Posts Tagged ‘decoración’

Rosa Cuarzo y Serenity, colores de 2016


2016
02.28

Cada año Pantone elige un color icónico que definirá el sendero que seguirán diseñadores y decoradores a lo largo de esos doce meses. Para 2016 la firma se ha decantado por primera vez por dos tonos distintos, caracterizados ambos por su cualidad serena y relajante. Se trata del Rose Quartz Pantone 13-1520 y el Serenity Pantone 15-3919.

Los responsables de la elección aseguran que ha sido “una selección mucho más simbólica que en años anteriores; se trata de una actitud, de un estado de ánimo. La combinación del Pantone 13-1520 con el Pantone 15-3919 pretende funcionar como un antídoto a las tensiones y al estrés que protagonizan nuestro día a día; pretenden dar paz interior gracias a la tranquilidad y candidez que ambos transmiten. La psicología del color entra en juego para establecer la tendencia cromática de 2016. Mientras que el Pantone Rose Quartz comunica compasión y sensaciones de ‘cálido abrazo’, el azul aporta la conexión y bienestar propios de una tonalidad más fría y calmante como si se tratara de una brisa fresca en una noche cálida de verano”.

¿Qué te parece? Desde luego son colores que invitan a disfrutar del hogar, de la tranquilidad y la calma de una casa que se convierte cada día en un refugio donde descansar y vivir con intensidad los mejores momentos familiares, personales y sociales. Desde el punto de vista del Feng Shui, el Rosa Cuarzo es un color dominado por la energía del elemento Fuego, perfecto para utilizarlo en las áreas situadas en el Sur de nuestra casa, donde potenciarán nuestra propia fama y el reconocimiento de los demás; y en el Suroeste, donde estaremos alimentando la energía del amor y las relaciones. Es un tono que resulta romántico y dulce, ideal para el dormitorio de una joven. En cuanto al Serenity, también es un color dulce y relajante, pero en este caso dominado por la energía del elemento Agua, por lo que su sitio natural será el Norte de la casa, donde favorecerá nuestra carrera profesional, pero también podemos utilizarlo en el Este y el Sureste, donde servirá para alimentar dos áreas bien importantes: la salud y la familia, así como los ingresos económicos.

Quizá la elección de este año de Pantone nos inspire para hacer pequeños cambios en nuestra casa, incorporando estos tonos, que actualizarán su aspecto y aportarán una buena dosis de sensación de calma. No será necesario cambiar el color de las paredes, quizá baste con añadir unos cojines, una colcha o una alfombra, piezas sueltas que aporten su dosis de color sin grandes esfuerzos ni gastos desmesurados.

Adecuando la casa a las nuevas energías


2015
03.08

   Como sabes, hace un par de semanas cambió el año chino y con él las energías de la casa. Desde hace unos días las viejas energías cambiantes de 2014 nos han abandonado y han empezado a instalarse en todos los rincones de nuestro hogar energías nuevas, mucho más fuertes e influyentes que las del fin de año. Si bien el Feng Shui de la casa debe adecuarse sobre todo a las energías fijas que viven en ella (para conocerlas debemos consultar con un experto), siempre es bueno hacer pequeños cambios que adapten la casa a las energías del año, las que conocemos como “estrellas voladoras anuales”.

Para hacerlo debemos guiarnos por el mapa de las estrellas que se rediseña cada año. Lo encontraremos en libros especializados, en webs y blogs sobre Feng Shui e incluso podemos calcularlo si conocemos a fondo el tema o a través de programas de ordenador. El de 2015 es éste que veis aquí.

Como expliqué en los posts anteriores, existen energías muy beneficiosas (1, 4, 6 y 8 ) y otras negativas (2, 3, 5 y 7 ), siendo la peor de todas la número 5. Lo más urgente siempre es suavizar el efecto de las negativas y, después, incentivar a las positivas. El alcance de este efecto será mayor o menor dependiendo de la estancia que ocupen. Así, en los dormitorios, la entrada y el centro de la casa tendrán un gran impacto, porque son zonas importantes del hogar, donde pasamos mucho tiempo (dormitorios), por donde se introduce la energía cada día (recibidor) o que afectan a toda la casa (centro). En cambio, en los cuartos de baño apenas tendrán efecto, porque el continuo desagüe desgasta las energías, sean buenas o malas. Tampoco serán perjudiciales o beneficiosas si se encuentran debajo de la escalera, en un trastero, en el garaje o en lugares pequeños, oscuros y de poco uso.

Lo primero que debemos hacer es fijarnos en los elementos que “sobran” este año de acuerdo con las energías reinantes. En el ejemplo práctico de hoy veremos lo que ocurre en el comedor de esta cocina que se encuentra orientada al Sur de la vivienda. Si consultamos el mapa de las estrellas voladoras para 2015, vemos que en el Sur se encuentra este año la estrella 7, que contiene y emite energía de Metal. Según la tradición del Feng Shui, la combinación de una estrella 7 de Metal con el Fuego que reina de forma natural en el Sur provoca riesgo de incendios. Esto nos obliga a tomar algunas precauciones, especialmente cuando se trata de una cocina, donde el peligro de incendio siempre existe.

   Veamos cómo está decorado este pequeño comedor de la cocina donde se reúne la familia para desayunar, comer y cenar a diario. La mesa es redonda y blanca, por lo que pertenece al elemento Metal y las sillas son también blancas. Pero al ser un espacio ubicado en el Sur de la vivienda, se ha adecuado su energía al de esta área de la casa cubriendo la mesa con un mantel de estampado floral en verde y rosa y añadiendo a las sillas cojines de color rosa intenso. De este modo, el pequeño comedor emite energía de Fuego, favorable en el Sur cuando no hay contraindicaciones.

  Pero si recordamos que este año se instala allí la estrella 7 trayendo consigo peligro de incendio, lo primero que debemos hacer es retirar los objetos que refuerzan la energía de Fuego de esta zona (es decir, el mantel y los cojines de las sillas). Lo guardaremos hasta el año que viene, cuando volverán a cambiar las energías, o los desplazaremos hacia la zona de la casa donde sí nos conviene este año reforzar la energía del Fuego (el centro de la casa, por ejemplo).

A continuación colocaremos en esta zona objetos que ayuden a suavizar la mala combinación energética. La tradición Feng Shui nos dice que la energía de Metal (que emite la estrella 7 con agresividad) se controla a través de la energía del elemento Agua. La explicación se encuentra en el Ciclo de los Cinco Elementos, una de las claves que conviene dominar para trabajar con el Feng Shui. Los cinco elementos (tierra, metal, agua, madera y fuego) que según la tradición china componen el mundo se relacionan entre sí siguiendo 3 patrones distintos: uno es creativo; otro es destructivo y el tercero es de control. Para dominar las energías demasiado fuertes y negativas utilizaremos este último. Y según el ciclo de control de los cinco elementos, es el Agua quien domina al Metal, suavizando sus efectos.

    ¿Qué haremos entonces? Fácil: introducir objetos de energía de Agua en este espacio. Podemos hacerlo físicamente, con una fuente, un acuario o una pecera, a través de objetos decorativos que provienen del mar, como conchas, estrellas de mar, barcos, anclas, salvavidas… o introduciendo los colores azul y negro, bien a través de los textiles o bien pintando los muebles o colgando cuadros o fotografías de estos tonos o que representen escenas marineras.

En este caso hemos optado por sustituir el mantel de flores rosas por uno en azul y los cojines rosa intenso por otros en azul intenso. No ha sido necesaria una gran inversión (6 euros el mantel y 10 euros los cuatro cojines, algo similar en dólares), el resultado es atractivo y con este pequeño gesto estaremos controlando la energía de la estrella 7, que no es nada beneficiosa. ¡Hasta al gato parece gustarle!

Cuidado con las imágenes


2014
02.17

   Entre los expertos y aficionados al Feng Shui suele haber cierta polémica acerca de la importancia que los símbolos e imágenes pueden tener en nuestra vida. Hay quienes creen que la mayoría de las veces se trata solamente de supersticiones o de antiguas tradiciones que en la actualidad han quedado desfasadas. Pero otros creemos que nuestro inconsciente tiene un papel importantísimo en nuestra vida y precisamente el lenguaje que mejor entiende el inconsciente es el de los símbolos y las imágenes. Así que yo creo que es imprescindible revisar cómo está nuestro entorno a este respecto.

Por eso hoy te invito a que recorras tu casa con “ojos Feng Shui”. Esta vez para detenerte a mirar y analizar las imágenes que te rodean. Todos tenemos cuadros, fotografías y adornos que en su mayor parte llevan años con nosotros. Algunos fueron regalos de familiares y amigos, otros son recuerdos de viajes… cada objeto en nuestra casa nos trae recuerdos, algunos alegres y otros no tanto.

De ahí que sea importante revisarlos periódicamente. A veces nos rodeamos de cosas que, simplemente, ya no nos gustan. ¿Por qué conservarlas en un lugar importante? Otras veces son objetos que nos recuerdan momentos de nuestra vida que acabaron mal, como un divorcio, un accidente… en este caso es mejor retirarlos de la vista.

Pero hay algunas cosas que quizá nos gustan pero contienen una energía poco favorable. Fíjate en la imagen que he elegido para ilustrar este artículo. Es un dormitorio decorado por un diseñador de prestigio. Pero ¿a ti qué te parece? A mí me llamó la atención el lugar protagonista que ocupa sobre la cama la imagen de un buitre. Quizá este animal tenga grandes virtudes, es un espectáculo verlos volar y sin duda merece todo el respeto del mundo, pero a la mayoría de las personas un buitre le trae a la mente ideas de muerte, de carroña, de cadáveres… nada positivo. Y menos para tenerlo sobre la cabeza mientras dormimos. ¿No crees?

Así que cuando tengas un rato libre y te sientas bien, con energía positiva, recorre tu casa con tranquilidad, observa lo que te rodea y decídete a quitar de la vista (puedes conservarlo dentro de un cajón) todo aquello que ahora mismo no resuena con tu vida actual. En su lugar podrás colocar objetos más acordes con tus pensamientos de positividad y crecimiento personal.

El color en nuestro estado de ánimo


2013
10.21

   Hoy quiero traer al Blog este gráfico que resume la manera en que nos influye en el estado de ánimo el color que nos rodea, e incluso el de la ropa que usamos a diario. Son datos a tener en cuenta cuando hablamos de decoración, porque elegir el color de las paredes y los suelos, que son superficies muy grandes, determinará en buena medida cómo nos sintamos en esas habitaciones.

Los números y el Feng Shui


2012
03.23

numeros feng shui   Seguramente sabes que todas las culturas antiguas estaban fascinadas por los números. Y probablemente la nuestra también, aunque ya los vemos como algo que forma parte de lo cotidiano. En realidad, aunque nos parezcan algo frío y distante, los números forman parte de nuestra vida y en muchas ocasiones conforman nuestro estilo de vida: las finanzas, los horarios, la velocidad, las comunicaciones…

   Antiguamente, en cambio, los números se asociaban a la magia, a lo simbólico, a una especie de universo paralelo en el que muchas cosas no son lo que parece. En los sueños aparecen números, como en las leyendas y en los cuentos de hadas, muchos acertijos místicos se resuelven con números… de forma que los números parecen encerrar en sí mismos una clase de lenguaje misterioso que nosotros no somos capaces de captar pero que nuestra mente subconsciente comprende perfectamente.

   Es por eso que en el Feng Shui, como en todas las artes, ciencias y filosofías antiguas, también se utilizan los números desde su vertiente simbólica, como fuerzas propicias, que nos ayudan desde su misterioso significado oculto, aportando equilibrio energético en unos lugares concretos.

Amy Michelena  Para saber qué números resultan beneficiosos en unos lugares o en otros, nos guiaremos por el Mapa Bagua y por la brújula. Siguiendo el mismo esquema que este gráfico a la derecha, sabremos que en cada área de nuestra casa un número determinado resulta más favorable por la carga energética que conlleva.

   ¿Cómo utilizar esta información? Es muy sencillo. Debemos recorrer cada habitación con ojos Feng Shui para examinar qué números aparecen en ella. Parece algo abstracto, pero no lo es en absoluto. Generalmente tendemos a colocar los objetos, las alfombras, los adornos, los muebles, los cuadros… en solitario o bien en combinación con otras piezas. Para hacerlo correctamente necesitarás una brújula.

   Si por ejemplo en el área Norte de tu casa encuentras que las figuras de adorno están colocadas en grupos de 3, deberás quitar dos y dejar solamente una, porque el 1 es el número más favorable en esa zona. Lo mismo aplica para los cuadros, las alfombras, los muebles etcétera.

Nueva temporada


2012
03.19

 

  Los que vivimos en el hemisferio norte estamos a punto de estrenar la primavera y quienes habitan en la otra zona del planeta se encaminan a paso firme hacia el otoño. En cualquier caso, es tiempo de cambios. Se nota en la atmósfera, en el clima e incluso en el comportamiento de animales, plantas y también, claro, seres humanos.

   La naturaleza sigue mandando, aunque la mayoría vivamos demasiado alejados de ella. Inmersos en grandes ciudades, desplazándonos de forma antinatural a grandes velocidades, cambiando los ritmos naturales del sueño, el hambre y el deseo, la mayoría de los seres humanos tratamos de dar la espalda a las pautas que marca la naturaleza y que son, en realidad, las del equilibrio y la armonía.

   Por eso recomiendo que tratemos de acercarnos un poco al mundo natural. A través de la alimentación, del contacto con animales y plantas, de paseos por el campo, el mar o la montaña… debemos aprovechar todas las oportunidades que tengamos de recuperar un poquito el ritmo natural.

   Estos días de cambio de estación son una buena oportunidad para adaptarse a estos cambios que vemos en el aire, en el clima y en los animales. También nuestro organismo experimenta esa misma transformación para prepararse para la nueva temporada, aunque muchas veces ni siquiera lo notamos porque vamos acelerados por el trabajo, el reloj y las obligaciones.

   Dediquemos unas horas o un fin de semana a este cambio de temporada. Salgamos fuera, a disfrutar de la naturaleza, mirémonos también hacia adentro para intentar sentir qué es lo que realmente deseamos. Comunicarse a nivel profundo con uno mismo no es fácil, pero hay que intentarlo. La recompensa es grande y está a nuestro alcance: puede suponer la diferencia entre una vida plena y feliz y otra vida ajetreada y poco satisfactoria.

   Recorramos de nuevo nuestra casa, pero esta vez lo haremos con ojos Feng Shui, despacio y dedicados a la observación: ¿vemos objetos que ya no nos gustan? ¡Fuera! ¿vemos rincones atiborrados, sucios, desordenados o caóticos? ¡Hay que organizarlo mejor! ¿vemos algo roto, un reloj parado, una puerta que chirría, una ventana que no cierra bien? ¡Es necesario arreglarlo!

   Si en alguna zona de la casa o en toda ella respiras una atmósfera que no te gusta, porque resulta opresiva, triste, cerrada, agobiante, espesa… es preciso realizar una limpieza energética que renueve por completo la energía de la casa. Como sabes, las mejores recetas para hacerlo las encuentras en mi ebook “Renueve la Energía de su Hogar“. Consíguelo aquí: Renueve la Energía de su Hogar

   Reserva un tiempo para ti mism@: dedícate simplemente a estar contigo mism@, a respirar, a pensar, a aclarar tus propias ideas. Después dedícate a tu casa: limpia, recoge, organiza, arregla, ordena y ventila todas las habitaciones. Deshazte de todo aquello que ya no necesitas, que no te gusta o que ya no te sirve. Vacía parte de tus armarios, haz sitio para nuevas experiencias, nuevas personas o nuevas emociones. La energía de la naturaleza está cambiando de signo y nosotros debemos hacer lo mismo.

Caso práctico: un pasillo muy largo


2012
03.14

   Hace unas semanas recibí esta consulta de una seguidora del Blog llamada Bonny: “Hola, buenas tardes. Felicitándote por tan buenos consejos, quisiera saber cómo lograr la buena circulación de energía en un pasillo que va a dar a la recámara principal”.

   En muchas casas, especialmente las que se construían en el siglo XIX, es un pasillo largo y estrecho, sin ventanas, el que se encarga de comunicar todas las estancias. Cuanto más grande es la casa, más largo suele ser el pasillo. Personalmente, siempre he rechazado vivir en casas con pasillos largos y estrechos, por una cuestión estética y porque la energía que se respira en estas estancias me resulta un poquito lúgubre.

   Aunque la mía es una postura de gusto personal, lo cierto es que miles de personas viven en casas con largos pasillos y por eso he querido responder a Bonny a través de un artículo completo sobre el tema que pueda beneficiar también a otros lectores en la misma situación.

   En el Feng Shui los pasillos largos y estrechos tienen el mismo problema que las escaleras: son vías de flujo del Chi (energía vital) donde éste se precipita de forma rápida y nefasta. El pasillo, que suele ser una estancia que tenemos tendencia a descuidar decorativamente, se comporta como una pista de atletismo: la energía que entra por la puerta principal atraviesa el pasillo a gran velocidad, precipitándose contra la pared o la puerta que encuentra al otro extremo. Así, no tiene la oportunidad de nutrir energéticamente la casa.

   A veces incluso el pasillo puede ser tan estrecho y oscuro que la energía no consigue pasar, se atasca y se estanca, creando un aliento negativo para nuestra casa porque desde él la energía se desvía hacia el resto de las habitaciones ya degradada. En el caso de Bonny, el pasillo acaba en la recámara principal, por lo que esta estancia tan importante puede acabar recibiendo una energía empobrecida tras pasar por el pasillo.

   La primera idea fundamental es iluminar bien. Un pasillo largo y oscuro resulta siniestro. Bien iluminado y pintado con colores yang, claros y alegres, puede mejorar sustancialmente su espíritu. Los colores que tienen más capacidad para reflejar la luz son el amarillo claro, el azul claro y el blanco.

   La segunda idea es colocar un gran espejo en una sola de las paredes que amplíe visualmente el espacio y multiplique la luz. Algún cuadro luminoso y alegre también hará un efecto saneador de esta zona.

   Si el pasillo es extremadamente largo podemos recurrir a colgar del techo pequeñas esferas de cristal facetado. Bastará una cada tres metros y suspendida del techo a unos centímetros para que no molesten. Ellas se encargarán de reflejar la luz, lanzando destellos que animan al Chi, elevándolo.

   Resulta conveniente dividir visualmente en varias secciones más cortas un pasillo demasiado largo. Por ejemplo, tres alfombras diferentes separadas, conjuntos de cuadros separados por tramos de pared libre, lámparas colocadas de forma regular cada equis metros… estos trucos darán la sensación de que el pasillo se acorta y los distintos elementos que introducimos provocan que el Chi vaya frenando su velocidad, alimentando energéticamente el espacio a un ritmo saludable.

   Si el pasillo es suficientemente ancho, es buena idea colocar algún pequeño mueble, como una consola, una librería o una columna con una planta (siempre que haya luz natural) o una escultura. Un sencillo estante con varios objetos bonitos ejercerán el mismo efecto: hará que el Chi se “entretenga” al recorrer la zona y no se convierta en una flecha rápida incapaz de alimentar energéticamente la casa.

   Cuando el espacio es insuficiente y resulta completamente imposible colocar nada, podemos recurrir a la decoración de las paredes: el papel pintado ofrece infinitas posibilidades de añadir vida, color y diseño a un pasillo. En pasillos de techo muy alto es útil colocar un zócalo de madera, unas molduras decorativas o simplemente pintado de un color diferente, para “bajar” visulamente el techo demasiado alto. Pintar el resto de la pared de otro color o empapelarla eligiendo bonitos diseños convertirá un pasillo aburrido en un lugar mucho más interesante. Tanto para las personas como para el Chi.

   Otras ideas creativas pueden ser:

- colocar pequeños arcos en el techo que aporten un toque decorativo clásico y elegante

- colocar cortinas de flecos o cuentas dividiendo en dos un pasillo demasiado largo

- utilizar una llamativa lámpara en el centro del pasillo para llamar la atención

- pintar el techo de un color distinto para elevar la energía

- pintar o decorar la puerta al final del pasillo para darle personalidad propia 

   Si observamos que el aire que se respira en cualquier rincón de la casa está rancio, podemos recurrir a una “limpieza” con incienso o con sonidos (basta hacer sonar una campana, una pandereta o poner música con bastante volumen) para revitalizar la energía de la zona. Limpiar en el sentido tradicional también es necesario siempre, porque allí donde se acumulan el polvo y la suciedad, el Chi se estanca y se pudre. Cuando la energía se haya revitalizado, colocaremos un objeto bonito o un cuadro alegre y pondremos suficiente luz. Inmediatamente el rincón renacerá.

El método Bagua


2012
02.28

    Hoy traigo uno de los métodos más sencillos y eficaces para comenzar la práctica del Feng Shui. Se trata de aplicar el Mapa Bagua sobre el plano de nuestra casa. Tradicionalmente, el Bagua es una figura de forma octogonal con el símbolo Tai Chi en el centro y una serie de anillos en los que aparecen diversas correspondencias.

   Como seguramente sabes, todas las culturas antiguas establecían correspondencias, es decir, emparejaban cosas o conceptos que guardan similitud, siguiendo la ley natural que dice que “lo semejante atrae a lo semejante”. Así, por ejemplo, surgieron algunos de los más eficaces remedios de la medicina natural, al descubrir que ciertas plantas curaban ciertas enfermedades porque la forma de sus hojas o sus frutos se asemejaba al órgano que se pretendía curar.

   En la tradición china esto también ocurre. El Bagua entonces se divide en ocho partes y cada una de ellas expresa toda una serie de conceptos cuya energía se asemeja: un trigrama del I Ching, una orientación geográfica, un color, una forma, un miembro de la familia, un elemento de la naturaleza, un tipo de vibración, un área de la vida, etc

   El método conocido como “las 8 aspiraciones” consiste en localizar las ocho direcciones que marca la brújula en nuestra casa y aplicar sobre ellas los consejos que aporta el Bagua. Para ello nos basta conocer los conceptos que incluye el Bagua en cada uno de sus ocho apartados. La idea es que cada una de las orientaciones de la casa se corresponde con alguna de “las 8 aspiraciones” naturales en el ser humano: la salud, la riqueza, la reputación, la creatividad, la sabiduría, la profesión, el amor y la protección de personas importantes.

   En el Feng Shui la tradición china sitúa siempre el Sur en la parte alta, cosa que a los occidentales nos resulta chocante. Porque nosotros siempre interpretamos los planos y los mapas situando el Norte en la parte de arriba, como una convención general. Por eso, yo prefiero interpretar los planos con el Norte en la parte superior y también prefiero manejar un Mapa Bagua de forma cuadrada o rectangular que el octogonal tradicional, porque éste resulta muy difícil de aplicar en una casa occidental, generalmente de formas cuadrangulares.

   Por todo ello, para facilitar la práctica del Feng Shui a los principiantes, he transformado el Bagua tradicional chino en uno más manejable, aunque contiene la misma información. Observa sus ocho apartados, más el centro.

 

   Ahora debemos localizar a qué dirección de la brújula está orientada cada habitación de nuestra casa. Una vez hecho esto, recurriremos al Bagua para saber cómo debemos decorar esa estancia para mantener equilibrada su energía. Por ejemplo, si descubres que tu cocina está situada en el Sur, debes consultar el apartado Bagua titulado SUR. Allí verás que esta zona de tu casa contiene la energía que corresponde a una de “las 8 aspiraciones” del ser humano: el buen nombre, la fama, el reconocimiento y la reputación.

   ¿Cómo equilibrar esta área de mi vida? Siguiendo los consejos del Bagua: aquí reina la energía del elemento Fuego, así que podemos utilizar los colores rojo, naranja o amarillo intenso; es favorable iluminar bien esta zona; la energía contenida en esta habitación favorecerá a la hija mediana; podemos colocar la imagen de un ave fénix y utilizar el 9 como número de referencia a la hora de colocar grupos de objetos.

   En realidad, utilizar este método puede ser todo lo complejo que uno desee, porque un mapa Bagua contiene muchísima información. Esto que hemos visto hoy es sólo una versión simplificada que te permitirá ir familiarizándote con este modo de mejorar la energía de tu casa. La clave está en conocer la esencia energética de los cinco elementos y procurar que en cada habitación de nuestro hogar se encuentre la energía más adecuada según su orientación.

   Puedes repasar este Post para aprender un poco más sobre los 5 elementos: http://fengshuifacil.com/blog/?p=638

  En este otro encontrarás una guía práctica para pintar las paredes según la orientación de la habitación: http://fengshuifacil.com/blog/?p=205

Las zonas faltantes


2012
02.21

   Hoy quiero hablarte de algo importante en la práctica del Feng Shui. Como sabes, lo ideal para el Feng Shui es que una casa tenga forma regular, sea cuadrada o rectangular, e incluso octogonal. Pero en la vida real la mayoría de las viviendas tienen lo que solemos llamar alguna “zona faltante”. ¿Qué significa esto? Vayamos por partes.

   A la hora de identificar los distintos espacios de nuestra casa para empezar a trabajar con el Feng Shui utilizamos una herramienta llamada Bagua o Mapa Bagua. Es un cuadrado dividido en nueve partes iguales. Cada una de ellas representa una de las ocho direcciones que marca la brújula (norte – sur -  este – oeste – noroeste – noreste – suroeste y surest) además del centro de la casa.

   Este cuadrado puede estirarse o contraerse en cualquier sentido, para convertirlo en un rectángulo más o menos alargado y estrecho con el fin de abarcar todo el plano de nuestra casa, pues existen infinidad de formas de viviendas, más o menos estrechas, alargadas o cuadradas.

   El problema viene cuando una casa no tiene una forma regular. Es decir, no es ni un cuadrado ni un rectángulo, sino que hay habitaciones más salientes u otras más entrantes, formando “huecos” en lo que debería ser un plano perfectamente cuadrado o rectangular. Veamos unos ejemplos.

En este plano que vemos a la izquierda, la vivienda es prácticamente un rectángulo regular, pero en la zona Norte le falta una habitación. Es ahí donde se encuentra la entrada del edificio y en este caso se considera una “zona faltante”.

   En este otro ejemplo más abajo, la casa tiene más bien forma de L y la “zona faltante” se encuentra en el Noroeste. En la última de estas tres casas que nos sirven de ejemplo, el área que falta se encuentra situada en el Sureste de la vivienda.

   

   Ahora bien, ¿qué importancia puede tener que exista una “zona faltante” en mi casa? Antes que nada debemos localizar en qué orientación de la brújula se encuentra esa área que falta. Para ello necesitarás la ayuda de una brújula. Comprobaremos después con el Mapa Bagua a qué área de la vida representa simbólicamente esa dirección de la brújula que falta en nuestra casa.

   Fíjate en el gráfico que encabeza este Post. Allí verás que cada una de las ocho direcciones de la brújula además del centro de la vivienda se relacionan con distintas áreas de la vida de una persona. Todas son importantes en alguna medida.

   Ahora te toca dibujar un plano de tu casa y superponer en él este Mapa Bagua con sus nueve direcciones. Hazlo contando con la ayuda de una brújula. Deberás adaptarlo a la forma de tu casa, sea más ancha, más estrecha, más larga o como sea. Si detectas que hay una zona del Mapa Bagua que se queda vacía, ahí tienes una “zona faltante”.

   Simbólicamente, esta “zona faltante” suele estar reflejando algo que falta en nuestra vida. Si la “zona faltante” se encuentra, por ejemplo, en el Sur, es probable que tu reputación no sea buena o que los esfuerzos que realizas en tu trabajo no se vean recompensados, porque la energía de la fama, la reputación y el reconocimiento no existe en tu casa. Si lo que falta es el Suroeste, es posible que tus relaciones no sean buenas, porque te está faltando la energía del amor y las relaciones. Y así en todas y cada una de las nueve áreas en las que se divide el Bagua.

   Haz este ejercicio y observa cómo es tu vida en cada una de las áreas. ¿Hay alguna ”zona faltante” en tu casa”? Si es así ¿tienes algún problema en el área de la vida que representa esa zona de tu casa?

Armonizar la energía de la Riqueza


2012
02.15

    En la naturaleza se genera un tipo de energía en cada una de las direcciones de la brújula, dependiendo de la cantidad de luz, calor, movimiento de aire, humedad, tipo de vibración etc. No es una energía estática, sino dinámica, se mueve todo el tiempo y va cambiando su cualidad (de positiva a negativa y a positiva otra vez) a medida que pasan las horas. Cada una de estas energías se desplaza de distinta forma y se alimenta o se corrompe con diferentes estímulos. Ahí es donde interviene el Feng Shui, capaz de equilibrar y devolver la armonía a todos los rincones manejando estas energías.

   A base de observar los ciclos de la naturaleza durante milenios, los sabios chinos de la Antigüedad fueron describiendo estos movimientos de la energía, a veces palpables y casi siempre muy sutiles y elaboraron las leyes que las rigen. Conociendo qué clase de energía anida en cada lugar de tu casa podrás cuidarla para mantenerla en óptimas condiciones y evitar las malas consecuencias que sobrevienen cuando se corrompe.

   Prestemos hoy atención a un asunto que nos interesa a todos y más en estos tiempos de crisis económica: la energía de la riqueza. Su zona de entrada es el Sureste y es un tipo de energía que llamamos de elemento Madera, porque su movimiento natural es alargado y hacia arriba, que recuerda al crecimiento de los troncos de los árboles, de ahí su nombre.

   Busquemos con una brújula dónde está el Sureste en nuestra casa y examinemos esa zona. ¿Qué habitación hay allí? Si tienes la cocina, la chimenea, un cuarto de baño, un trastero, una escalera, el garaje o un rincón oscuro, lleno de trastos o porquería, estás perdido. Es casi seguro que tu situación económica será complicada. También habrás notado problemas en tu vida económica si en el Sureste la decoración está basada en el color blanco, gris o metalizado, si predominan las formas circulares o espirales y si domina allí la presencia de objetos de metal.

   En cambio, es probable que no tengas sobresaltos económicos si esta zona de tu casa está llena de muebles de madera y si está decorada en tonos azules, verdes o estampados de flores o rayas verticales, que son los motivos que mejor combinan con la energía que llamamos de elemento Madera.

   Para mejorar esa energía de la prosperidad que se acumula en el Sureste de nuestra casa primero debemos ordenar, limpiar y despejar el espacio. Si esta zona de tu vivienda está ocupada por la cocina, el baño, el trastero o la escalera, olvídalo. Busca entonces el Sureste de tu salón y crea allí un rincón dedicado a la riqueza.

   ¿Cómo armonizar y alimentar la energía de la riqueza? En el Sureste son bienvenidos los muebles y objetos de madera, los libros, los cuadros que representan jardines, bosques o flores, las plantas y las flores, los tejidos de origen vegetal (algodón, lino…), los estampados de flores y de rayas verticales, los colores verdes, marrones, azules y negros, así como el acuario, una fuente o cualquier adorno u obra de arte de temática marinera (barcos, faros, anclas, peces, estrellas de mar, paisajes marinos, playas, ríos, lagos, estanques, fuentes, cascadas…)

   Si detectamos en esta zona demasiados adornos, muebles u objetos de metal (hierro, cobre, bronce, latón, plateados, dorados…), llevémoslos a otra habitación y traigamos aquí cosas de madera.

   Intenta poner aquí alguna planta e ilumina bien la zona, fomentando también el movimiento y la constante aireación del espacio, así entrará energía nueva. Empieza con pequeños cambios en este sentido y ya me contarás.

   Como sabes, a pesar de que el Sureste es la zona de la riqueza de nuestra casa, durante todo este año 2012 estará ocupado por una fuerza delicada: el Gran Duque Júpiter. A él no le gusta que le molesten, así que limítate a hacer aquí cambios sutiles, pequeños, que no generen ruido ni obras. Ya el próximo año, cuando el Gran Duque se haya desplazado a otro lugar, podrás abordar cambios más radicales si te convienen.