Posts Tagged ‘espiritualidad’

Espiritualidad


2013
10.09

 Como habéis comprobado, he estado bastante tiempo apartada del Blog, pero tengo la determinación de regresar con energías renovadas. ¡Ahora sólo falta encontrar el tiempo necesario! Para comenzar, hoy quiero traer unas reflexiones que nos pueden ayudar a comprender un poco mejor lo que nos sucede a lo largo de la vida o bien a aceptar los desafíos que aparentemente no traen más que problemas a nuestra existencia.

Se trata de unas breves lecciones de espiritualidad extraídas del hinduismo. Como seguramente sabes, los hindúes basan su filosofía en la ley del karma, que significa que somos espíritus que venimos a esta Tierra a encarnar como seres humanos con la única finalidad de ir evolucionando y para ello debemos aprender una interminable serie de lecciones. La vida se encarga de colocar ante nosotros las situaciones necesarias para que aprendamos esas lecciones.

Muchas veces, en la vida se nos presentan situaciones que no acabamos de comprender y que parecen no tener ningún sentido, aparte de aportarnos una buena dosis de sufrimiento. Sin saberlo, quizá lo que esté ocurriendo sí tiene un sentido: enseñarnos algo.

Aquí os dejo esas sencillas lecciones de espiritualidad, confiando en que puedan aportaros algo de luz o de consuelo, en el caso de que esteis atravesando momentos difíciles.

Primera lección:  ”La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Segunda lección: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el “si hubiera hecho tal cosa… habría sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo.

Tercera lección:  ” En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
Cuarta lección: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente. Si algo terminó en nuestras vidas es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo ir, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.

Una breve ausencia y una meditación


2012
08.01

   Hola de nuevo, amig@ del Feng Shui! Como has visto, en los últimos meses he estado un poco ausente del Blog, porque sencillamente mis días sólo tienen 24 horas y no me alcanzan para atenderlo todo. Lo siento, porque sé que has estado echando de menos estos artículos sobre Feng Shui y crecimiento personal.

   La explicación es que en abril me lancé a la aventura de montar un pequeño negocio aquí, en mi ciudad, y me ha llevado más tiempo, energía y esfuerzo del que había calculado. Pero creo que la tienda (es un comercio de regalos y complementos) ya está en marcha y puedo empezar a sacar un poquito de tiempo para mis otros intereses.

   Así que hoy te traigo una meditación que he encontrado en un libro de Linda Howe y que creo que puede resultarte interesante. El libro (Cómo leer los registros akashicos) trata sobre la memoria del alma y, entre otras cuestiones espirituales, ofrece prácticas de meditación muy buenas. A continuación te la explico para que puedas ponerla en práctica cuando sientas que te invaden malas energías, cansancio, sensación de agobio o cosas por el estilo. Esta meditación se llama “El Pilar de Luz”:

   Siéntate con las plantas de los pues apoyadas en el suelo y con la espalda recta apoyada en el respaldo de la silla.

   Toma conciencia de tu propio cuerpo y del lugar en el que te encuentras.

    Frótate las manos y empieza a atraer energía desde el centro de la Tierra, imagina que va ascendiendo desde el núcleo del planeta y sube a través de tus pies para recorrer todo tu cuerpo como una corriente de energía hasta llegar al interior del cráneo, donde ejerce un poco de presión al chocar con tu cabeza.

   Sigue frotándote las manos hasta sentirlas energetizadas y calientes. En ese momento haremos una limpieza del aura, el campo energético que rodea nuestro cuerpo. Lo haremos cepillando simbólicamente con las manos todo el cuerpo, visualizando cómo se desprenden las vibraciones negativas que tenemos adheridas a la piel y también aquellas que flotan alrededor de nuestra aura.

   Envía esta energía negativa de vuelta a la Tierra, donde será procesada. Cuando termines esta limpieza del aura, apoya cómodamente las manos con las palmas hacia arriba sobre el regazo o sobre los brazos de la silla.

   Ahora debes tomar conciencia de una infinita, poderosa y amorosa fuente de luz que está siempre ahí, flotando en un punto situado a 45 centímetros por encima de tu cabeza. A medida que pienses en ella y la visualices, la luz se hará más intensa, hasta que empieza a desprender una especie de fina lluvia de gotitas de luz que va bañando tu cuerpo, por delante, por detrás y por ambos lados.

   Esta lluvia de luz pura limpiará todo resto de negatividad que haya podido quedar en ti.

   A medida que la luz va cayendo sobre todos los miembros de tu cuerpo, se acumula alrededor de tus pies y por debajo de éstos, creando una plataforma de energía positiva que te sostiene, y tú sientes cómo esa luz poderosa e infinita te da su apoyo.

   Después la luz empieza a llenar tu campo de energía, una especie de esfera de protección que se extiende a tu alrededor, a unos 45 centímetros de tu piel en todas direcciones. La luz llena ese espacio, subiendo desde los pies y los tobillos, las piernas y las rodillas, los muslos y caderas… hasta alcanzar todo tu cuerpo, hasta los hombros y la cabeza. Cuando tu campo de energía está completamente lleno de esta luz te sientes rodeado de protección, de energía positiva.

   Durante unos segundos no hagas nada, simplemente deja que esta luz poderosa haga su trabajo, llenándote de positividad, de salud, de energía y de alegría.

   Gracias a sus propiedades magnéticas, esta luz sacará de ti todo lo negativo, la enfermedad, el dolor, el rencor, la culpa, al angustia, el temor… todos los sentimientos y sensaciones negativas saldrán de ti y serán absorbidas por la luz. Todo aquello que ahora mismo está obstaculizando tu desarrollo y tus capacidades desaparecerá. Una grata sensación de paz te inunda.

   Y después, gracias a la naturaleza radiante de la luz, ella misma se irradiará dentro de ti llenado todo tu cuerpo, tu alma y tu mente. La luz te aporta de este modo todo lo que estás necesitando. Si necesitas paz, sentirás paz; si necesitas valor, obtendrás valor; si necesitas amor, te sentirás amad@…

   Abre tu mente y disfruta de este proceso. Contempla cómo estás obteniendo lo que necesitas después de haberte liberado de todo lo que te estorba. Tómate unos segundos para ello.

   Finalmente, sentirás que estás en un estado de equilibrio y de paz. Vuelve ahora a tener conciencia de tu propio cuerpo y del lugar en el que estás.

Día 11 del mes 11 del año 11 ¿qué pasará?


2011
11.10

www.fengshuifacil.com/blog

   Como sabes, mañana será día 11 del mes 11 del año 11. Una casualidad a la que muchos están buscando significados ocultos. Sinceramente, no creo que esa cifra signifique nada en especial, porque el calendario que utilizamos en Occidente es solamente un convencionalismo y mientras nosotros estamos en el año 2011, millones de personas en el mundo están en el año 1432 (los árabes), y otros en el 5771 (los judíos).

   Así que pienso a título personal que se trata únicamente de un juego de números. Pero, como digo, hay muchas personas que ven en esta cifra algo de magia y quizá tengan razón, porque nunca está de más dejar entrar un poco de magia y de ilusión en nuestras vidas.

   Por eso hoy te traigo un extracto de un artículo aparecido en el Blog de una amiga que creo que tiene cosas interesantes que compartir con todos nosotros. Parte de la idea de que en estos momentos la raza humana está en un momento crítico de su evolución espiritual y hace referencia a un excelente ejercicio de renovación de la energía personal. Así que te recomiendo que lo leas. Dice así:

11 DEL 11 DEL 11, LA GRAN ACTIVACIÓN

El próximo 11 de noviembre se producirá un evento sin precedentes en la historia de la Tierra. Por primera vez se activarán de manera definitiva los códigos de luz del alma. Los mismos que fueron desactivados hace miles de años.

Se cumple así un requisito imprescindible para la llegada de la nueva Tierra: el ser humano, para ascender, tiene que estar completo.

Recuperaremos de este modo lo que nos pertenece por derecho propio: el recuerdo de quiénes somos y para qué hemos venido, así como las capacidades que nos son inherentes.

Pero una cosa es recuperar y otra saber utilizar.

Para las personas que están despiertas, la recuperación de esos recuerdos y capacidades puede representar una bendición. Muchos llevan años anhelándolo. Sin embargo, los que aún continúan anclados en la vieja energía pueden verse inmersos de repente en un profundo caos interior. Recuerdos a los que no encuentran sentido y percepciones que no comprenden y que, además, les asustan. Será necesario que, tras esa fecha, las personas que trabajan al servicio de la Luz aúnen sus esfuerzos para ayudarlos a integrar el proceso.

Cada uno de nosotros debe prepararse previamente para ese momento, tal como nos aconseja el Maestro Kuthumi con estas recomendaciones:

1. Buscar la paz interior. Un momento de silencio al día para escuchar la voz del corazón.

2. Recibir conscientemente la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador y elevador de frecuencias.

3. Mantener el rumbo en la dirección indicada por la voz del corazón. Aquello que somos se manifiesta en estos días más que nunca. Caen las vendas que nos cegaban, se derrumban barreras que nos limitaban. Por fin, muchos de nosotros nos animamos a emprender aquello que vinimos a realizar aquí, en esta dimensión.

4. Practicar el desapego de viejos patrones limitantes. Abandonar los pensamientos, costumbres y reacciones que alimentan aún la antigua energía, procurando transformarlos en luz por medio del amor.

5. Fomentar el Amor en todas nuestras relaciones, las que más amamos y las que nos conectan con el miedo. Estas últimas son las que más nos elevarán si somos capaces de bañarlas de amor y aceptación.

6. Recibir la energía de la Fuente en meditación. Su influencia en nuestros cuerpos sutiles es inmensa. Posee un gran poder transmutador que nos libera y nos conecta.

7. Sentirnos Uno. Practicar en nuestras visualizaciones la Unión con todo lo que es y con todo lo que existe.

Cuando llegue el momento recibiremos en nuestro interior una gran luz. Esa luz trae los códigos de activación que necesitamos para recordar. Son códigos de una vibración muy alta. Cuanto más elevada sea la propia vibración durante ese día más armónica resultará la entrada de la luz y su anclaje en cada uno de nosotros.

Podemos prepararnos como nos recomienda el Maestro Kuthumi pero, además, ese día debemos dedicarlo especialmente al cuidado de la propia energía, al equilibrio interior, a mantener la vibración bien alta.

Actividades como meditar, pasear al sol o estar en contacto con la Naturaleza son las más recomendables.

Hay que evitar especialmente todo lo que nos desconecte de nuestra esencia. Deberemos alimentarnos con moderación, procurando no ingerir alimentos de baja vibración, como la carne o los vegetales transgénicos, y realizar algún ejercicio físico que nos ayude a activar el flujo sanguíneo, ya que los códigos de luz serán transportados a través de la sangre, desde el corazón al resto de nuestro organismo.

La activación se estará produciendo durante todo el día, pero no percibiremos completamente sus efectos hasta el día siguiente, después de haber dormido un mínimo de seis horas.

A partir de la mañana del 12 de noviembre muchas personas sentirán el profundo deseo de dar un giro completo a sus vidas, otros emprenderán su camino con fuerzas renovadas y otros sentirán una gran confusión interna. Los efectos variarán en función del grado de evolución de cada uno y de las resistencias que esté oponiendo al proceso de cambio que todos estamos experimentando.

El objetivo de esta activación es acabar con las limitaciones que, desde el interior de nosotros mismos, nos están impidiendo evolucionar o despertar.

Feng Shui espiritual


2010
10.17

   Todos sabemos que el Feng Shui no es una religión, no hace falta creer en nada en particular, no es una práctica mágica ni una secta. Es, simplemente, el estudio y la puesta en marcha de una serie de técnicas que “ordenarán” la energía de nuestra casa para conseguir ambientes más armoniosos.

   Sin embargo, hay una cosa clara: cada uno de nosotros no vive solamente en su casa, sino también dentro de su piel, de su mente y de su alma. La orientación que quiera dar a sus pensamientos, a su conciencia y a sus actitudes tendrá también mucho que ver en cómo se ve su casa, cuánta armonía se respira en ella y, a la postre, en cómo será su vida.

   Últimamente muchos gurús de la autoayuda recomiendan que no veamos los noticieros porque el 99% de lo que se emite en ellos son malas noticias. Y así es. No es que sea bueno vivir aislados de las noticias, sin saber cómo anda el mundo, pero sí que deberíamos poner una barrera mental entre ese “mundo exterior” que nos muestran siempre agresivo, violento, enfermo y destructivo y el “mundo interior” que debemos cultivar, donde nada de eso debería penetrar.

   El equilibrio es, una vez más, la clave del éxito. Si durante unos días te olvidas del mundo y dejas de estar atento a las noticias, al cine de terror, a los periódicos llenos de pronósticos agoreros, incluso a los chismes, es probable que te encuentres mejor, más atento a tu propio mundo interior. No sería raro que descubrieras una gratificante fuente de creatividad en tu propia alma, que de pronto se te ocurrieran mil cosas para aprender, para perfeccionar o para hacer. Si el tiempo de leer periódicos llenos de malas noticias o escuchar los noticieros los dedicas simplemente a estar contigo mismo, a respirar, a contemplar el mar, el cielo o los árboles, habrás ganado unos minutos de paz. Pruébalo, será como unas vacaciones mentales.

Feng Shui y espiritualidad


2010
06.27

   El Feng Shui se ocupa de armonizar las energías de nuestra casa o de nuestro lugar de trabajo, pero para que el equilibrio sea total debemos mirarnos también hacia adentro. Aprender a conocerse a uno mismo, a quererse y desarrollarnos como personas es también un reto que merece la pena asumir. 

  ¿Cómo conseguirlo? Hay muchas formas de reencontrarse con la propia esencia y ninguna de ellas es instantánea ni demasiado fácil. Podemos acercarnos a disciplinas milenarias como el yoga, el tai chi, empezar a preferir la comida natural, aprender a respirar profundamente, practicar meditación, vivir con más consciencia de la naturaleza y del propio espíritu… en fin, hay mil formas de crecer por dentro y de alcanzar el equilibrio, pero todas ellas exigen cierto grado de compromiso y de esfuerzo.

   En el Feng Shui la práctica no es difícil, no requiere grandes inversiones económicas, no hace falta profesar religión o creencia alguna y, además, suele resultar de lo más divertido. Para llenar nuestro hogar —o nuestra oficina— de las mejores energías haremos uso de unas cuantas herramientas.

  1. Una brújula.
  2. Un plano de nuestra vivienda.
  3. Conocimiento de los cinco elementos de la tradición china.
  4. Un mapa Bagua.
  5. Ganas de hacer ciertos cambios.
  6. Deseo de abrir nuestra vida a nuevas oportunidades.
  7. Valentía para deshacernos de algunas cosas.

   El proceso no será traumático, bien al contrario, suele resultar liberador. Y los resultados acaban por hacerse notar. Unas veces es casi de forma inmediata y otras veces tardan meses en afianzarse, pero el Feng Shui siempre aporta novedades interesantes a una vida estancada en cualquiera de sus aspectos.