Posts Tagged ‘Chi’

Vigila lo que pones en tu dormitorio


2017
12.03

A veces decoramos nuestro dormitorio y lo dejamos así durante años o décadas. Y no nos paramos a pensar que quizá las cosas que nos gustaban hace tiempo ya no son bonitas o encierran un significado que no nos conviene tener tan cerca y tan presente.

El dormitorio es una de las estancias más importantes de nuestra casa, porque en él pasamos muchísimas horas recargándonos de energía. Por eso es crucial que esa energía sea positiva y saludable, que nos permita descansar y revitalizarnos cada noche.

Las obras de arte y los adornos que colguemos en las paredes de nuestra habitación ejercen un papel determinante: simbólicamente transmiten un mensaje que nuestro subconsciente captará por las noches, durante largas horas, todos los días del año. De ahí que se recomiende elegir motivos relajantes y hermosos y evitar motivos que puedan generar preocupaciones, miedos o que nuestra atención se vaya hacia cuestiones que no deberían entrar en el dormitorio, especialmente si es una habitación matrimonial, destinada tanto al descanso como al amor.

Las fotos de los niños de la familia y los artículos de tipo religioso son objetos que pueden resultarnos muy queridos, pero será mejor colocarlos en otro lugar de la casa porque el dormitorio matrimoninal es (o debe ser) también un santuario para la pasión y el amor. Y ese tipo de objetos conllevan una carga emocional muy fuerte. ¿Qué tal si al mirar las fotos de los niños sentimos preocupación? ¿Si los echamos de menos? ¿Si hemos discutido con ellos? ¿Si nos están dando problemas? ¿Y el crucifijo o la imagen de la Virgen? ¿No nos hace a veces sentirnos culpables? ¿No nos recuerda cosas que debimos hacer y no hicimos? ¿Nos parece que nos están mirando?

Ahora observa la fotografía que encabeza este artículo y dime ¿qué te sugiere? ¿te parece que estos cuernos colgados sobre el cabecero de la cama matrimonial son un adorno adecuado? ¿No te trae inmediatamente a la mente la idea de la infidelidad, de la traición? En vez de aportar una atmósfera equilibrada, relajante y llena de amor, nos habla de cosas que nos perturban. ¡Un gran error!

Revisa los cuadros, fotos y adornos


2017
11.26

A lo largo de los años vamos cubriendo las paredes de nuestra casa con cuadros, obras de arte, fotografías y otros adornos que alguien nos regala, que compramos con ilusión o que traemos como recuerdo de algún viaje. La mayoría de ellos son objetos hermosos que nos transmiten buena energía, pero de vez en cuando conviene revisarlos con atención.

¿Por qué? Pues porque con el paso del tiempo hay cosas que ya no significan lo mismo, hay imágenes que han dejado de transmitir amor y buenas vibraciones y se han transformado en malos recuerdos. Y hay algunos objetos que, simplemente, han dejado de gustarnos.

Después de revisar bien todas las cosas que nos rodean y detectar si hay alguna que emite energía que no nos aporta nada bueno debemos quitarla de la vista. Quizá exhibimos fotos de un viaje que hicimos con una antigua pareja o tenemos fotos de nuestros hijos cuando eran bebés y ahora ya son grandes… no hay nada de malo en ello, pero podrían representar un sentimiento de miedo al cambio, de apego al pasado o de bloqueo a la hora de seguir adelante, de crecer y de cambiar.

No es necesario deshacerse de estos objetos, puedes guardarlos en un cajón o en un armario y dejarlos descansar una temporada. En su lugar podemos poner algo que sí nos transmita energía puramente positiva, belleza y alegría. ¿Qué tal una buena foto familiar en la que se refleje nuestro momento actual, sonrientes, unidos y felices?

Mi consejo: revisa bien todo lo que exhibes en tu casa y detente a valorarlo un momento. Hazte preguntas como éstas: ¿Aún me gusta? ¿Me transmite buena energía? ¿Me trae buenos recuerdos? ¿Me hace sonreír? Si es así, ¡perfecto! Si no lo es, ya sabes, quítalos de la vista durante un tiempo y en lugar coloca algo mucho más alegre y bonito.

El dormitorio matrimonial


2017
11.19

Una de las preocupaciones más habituales cuando hablamos de Feng Shui es el ámbito del amor, de las relaciones. Existen en esta milenaria disciplina china un montón de tabúes y consejos para garantizar la armonía en la pareja y muchos de ellos se aplican en el dormitorio matrimonial. Son cuestiones que conviene tener en cuenta cuando estamos diseñando nuestra habitación en común.

A la hora de decorar un dormitorio matrimonial es importante tener en cuenta la simetría. ¿Qué significa esto? La cama debe estar situada más o menos en el centro de la estancia y debe tener los mismos elementos a cada lado: su mesilla, su lámpara… todo por parejas. Así equilibraremos las energías del marido y de la esposa y ninguno de los dos predominará sobre el otro.

Si deseamos contar con un espejo en la habitación es imprescindible que no refleje la cama. Son muchas las explicaciones que se derivan de esto. Por un lado se dice que cuando una pareja comparte la cama y ve su propio reflejo en el espejo, inconscientemente tiene la sensación de que en la habitación hay alguien más. El resultado, en la vida real, podría ser que en efecto llegue a haber alguien más, una tercera persona que se inmiscuya en medio de la pareja. Otra explicación tiene más fondo espiritual y cree que los espejos pueden atraer por la noche a ciertas energías del mundo espiritual que no deseamos que compartan nuestro espacio. Así que mejor no invitarlas.

Además, necesitamos un buen cabecero que “dé respaldo” a la pareja que duerme allí. En este sentido hay que evitar que la cama esté apoyada contra una ventana o contra una pared por la que circulan las tuberías del edificio. Un buen cabecero nos aislará de esos problemas. Quizá sea preferible también utilizar un cabecero de madera o textil que uno de hierro o cualquier otro metal, especialmente si tiene piezas puntiagudas que podrían emitir energía de conflicto.

Una atmósfera limpia, ordenada y relajante será perfecta, siempre con un ambiente un poco más Yin que Yang, es decir, con luz tenue, colores neutrales, pocos ruidos… así nuestro descanso será más saludable.

Septiembre: mes del Gallo de Tierra


2017
09.13

feng shui facilAcaba de comenzar un nuevo mes en el calendario tradicional chino, es el Mes del Gallo (en un año de Gallo también), que arrancó el pasado 8 de septiembre y se prolongará hasta el próximo 7 de octubre. Como siempre, las energías se mueven por el espacio siguiendo el patrón habitual y durante estos próximos días las encontraremos ocupando las posiciones que vemos en el gráfico adjunto, que coinciden además con la localización de las estrellas voladoras anuales.

¿Cómo interpretarlas? Es muy sencillo. Hemos seguido el código del semáforo: las que están marcadas en rojo son energías negativas, que durante este Mes del Gallo ocuparán el Noroeste, el Oeste y el Sur de nuestra casa. Las que están marcadas en amarillo son energías neutrales, que estarán ubicadas en el Noreste, Suroeste y Sureste de la casa. Sin embargo, este mes tendremos que tener precaución también con la doble estrella 7 en el Suroeste, porque afecta negativamente a las mujeres de la casa, acarreando posibilidad de robos, estafas y violencia. ¿Cómo minimizar su influencia? Con el elemento Agua. Y por supuesto mantener una actitud precavida, evitando lugares peligrosos. La estrella 9 en el Sureste potenciará para bien o para mal las energías propias de la casa. Para conocerlas es necesario realizar un completo estudio profesional de Feng Shui de tu casa. Es una buena estrella para los comienzos de un proyecto con vistas al futuro. Podemos potenciarla con energía de Tierra y Metal. Finalmente, las que están coloreadas en verde son las estrellas de excelente energía, que se sitúan este mes en el Norte, el centro y el Este del hogar.

En el Noreste se nos coloca la doble estrella 4, que favorece los estudios, los exámenes y los negocios relacionados con la escritura y los viajes. También será un mes excelente para quienes busquen pareja, así que pasen más tiempo en el Noreste de su casa y coloquen allí flores frescas o símbolos que relacionen con el amor. Para estudiantes, científicos y escritores éste será el mejor lugar para trabajar. Podemos decorar sin miedo con elemento Madera y Agua.

Aprovechemos pues la magnífica influencia de esas tres energías positivas para pasar el mayor tiempo posible en esas áreas de la casa (las localizarás con una buena brújula). Será estupendo si dormimos o trabajamos ahí. Podemos intensificar la excelente energía que se concentrará en el centro de nuestra casa durante este mes colocando algún elemento de Agua y de Metal. En el Norte tendremos una buena disposición energética para favorecer los asuntos económicos. Podemos ayudarlos con cosas de Metal y de Agua. Lo mismo pinta para el Este, donde se acumula una magnífica energía para los negocios, las propiedades y el dinero. Lo reforzaremos con Agua y Metal.

Por el contrario, conviene minimizar el efecto negativo de las energías del Noroeste, Oeste y Sur. En el Noroeste se encuentra la doble estrella 2, negativa, por lo que podemos recurrir al elemento Metal y si se posee una calabaza Wu Lou estará perfectamente aquí este mes. Las personas mayores, enfermos y embarazadas deberán evitar pasar tiempo aquí. Sacar también de esta área los objetos relacionados con los elementos Tierra y Fuego. En el Oeste se duplica la conflictiva estrella 3, que trae difamaciones, chismes, enfrentamientos y malos entendidos. Mitiguemos su influencia sacando de aquí todo lo que contenga energía de Madera y Agua, e introduciendo algunos objetos de Fuego o Tierra, pero en dosis suaves.

Ojo, porque en el Sur se nos pone la doble estrella 5, la más negativa de todas, así que lo mejor será pasar el mínimo tiempo posible allí, especialmente para los nacidos en año de Caballo. Peligran la salud y el dinero y también hay riesgo de accidentes. Si tenemos el dormitorio en alguna de estas orientaciones sería interesante dormir durante este mes en otra zona de la casa, especialmente si se trata de personas enfermas, embarazadas o de edad. Colocaremos como medida de precaución en el Noroeste y en el Sur objetos de metal en estas zonas para suavizar su influencia. Pero lo ideal es no permanecer ahí, no hacer ruido, obras ni movimientos en esas áreas de la casa. Se recomienda quietud, vacío y silencio en esas habitaciones. Sacar de aquí, además, todos los objetos relacionados con el elemento Fuego.

La piscina en el Feng Shui


2017
07.15

Los habitantes del hemisferio norte ahora mismo estamos atravesando el primer mes de verano y llevamos ya un par de olas de calor que nos tienen pendientes del abanico y del aire acondicionado. En estas circunstancias es más habitual pasar tiempo en el exterior, especialmente para quienes disponen de un jardín, terraza o terreno en su casa. Quienes tienen la suerte de vivir cerca del mar disfrutan de las playas y los que tienen la dicha de tener una piscina en su jardín pasan todo el tiempo posible en ella.

Como ocurre con casi todo, el Feng Shui también tiene algo que decir en referencia a las piscinas y cualquier cuerpo de agua en el jardín: lo más básico es que lo ideal es situarla en el norte del terreno, donde resultará favorable para nuestra carrera profesional. En el Suroeste, al Este o al Sureste también se considera positiva.

Existen multitud de dogmas en el Feng Shui a la hora de colocar el agua, tanto dentro del hogar como en el exterior. Uno de ellos es cuidar que el elemento acuático -estanque, piscina, lago- presente en el jardín no sea más grande que el tamaño de la edificación. Algún elemento metálico y accesorios de madera cerca de la piscina, fuente o estanque serán favorables también.

Conviene, además, situar la piscina en una orientación donde se relacione con las áreas más activas de la casa, principalmente el salón, el comedor, la cocina o una sala de juegos. Porque una piscina junto a los dormitorios o cerca de la zona de estudio puede llegar a distraer y alborotar a las personas que en esos momentos necesitan relajación y concentración, además de silencio.

El mapa Bagua del patio o terraza


2017
07.12

Feng Shui Fácil

Cuando trazamos el mapa Bagua de la vivienda la duda clásica es si debemos incluir la terraza (patio, porche o balcón) en el cuadrante de los nueve sectores del Feng Shui. La respuesta es complicada. Generalmente, se incluirán dentro del Bagua los espacios exteriores si están techados y si forman parte de la vida diaria de la familia, es decir, si se usan habitualmente. Cuando el exterior de la casa es de uso ocasional lo dejaremos fuera del Bagua. Eso sí, a la hora de decorarlo tendremos que seguir las pautas del Feng Shui como en el resto de la vivienda.

Energía Chi mapa BaguaRecordemos que el mapa Bagua es una cuadrícula con 9 cuadrados exactamente iguales que se superpone sobre el plano de una vivienda para establecer cuáles son las áreas energéticas de esa casa. Es la herramienta que nos sirve para determinar en qué parte de la casa se ubican las 8 direcciones principales que marca la brújula (además del centro, que es la novena casilla).

Siguiendo ese patrón, averiguaremos qué tipo de energía está presente en cada habitación de nuestra casa, según se oriente al Norte, Sur, Este, Oeste, Noreste, Noroeste, Sureste o Suroeste. Porque en cada una de estas orientaciones que nos marca la brújula domina un tipo de energía diferente, según la clasificación del Feng Shui: Agua, Fuego, Madera, Metal o Tierra.

En términos generales el mapa Bagua se extenderá sobre el plano de la vivienda (en las casas con más de una planta, se hace uno para cada planta) y es ahí dónde se nos presenta la duda: ¿incluimos la terraza? La respuesta más común es: No. Las áreas exteriores de la vivienda se quedarán habitualmente fuera del mapa Bagua. Pero hay excepciones. Si la terraza se utiliza tanto como las habitaciones más comunes de la casa, si forma parte de la vida familiar, está techada o incluso cerrada en parte, entonces sí podemos incluirla en el Bagua como una habitación más de la casa.

 

Saca la mala energía de tu casa


2017
06.24

ventana luminosa

A veces nada más entrar en casa experimentamos la sensación de que allí no nos espera nada bueno. Cierta nota de tristeza, melancolía, cansancio… sentimientos que nos embargan sin explicación al respirar la atmósfera de nuestra propia casa. Quizá sea porque al llegar nos damos cuenta de que tenemos mucho trabajo por hacer -planchar, limpiar, recoger, ordenar…- o porque allí conviven con nosotros personas con las que mantenemos algún conflicto, o porque la decoración se ha quedado tan anticuada y oscura que nos deprime. Puede haber mil razones para que no nos guste llegar a casa, pero a veces basta con liberar las energías estancadas para conseguir que la luz y la alegría vuelvan a instalarse en nuestro hogar. Hoy te traigo unos sencillos tips para remover las energías viejas, basándome en un interesante artículo publicado por Lauren Smith, en la revista Elle Decor. Sigue alguno de estos pasos y ¡verás qué cambio!

1.- Abre todas las puertas y ventanas a la vez para crear una corriente de aire que penetre en todos los rincones de la casa. Hazlo incluso si afuera está lloviendo o hace mucho frío. Mientras el aire fresco corre, aprovecha para sacudir las almohadas y cojines y cambiar las sábanas de todas las camas.

2.- Quema un poco de incienso. Elige un aroma que te guste especialmente, que sea suave, y hazlo con precaución, sin exagerar. Tradicionalmente se le atribuyen al incienso propiedades relajantes, creando una atmósfera calmada y serena.

3.- Repasa muebles, estructuras y objetos de toda la casa para detectar qué está roto, qué necesita una mano de pintura o cuándo será preciso llamar a un profesional para que nos arregle algún problema más serio. Si encuentras cosas sencillas que puedes reparar tú mism@, no lo dudes, ponte manos a la obra.

4.- Pulveriza aceite esencial de naranja. El delicado aroma de esta fruta nos recuerda la frescura de su sabor, la luminosidad y energía de su vibrante color y las bondades de sus propiedades nutricionales. Así que pulverizar apenas unas gotas de este aceite en el aire de la casa añadirá un sutil toque de alegría.

Feng Shui dormitorio5.- Te habrás dado cuenta de que un pequeño sentimiento de euforia y bienestar te embarga cuando terminas de limpiar una estancia y revisas el resultado. Todo se ve más bonito y luminoso, pero además hay algo que no vemos: cuando limpiamos el polvo estamos arrancando capas y capas de energía negativa que se ha ido posando sobre nuestros muebles y objetos. Así que, ocúpate de mantener las superficies bien limpias y respirarás un ambiente mucho más animado.

6.- Quema salvia. Es una vieja receta de los nativos americanos: creen que el humo de la salvia es capaz de limpiar las energías más estancadas, aportando una nueva sensación de bienestar y ligereza en el aire. La tradición manda empezar por la puerta principal y recorrer toda la casa en el sentido de las agujas del reloj.

7.- Aprovecha el poder de las piedras. Dicen que la turmalina negra es capaz de disolver las energías negativas, mientras el cuarzo rosa transforma las energías más densas en otras positivas. Se recomienda colocarlas cerca de los aparatos electrónicos para contrarrestar sus posibles efectos nocivos.

8.- Pinta alguna pared de amarillo. Los profesionales de la decoración saben que este color aporta luminosidad, sensación de alegría y es capaz además de hacer que la habitación parezca más grande. Simbólicamente hablando, el amarillo está asociado al sol, a la inteligencia y a la felicidad. Así que ¿qué mejor color para darle una sacudida a la maltrecha energía de nuestra casa?

9.- Colocar un puñado de sal en las cuatro esquinas de cada habitación. Se dice que la sal tiene el poder de absorber las energías negativas. La recomendación es dejar ahí la sal durante 48 horas y después retirarla y tirarla a la basura.

10.- Cuando tengas que cambiar algún mueble u objeto decorativo, intenta optar por diseños redondeados en vez de puntiagudos y agresivos. ¿Se te ha roto un jarrón rectangular? Compra otro esférico. ¿Necesitas cambiar la mesa del comedor? Procura que la próxima sea redonda u ovalada. Este tipo de diseños garantiza que la energía se mueve de forma más armoniosa por tu casa.

11.- Pon espejos. Los espejos son grandes aliados de la decoración y también nos permiten mejorar la energía de nuestro hogar. ¿En qué sentido? Reflejan la luz, añaden interés visual y resultan hermosos. Asegúrate, eso sí, que no te ves reflejad@ en ellos partiendo tu cabeza. Colócalos a la altura adecuada para que te veas correctamente, sin cortes.

12.- Utiliza colores claros. Cuando nos sentimos decaídos y tristes tendemos a vestirnos de negro y quizá también nuestra casa esté llena de muebles, textiles y adornos oscuros que no hacen más que reflejar nuestro pésimo estado de ánimo. Cambia todo lo que puedas. Los colores claros y el blanco son capaces de darnos un abrazo de luminosidad que nos levantará el ánimo de inmediato.

13.- Protege puertas y ventanas para impedir que entren energías negativas. ¿Cómo hacerlo? Con esta sencilla receta: llena un recipiente con agua, zumo de limón, sal y vinagre blanco. Usa esta mezcla para limpiar los marcos y los pomos de todas las ventanas de la casa y también la puerta principal. Después, coloca un montoncito de sal frente a la puerta de entrada, en el exterior, y tápalo con un felpudo. Esto hará que las malas energías no deseen entrar.

Época de cambios


2017
06.11

xmeditar-pan.jpg.pagespeed.ic.jo55L2LH_H

Como ves, me reincorporo al Blog de Feng Shui después de una larga ausencia, pero con ganas redobladas, porque el Feng Shui es una disciplina que nunca se termina de aprender. Así que la clave es seguir leyendo, practicando y mejorando nuestras habilidades para dominar las energías que nos rodean para ponerlas a trabajar a nuestro favor.

Estamos en los primeros días de junio y eso significa que apenas dentro de una semana entraremos en el verano en el hemisferio norte y en el invierno en el hemisferio sur. Es decir, que estamos ante un nuevo cambio de temporada, lo que implica que las energías andan revueltas.

Para millones de personas del planeta se aproxima la estación más calurosa, la de las vacaciones, el descanso, los viajes y la vida familiar. Para otros tantos, lo que se viene es la época más recogida del año, cuando nos encerramos en casa para protegernos del frío y la oscuridad del invierno.

Como es lógico, estos días nos apresuramos a sacar la ropa más apropiada a la próxima temporada y a hacer planes. Pero ¿qué tal si nos ocupamos también de la energía de nuestra casa? Y aún más, ¿qué tal si nos preocupamos también de mejorar nuestra propia energía personal?

Ya sabes que tú mism@ y el resto de las personas que comparten tu hogar eres el mayor proveedor de energía en tu casa, de forma que según sea tu propia energía, así será la energía que reine en tu casa. Entenderás que si te sientes deprimid@, malhumorad@, triste, preocupad@ o albergas cualquier otro sentimiento negativo, éste se expandirá por todo tu hogar, creando una atmósfera casi irrespirable. Por el contrario, si disfrutas de una vida relajad@, alegre, llena de proyectos y esperanzas, con ilusión… entonces es mucho más probable que tu casa tenga una excelente energía.

Aunque, como imaginas, esto no basta para que en tu casa haya un buen Feng Shui, te aseguro que ayuda muchísimo. Así que ahora que es tiempo de cambios, te invito a que te adentres o profundices en cualquiera de las disciplinas que sirven para mejorar nuestra calidad de vida: tanto el Feng Shui como el yoga, la meditación, el deporte, la alimentación saludable, la amistad, la Naturaleza, la cultura… aprovecha todas las oportunidades que te da la vida para mejorar a nivel personal. Lo notarás en tu propio bienestar interior, pero también en tu casa.

Paso 7: Tener en cuenta el Ciclo Destructivo de los Cinco Elementos


2015
06.20


   La semana pasada vimos con detenimiento
cómo adecuar cada habitación a la energía de la orientación en la que se encuentra. Es un proceso largo que puede llevarnos semanas, pero con tiempo y paciencia iremos completando cada estancia de la casa. En algunas será necesario algún cambio importante, como pintar las paredes o sustituir la ropa de cama y las cortinas, pero en general podremos hacer cambios pequeños que tendrán un gran impacto en la calidad de la energía de cada habitación.

 Sin embargo, con esto no acaba nuestro trabajo, porque la energía es algo muy sutil que cambia rápidamente y que se deja influir por toda clase de condicionantes. Por eso hoy veremos otra parte de este mismo tema: qué tipo de cosas conviene evitar en cada habitación para no perjudicar la energía favorable.

  Para entender el siguiente paso debemos conocer muy bien el ciclo constructivo y también el ciclo destructivo de los cinco elementos. Es una noción importante para cualquiera que desee trabajar con el Feng Shui. La idea base (según la tradición china) es que todo en la naturaleza pertenece a uno de los cinco elementos: agua, madera, fuego, tierra o metal. Estos elementos, que no son más que tipos diferentes de energía, se relacionan entre ellos creando relaciones positivas (creativas, constructivas) o negativas (destructivas).

   Los cinco tipos de energía del universo pueden relacionarse de tres formas diferentes. Una es el llamado Ciclo Constructivo de los Cinco Elementos (también conocido como ciclo creativo). Según este ciclo, el elemento Agua genera Madera, ésta genera Fuego, éste produce Tierra y ésta produce Metal. Finalmente, el Metal produce Agua de nuevo.

  En este sentido, es conveniente que en una zona donde se asienta de forma natural la energía del Metal, como es la habitación que estuvimos estudiando la semana pasada, exista una buena dosis de energía de Metal a través de los colores, los muebles y los materiales, pero también es muy beneficioso que exista una buena dosis del elemento que genera la energía del Metal. Sería algo así como el elemento madre, en este caso, la Tierra (porque en el Ciclo Constructivo de los Cinco Elementos, la Tierra produce Metal).

   En este caso concreto, vemos que las paredes empapeladas con un papel amarillo y verde contienen una gran dosis de energía de Tierra, que alimentará y consolidará la energía de Metal del área. Así que por ahí vamos muy bien. Además, hemos añadido cojines de color amarillo, que también contribuyen a aportar energía de Tierra.

   Pero veamos la segunda forma que tienen los elementos de la naturaleza de relacionarse: el Ciclo Destructivo de los Cinco Elementos. Para comprender este ciclo debemos observar las flechas de color violeta que unen los distintos elementos entre sí. En este ciclo, el Fuego destruye al Metal (digamos que el fuego es capaz de destruir el metal en la forja); el Metal destruye a la Madera (un hacha de metal es capaz de derribar un árbol de madera); la Madera destruye a la Tierra (las raíces de un árbol penetran en la tierra horadándola); y la Tierra destruye al Agua (la tierra es capaz de desecar el agua o de contenerla en forma de vasija).

   Sabiendo esto, debemos volver a mirar nuestra habitación para detectar posibles relaciones destructivas entre los elementos predominantes en esa estancia. Recordemos que en el caso del ejemplo predominaba la presencia de la Madera, del Metal y de la Tierra, mientras había casi una ausencia total de los elementos Fuego y Agua.

  Ya hemos visto que la Tierra y el Metal se llevan bien (la Tierra produce Metal), mientras que la Tierra y la Madera no. ¿Qué podemos hacer para compensar esta mala relación que crea vibraciones energéticas discordantes? Lo más sencillo es completar un grupo de tres elementos que forman parte del ciclo constructivo. Comprobamos cuál es el elemento que falta entre la Madera y la Tierra: el Fuego. Lo más indicado será entonces aportar una pequeña dosis de elemento de Fuego para crear una relación armoniosa entre la Madera y la Tierra. Será muy fácil: bastará colocar algún cojín de color rojo o naranja intenso sobre la cama, añadir quizá unas velas o colgar un cuadro que represente el Sol, una fogata o cualquier cosa que nos recuerde al fuego.

  Lo mismo ocurre con la relación entre el Metal y la Madera, que no se llevan bien. Haremos lo mismo. Nos fijamos en cuál es el elemento intermedio capaz de armonizar estos dos tipos de energía y veremos que es el Agua. Añadamos pues algo de elemento Agua en esa habitación, que carecía por completo de este tipo de energía. Nos bastará buscar algo azul o negro, la foto de un estanque, una playa o una fuente. O cualquier cosa que nos traiga recuerdos del mar.

Paso 5: vigilar las flechas envenenadas


2015
06.06

   Una de las escuelas fundamentales del Feng Shui es la de las formas, que presta atención a la forma de todo aquello que nos rodea y a su influencia energética en nosotros. Vigilar las formas que nos envuelven es una de las primeras cosas que debemos hacer cuando nos planteamos trabajar con el Feng Shui. Estas últimas semanas hemos estado trabajando con la escuela de la brújula y hoy haremos un paréntesis para fijarnos también en la de las formas.

 Como sabes, las formas más armoniosas para el Feng Shui son las redondeadas, porque carecen de puntas capaces de emitir agresivos rayos de energía que pueden tener efectos nocivos si estamos expuestos a ella. Pero en la arquitectura y la decoración contemporáneas la mayoría de las formas que nos rodean son cuadradas, rectangulares y angulosas. Si miramos hacia los tejados, las marquesinas, las columnas, las vigas, los muebles… prácticamente todo a nuestro alrededor lanza haces de energía negativa contra nosotros.

 Los chinos llaman a estos rayos de energía agresiva “flechas envenenadas”, pues son invisibles, pero por ello no dejan de tener un efecto notable en nuestra vida. A menudo tenemos cierta sensación de inquietud cuando nos vemos expuestos a estas “flechas” durante un buen rato y, en el peor de los casos, pueden producirse enfermedades. Así que hay que tener especial cuidado cuando están presentes en sitios donde pasamos muchas horas seguidas, como la cama, el lugar de trabajo o el sofá donde pasamos buena parte de nuestro tiempo de ocio.

   Ahora que hemos dibujado el plano de nuestra casa, es un momento perfecto para “mirar” desde arriba y localizar algunas de las “flechas envenenadas” que producen las esquinas de las paredes y las columnas. Siguiendo el ejemplo que nos ha servido para ir paso a paso con el Feng Shui, señalaremos en rojo cada una de las esquinas puntiagudas que puedan estar emitiendo energía negativa en la vivienda.

Como vemos, en la mayoría de las casas hay muchas esquinas afiladas nada beneficiosas para la energía. Hay algunas maneras de suavizar sus efectos, como colocar un mueble redondo delante, una planta o un objeto decorativo que pueda “absorber” esos rayos de energía, como una escultura. Si la zona está cerca de una entrada de aire (ventana, balcón o terraza) podemos colgar allí un carillón que moverá la energía o bien una esfera facetada de cristal que rebotará la luz del exterior. Cuando no es posible evitar la “flecha envenenada”, lo único que podemos hacer es no situarnos delante de ella durante períodos prolongados de tiempo.

   Pero, por desgracia, las esquinas de las paredes no son las únicas “flechas envenenadas” que nos acosan. Suele haber techos inclinados, vigas vistas, estanterías, armarios, mesas… infinidad de objetos que nos “apuntan” con sus esquinas. Una vez localizadas en el plano las partes puntiagudas de las paredes tendremos que recorrer detenidamente cada estancia para localizar el resto de las “flechas”. Poco a poco iremos desarrollando un “ojo Feng Shui” que nos permitirá detectarlas al instante.

 Si deseas ampliar datos sobre este tema, te recomiendo que repases estos artículos publicados anteriormente en el Blog:

Arquitectura agresiva:  http://fengshuifacil.com/blog/?p=176

¿Qué hay sobre tu cabeza?: http://fengshuifacil.com/blog/?p=656

Evita las flechas envenenadas: http://fengshuifacil.com/blog/?p=446

Aprovechar lo bueno o evitar lo malo: http://fengshuifacil.com/blog/?p=837

Las plantas, grandes aliadas: http://fengshuifacil.com/blog/?p=868

Permite que el Chi se mueva libremente: http://fengshuifacil.com/blog/?p=906