejor. Luego podremos hacer los ajustes necesarios a través del Feng Shui siempre que detectemos un desequilibrio en algún lugar de la casa.

Así que vayamos por partes. ¿De qué depende la calidad de nuestra energía? De muchas cosas: la alimentación, el aire que respiramos y nuestra forma de respirar, el descanso, las creencias, las compañías, lo que leemos y vemos en televisión… y nuestros pensamientos.

   Aunque parezca mentira, nuestro cerebro piensa todo el día, sin parar, generando millones de ideas rápidas, improvisadas, que generan su propia energía y que nos van llenando por dentro, a veces hasta olvidar cómo realmente somos. Lo que habitualmente ocupa tu cabeza determinará en gran medida cómo será tu vida, tu estado de ánimo, tus ganas para salir adelante, tu actitud y en última instancia, las acciones que tomes.

   Así que hoy te propongo hacer una limpieza de tus pensamientos para eliminar la mayor parte de lo que te sobra: negatividad, prejuicios, críticas y pensamientos vacíos. A continuación, un decálogo (diez ideas) para empezar siguiendo los consejos de la coach norteamericana Tamara Star.

1.- Olvida lo que otros opinan sobre ti. Cada uno es como es y tú eres un ser único y especial en muchos sentidos. Lo que otros puedan pensar sobre ti es problema de ellos, no tuyo. Preocuparse por eso es una enorme pérdida de tiempo y de energía. Intenta ser tú mism@ y deja que los demás piensen lo que quieran.

2.- Intenta ser tú mism@. Volvemos a la misma idea. Nunca vas a complacer a todo el mundo y tampoco es necesario. Lo importante es gustarte a ti mism@, quererte y mostrarte al mundo tal como eres, con tus maravillosas virtudes y tus pequeños defectos. Trata de mejorar día a día y de ofrecer lo mejor de ti al mundo. Así atraerás a personas sinceras y abiertas que verán en ti todo lo que eres capaz de ofrecer.

3.- Deja el chismorreo. Todos nos hemos dejado llevar en alguna ocasión por el chismorreo, el cotilleo y la crítica a los demás. Abandónalo ya. Hablar mal de otras personas contribuye a llenar tu mente de basura, de energía negativa. Y te priva de enfocar tu atención hacia asuntos mucho más creativos, estimulantes y satisfactorios.

4.- No te preocupes. Es natural sentir temor ante los cambios y tratar de anticiparse a los problemas, pero no es bueno llenarse la cabeza de preocupaciones por cosas que aún no han ocurrido y que probablemente nunca van a ocurrir. Cuando se presenta un problema, afróntalo y busca una solución, no te centres en el problema, no te quejes, no te derrumbes. Simplemente, acéptalo como un reto y soluciónalo. No es necesario tener miedo ni preocuparse antes de que eso ocurra. La energía negativa que eso genera es incalculable.

5.- Seguridad en ti mism@. Todos tenemos complejos e inseguridades y nadie es perfecto, pero debemos enfrentarnos a la vida con las herramientas que tenemos, sean mejores o peores. La inseguridad te quita oportunidades y te empequeñece ante ti mismo. Olvídala. Intenta mejorar los aspectos que menos te gustan de ti mism@ y saca el máximo partido de aquello de lo que estás orgullos@.

6.- No te lo tomes todo de forma personal. Lo cierto es que la mayoría de las personas vive su propia vida y se preocupan de sus propios asuntos, así que no todo lo que ves y oyes va dirigido a ti. No personalices todo. El mundo no gira a tu alrededor y si consigues dejar de estar pendiente de lo que hacen, dicen o piensan los demás, tu vida será más feliz y más plena, porque podrás enfocarte en tus verdaderos intereses.

7.- Deja atrás el pasado. Llegados a cierta edad, todos tenemos una historia detrás, problemas que nos hicieron daño, personas a las que perdimos, humillaciones, recuerdos tristes, obstáculos que impidieron que lograrámos nuestras metas… solo los recién nacidos son un lienzo en blanco. Aprende a vivir con todo eso, pero no cargues eternamente con una mochila llena de penas y dramas, cada día más pesada, que te impide avanzar. Deja el pasado donde está, muy lejos. Toma nota de las lecciones aprendidas, libérate y mira hacia el presente, porque es lo único real.

8.- Aprende a manejar tu dinero. En esta sociedad consumista la publicidad nos vende la idea de que la felicidad se esconde en tal o cual producto. Todos sabemos que es falso, pero nos gusta creerlo y caemos en la trampa de gastar nuestro dinero en cientos de productos que, en efecto, no nos proporcionan ninguna felicidad. El dinero es importante, soluciona muchos problemas y aporta confort y bienestar a nuestra vida, pero evita desperdiciarlo en tonterías y céntrate en mejorar tu vida en los aspectos más básicos: salud, amistad, amor, cultura… Destina el dinero a las cuestiones importantes y duraderas.

9.- Controla tu carácter. Todos hemos estallado alguna vez y es natural cuando acumulamos malestar durante mucho tiempo. Es un error. La ira es un defecto que nos quita energía y nos deja agotados, además de contribuir a perder amistades y relaciones afectivas importantes. No lo permitas. Mejor analízate todos los días, antes de dormir, libera el dolor acumulado, perdona, olvida y supera las afrentas. Intenta ampliar tu contacto con la naturaleza, practica yoga y meditación y céntrate en lo positivo de ti mismo y de los demás. Poco a poco la ira irá desapareciendo de tu interior y aceptarás a las personas que te rodean con más paciencia. Antes de hablar, asegúrate de que lo que vas a decir aporta algo bueno. Si no es así, cállate.

10.- Olvídate de controlarlo todo. La vida es un cambio constante y a la vuelta de la esquina nos espera una nueva sorpresa. Es imposible controlarlo todo y además, aburrido. Deja un margen a la improvisación, al desorden, incluso al fracaso. No todo tiene que ser perfecto, somos humanos y fallar entra también en nuestra naturaleza.