Posts Tagged ‘flechas envenenadas’

Caso práctico: un pasillo muy largo


2012
03.14

   Hace unas semanas recibí esta consulta de una seguidora del Blog llamada Bonny: “Hola, buenas tardes. Felicitándote por tan buenos consejos, quisiera saber cómo lograr la buena circulación de energía en un pasillo que va a dar a la recámara principal”.

   En muchas casas, especialmente las que se construían en el siglo XIX, es un pasillo largo y estrecho, sin ventanas, el que se encarga de comunicar todas las estancias. Cuanto más grande es la casa, más largo suele ser el pasillo. Personalmente, siempre he rechazado vivir en casas con pasillos largos y estrechos, por una cuestión estética y porque la energía que se respira en estas estancias me resulta un poquito lúgubre.

   Aunque la mía es una postura de gusto personal, lo cierto es que miles de personas viven en casas con largos pasillos y por eso he querido responder a Bonny a través de un artículo completo sobre el tema que pueda beneficiar también a otros lectores en la misma situación.

   En el Feng Shui los pasillos largos y estrechos tienen el mismo problema que las escaleras: son vías de flujo del Chi (energía vital) donde éste se precipita de forma rápida y nefasta. El pasillo, que suele ser una estancia que tenemos tendencia a descuidar decorativamente, se comporta como una pista de atletismo: la energía que entra por la puerta principal atraviesa el pasillo a gran velocidad, precipitándose contra la pared o la puerta que encuentra al otro extremo. Así, no tiene la oportunidad de nutrir energéticamente la casa.

   A veces incluso el pasillo puede ser tan estrecho y oscuro que la energía no consigue pasar, se atasca y se estanca, creando un aliento negativo para nuestra casa porque desde él la energía se desvía hacia el resto de las habitaciones ya degradada. En el caso de Bonny, el pasillo acaba en la recámara principal, por lo que esta estancia tan importante puede acabar recibiendo una energía empobrecida tras pasar por el pasillo.

   La primera idea fundamental es iluminar bien. Un pasillo largo y oscuro resulta siniestro. Bien iluminado y pintado con colores yang, claros y alegres, puede mejorar sustancialmente su espíritu. Los colores que tienen más capacidad para reflejar la luz son el amarillo claro, el azul claro y el blanco.

   La segunda idea es colocar un gran espejo en una sola de las paredes que amplíe visualmente el espacio y multiplique la luz. Algún cuadro luminoso y alegre también hará un efecto saneador de esta zona.

   Si el pasillo es extremadamente largo podemos recurrir a colgar del techo pequeñas esferas de cristal facetado. Bastará una cada tres metros y suspendida del techo a unos centímetros para que no molesten. Ellas se encargarán de reflejar la luz, lanzando destellos que animan al Chi, elevándolo.

   Resulta conveniente dividir visualmente en varias secciones más cortas un pasillo demasiado largo. Por ejemplo, tres alfombras diferentes separadas, conjuntos de cuadros separados por tramos de pared libre, lámparas colocadas de forma regular cada equis metros… estos trucos darán la sensación de que el pasillo se acorta y los distintos elementos que introducimos provocan que el Chi vaya frenando su velocidad, alimentando energéticamente el espacio a un ritmo saludable.

   Si el pasillo es suficientemente ancho, es buena idea colocar algún pequeño mueble, como una consola, una librería o una columna con una planta (siempre que haya luz natural) o una escultura. Un sencillo estante con varios objetos bonitos ejercerán el mismo efecto: hará que el Chi se “entretenga” al recorrer la zona y no se convierta en una flecha rápida incapaz de alimentar energéticamente la casa.

   Cuando el espacio es insuficiente y resulta completamente imposible colocar nada, podemos recurrir a la decoración de las paredes: el papel pintado ofrece infinitas posibilidades de añadir vida, color y diseño a un pasillo. En pasillos de techo muy alto es útil colocar un zócalo de madera, unas molduras decorativas o simplemente pintado de un color diferente, para “bajar” visulamente el techo demasiado alto. Pintar el resto de la pared de otro color o empapelarla eligiendo bonitos diseños convertirá un pasillo aburrido en un lugar mucho más interesante. Tanto para las personas como para el Chi.

   Otras ideas creativas pueden ser:

- colocar pequeños arcos en el techo que aporten un toque decorativo clásico y elegante

- colocar cortinas de flecos o cuentas dividiendo en dos un pasillo demasiado largo

- utilizar una llamativa lámpara en el centro del pasillo para llamar la atención

- pintar el techo de un color distinto para elevar la energía

- pintar o decorar la puerta al final del pasillo para darle personalidad propia 

   Si observamos que el aire que se respira en cualquier rincón de la casa está rancio, podemos recurrir a una “limpieza” con incienso o con sonidos (basta hacer sonar una campana, una pandereta o poner música con bastante volumen) para revitalizar la energía de la zona. Limpiar en el sentido tradicional también es necesario siempre, porque allí donde se acumulan el polvo y la suciedad, el Chi se estanca y se pudre. Cuando la energía se haya revitalizado, colocaremos un objeto bonito o un cuadro alegre y pondremos suficiente luz. Inmediatamente el rincón renacerá.

Permite que el Chi se mueva libremente


2011
10.03

   Como seguramente sabes, el Chi (o Qi) es uno de los conceptos clave para comprender todo el pensamiento tradicional chino, incluyendo el arte del Feng Shui. El Chi es la energía primordial que mueve el mundo, que da vida y permite que todo exista. No es algo fácil de entender para nuestra mente occidental, pero en oriente es algo que se acepta desde hace milenios, tanto en China y Japón como en India y otras culturas ancestrales.

   En la práctica del Feng Shui de nuestro hogar debemos prestar especial atención tanto a la calidad del Chi que respiramos como al movimiento que éste describe en el interior de la casa.

   Verás, el Chi (llámalo energía si te resulta más fácil) penetra en casa principalmente por la puerta de entrada y también por las ventanas. Cada persona que entra en la vivienda aporta también su propio Chi. En esencia, el Chi se desplaza en movimientos circulares, de forma parecida a como lo hace el viento y el agua.

   Si garantizamos que el Chi describa esta clase de movimientos ondulantes y tranquilos, con libertad, la atmósfera de nuestra casa será inmejorable y también lo serán nuestras perspectivas de futuro. ¿Cómo hacerlo? Sigue estas sencillas pautas para mejorar la circulación del Chi:

  • Despeja el espacio, no coloques muebles grandes y pesados que obstruyan el paso
  • Evita la acumulación de trastos
  • No dejes la basura a la vista
  • Evita dejar a la vista tareas pendientes (papeleo, facturas…)
  • Abre cada día todas las puertas y ventanas durante un rato para que el Chi se renueve con aire fresco
  • Una vez al año organiza una exhaustiva limpieza general
  • Ocúpate de limpiar también los textiles, grandes acumulares de Chi (alfombras, cortinas, colchones, cojines…)
  • Deja siempre la puerta del cuarto de baño cerrada
  • Elige muebles y objetos de líneas redondeadas, sin cantos afilados
  • Detecta las “flechas envenenadas” y corrige en la medida de lo posible sus efectos negativos

   Uno de los problemas más habituales que encontramos con el Chi es que éste tiende a acelerarse y convertirse en energía negativa cuando se dan estas circunstancias:

  • Un pasillo demasiado largo, oscuro y estrecho
  • Las escaleras, especialmente las de caracol
  • Cuando hay una puerta enfrentada a otra
  • Cuando hay una puerta enfrentada a una ventana

   En estos casos hay que evitar que el Chi se precipite a toda velocidad. ¿Cómo conseguirlo? Colocando objetos que “distraigan” al Chi y le obliguen a ir más despacio, preferiblemente en línea curva. Para ello podemos utilizar, en función del espacio disponible:

  • Alfombras
  • Plantas
  • Cuadros
  • Móviles de metal
  • Cortinas de flecos
  • Esculturas
  • Pequeños muebles y objetos decorativos

El mejor lugar para las fotos familiares


2011
08.16

    Cuando ponemos en práctica el Feng Shui debemos tener en cuenta multitud de detalles, porque al estudiar las energías que fluyen por nuestra casa empezamos a ser conscientes de cómo estamos nosotros y nuestras cosas expuestos a esas energías.

   Una de las cuestiones que suelen pasarse por alto son las fotografías familiares, aquellas imágenes que nos traen gratos recuerdos o que conservan la memoria de quienes, por cualquier motivo, ya no están a nuestro lado. Las fotografías de nuestros seres queridos conservan una buena carga energética de las personas a las que representan y creo que por eso debemos cuidarlas especialmente.

   ¿Qué ocurre? Que habitualmente colocamos las imágenes en los lugares que nos parecen más bonitos o allí donde podemos contemplarlas mejor. Pero es posible que el lugar elegido para colocarlas no sea el más idóneo desde el punto de vista del Feng Shui.

   El Feng Shui del Bagua suele recomendar que situemos las imágenes familiares en la zona Este de la vivienda, porque ese sector, con su energía de crecimiento, representa a la familia y especialmente a los antepasados. Éste será, pues, un buen lugar para colgar las fotos familiares, siempre que se respeten unos cuantos requisitos.

   Durante este año 2011, por ejemplo, no conviene mover la energía del Este, porque allí se encuentra el delicado Gran Duque Júpiter, al que no le gusta que se hagan obras, ruidos ni movimientos bruscos en su presencia. Dejemos pues hasta el año próximo la idea de cambiar cualquier cosa en el Este de casa.

   Pero tengamos en cuenta además otras cuestiones referentes a la energía.

   -No debemos colocar fotografías familiares frente a la puerta del cuarto de baño porque simbólicamente estaremos enviando a las personas que salen en la imagen constantemente energía procedente del aseo. Tampoco es bueno situar estas imágenes justo debajo del lugar donde hay un baño en el piso superior, pues también “filtra” su energía hacia abajo.

   -No debemos colocar fotos familiares justo enfrente de la puerta principal, porque también la imagen se verá expuesta a la continua entrada de energías extrañas, que pueden ser en ocasiones poco favorables.

   -Lo mismo ocurre en el lugar donde empieza una escalera. No es el lugar más adecuado para colocar las imágenes de la familia, porque la escalera precipita la energía hacia abajo y esa influencia (tipo “flecha envenenada”) caería continuamente sobre las personas que salen en la foto.

   -Olvídate de decorar el sótano, el trastero, el baño o sitios especialmente solitarios, oscuros y poco ventilados con fotos de la familia.

   -La pared donde termina un pasillo particularmente largo y estrecho tampoco es buena para colgar las fotos de la familia, porque los pasillos hacen que la energía se mueva en línea recta y a gran velocidad, de forma que serán nuestras queridas fotos las que reciban una energía nada favorable.

   -Debemos evitar que las fotos estén recibiendo en todo momento la pésima energía de alguna “flecha envenenada” que le apunte directamente, como una viga, una esquina afilada de un mueble o cosas por el estilo.

   -El comedor suele ser un lugar adecuado para colocar nuestras fotos familiares, porque simbólicamente estaremos invitando a nuestros seres queridos representados en ellas a participar de las celebraciones y los momentos más importantes de nuestra vida.

   En general debemos pensar en las imágenes de nuestros seres más queridos como en ellos mismos y colocaremos sus fotos en lugares relevantes, donde reciban el respeto y la energía que merecen. Por lo demás, también debemos cuidar que el marco esté en perfectas condiciones, así como el cristal que cubre la fotografía. Elijamos siempre fotos donde nuestros familiares se vean guapos, sanos y rebosantes de felicidad. Y cuando algún familiar deje de traernos buenos recuerdos y excelentes emociones, saquemos su retrato de nuestra casa y cambiémoslo por el de otra persona que nos haga sentir mejor.

¿Aprovechar lo bueno o evitar lo malo?


2011
06.26

   En la práctica del Feng Shui es habitual recibir consejos que nos recomiendan aprovechar nuestras mejores energías y otros que nos indican cómo evitar las influencias negativas. Muchas veces, en la vida real, es imposible hacer las dos cosas (por cuestiones de espacio, ubicación de muebles, orientación o forma de la casa), así que nos preguntamos qué es preferible: ¿aprovechar lo bueno o limitarnos a evitar lo malo?

   Lo ideal sería poder analizar cada casa, una por una, y a cada uno de sus habitantes para poder ofrecer una respuesta óptima y personalizada para cada persona. Pero en el espacio limitado de un Blog estamos obligados a generalizar. Así que mi recomendación es que primero evitemos lo negativo y después, si se puede, aprovechemos lo positivo.

   Voy a poner un ejemplo comparando el Feng  Shui con la alimentación. Imaginemos que eres alérgico al marisco (por ejemplo) y el médico te recomienda que evites comer este tipo de alimentos por las consecuencias negativas para tu salud que podrían tener. Pero al mismo tiempo te aconseja que comas mucha fruta, porque necesitas vitaminas. Es evidente que lo ideal sería hacer las dos cosas y seguir estrictamente los dos consejos: evitar el marisco y aprovechar las vitaminas de la fruta. Porque si te limitas a seguir uno sólo de los consejos te quedas a medias. Y en ese caso ¿qué es preferible? ¿evitar lo negativo o aprovechar lo positivo? Está claro que lo más importante es primero evitar lo negativo. Si sigues comiendo marisco te enfermarás, aunque al mismo tiempo estés comiendo mucha fruta. En cambio, si dejas de comer marisco evitarás la enfermedad, aunque tu salud no será óptima si no comes fruta.

   Es sólo un símil, pero creo que sirve para ilustrar cuáles pueden ser las consecuencias de seguir un consejo y no el otro. En el Feng Shui primero debemos localizar los “puntos negros” energéticos de nuestra casa. Suelen ser las “flechas envenenadas” que nos apuntan directamente mientras dormimos, comemos o trabajamos; las fugas de agua; los desperfectos o cosas rotas que nos rodean; los símbolos, colores o formas que nos resultan agresivas o desagradables; los focos de suciedad, amontonamiento y trastos viejos, inútiles o rotos; los rincones oscuros; los pasillos excesivamente largos; los techos inclinados; las escaleras demasiado empinadas;  la falta de luz y de ventilación…

   Fijémonos en la sala de estar de la imagen que ilustra este Post. Sin duda es una estancia agradable y bien decorada. Resulta atractiva y acogedora. Pero… ¿no es demasiado grande, alto y pesado el armario? ¿No están recibiendo las personas que se sientan en ese sofá la energía negativa que emite esa forma puntiaguda del techo? ¿No contribuye la barandilla de la escalera a producir más energía negativa? En Feng Shui debemos fijarnos en todos los detalles, aunque a primera vista una habitación nos parezca agradable y llena de luz y armonía. 

   Aunque no sea la tarea más ilusionante, es preciso empezar por solucionar todos esos problemas energéticos que detectamos a nuestro alrededor.  Busquemos también cuáles son nuestras direcciones favorables y desfavorables para saber si nuestra cama, el sofá y nuestro escritorio están correctamente colocados.

   Si solamente hiciéramos esto, solucionar todo lo que está mal en nuestra casa o lugar de trabajo, ya tendríamos una magnífica respuesta, porque dejaríamos de estar expuestos a la constante influencia de la energía negativa que ahora mismo nos ataca día tras día sin que apenas nos demos cuenta.

   Luego, por supuesto, sería perfecto atender al aprovechamiento de nuestras mejores direcciones, colores más afines, formas adecuadas, y cualquier elemento que nos ayude a mejorar la energía que nos rodea.

   Al nivel más avanzado, podríamos encargar un estudio personalizado de Feng Shui a un profesional para que determinara exactamente el mapa de las “estrellas voladoras” de nuestra casa, porque ahí se encuentra la clave de la mayoría de los problemas que podamos tener (o al menos de los más graves). Pero eso es trabajo para un experto que sólo puede hacerse a nivel individual. Y no resulta barato.

Evita las ‘flechas envenenadas’


2011
05.11

     En la tradición china, las aspiraciones más importantes para una persona o familia se resumen en longevidad, riqueza e hijos varones. Modernamente, ésta última ya ha perdido fuerza, pero sí continúan deseándose para uno mismo y para los demás una larga vida llena de salud y, naturalmente, riqueza para disfrutarla.

   Por eso el Feng Shui se ocupa generosamente de las medidas para garantizar la enería de la riqueza en cada casa y, al mismo tiempo, posee un arsenal de remedios y consejos para cuidar la salud de sus habitantes, para garantizar una vida larga y feliz.

   Como no hay forma de gozar de la riqueza sin tener buena salud, hoy quiero traer algunas reflexiones acerca del Feng Shui para proteger nuestro organismo de las malas vibraciones.

   Existen a nuestro alrededor infinidad de influencias negativas para la salud. Muchas de ellas son inevitables y la mayoría, invisibles. Para complicarlo todavía más, casi siempre los efectos perniciosos de estas energías no se perciben de inmediato, sino a largo plazo, lo que las hace más difíciles de detectar y combatir.

   Así, las vibraciones energéticas que nos llegan desde las profundidades de la tierra sólo son detectables a través de sofisticados aparatos de medición o bien contando con la sabiduría de un experto zahorí. Para la mayoría de las personas, estas posibilidades están fuera de su alcance.

   Otro tanto ocurre con la energía enferma que emiten los aparatos electrónicos y antenas que nos rodean. Aunque su influencia es sutil, con el paso de los años estar expuesto a estas radiaciones puede llegar a causar problemas de salud.

   Mucho más clara es la forma en que nos influyen lo que la tradición del Feng Shui llama “flechas envenenadas”, que son todas las estructuras puntiagudas, en esquina o afiladas que nos apuntan mientras dormimos, trabajamos, comemos o miramos la televisión. Por desgracia, el diseño moderno está enamorado de este tipo de formas y proliferan por todas partes: en las estructuras de las casas, en los muebles y en los adornos que nos rodean.

   En algunos ambientes rústicos, es habitual encontrar la estructura de vigas del tejado a la vista. Aunque antiguamente se cubrían con un falso techo para evitar su influencia energética agresiva, desde hace unos años se reivindican como muestra de lo admirable de la arquitectura rural.

   A muchas personas les encanta este tipo de estructuras e instalan bajo las vigas del techo su dormitorio. Para el Feng Shui es una pésima decisión porque estas vigas vistas están emitiendo permanentemente energía negativa hacia abajo. Y si pasas debajo ocho horas todos los días mientras duermes, pues es casi seguro que esa energía acabará afectándote en la salud, en el estado de ánimo y en la vida.

   ¿Soluciones? Lo primero que debemos intentar es desplazar la cama hasta colocarla fuera de la influencia de las vigas. La solución más efectiva y radical consiste en colocar un techo falso que oculte esas vigas de la vista. Pero en algunas viviendas esto no es posible y también hay gente que, como he dicho, disfruta de esta clase de decoración, por lo que no está dispuesta a eliminarla.

   Para ellos una solución intermedia es utilizar una cama con dosel o colocar una gran mosquitera alrededor de su cama. De esta forma, la tela ejercerá de barrera de protección desviando la energía de las vigas para que afecten a la persona que duerme allí.

   Cuando por falta de espacio es imposible colocar nada entre las vigas y la cama, la tradición china recomienda hacer uso de unas flautas o cañas de bambú unidas con cinta roja, que se colocan en la viga en forma de V invertida. La explicación simbólica de este remedio sugiere que, al igual que una flauta es capaz de transformar el aire en música, será capaz de transformar en positiva la energía negativa que circula sobre tu cabeza.

Amy Michelena    Finalmente, se puede optar por pintar las vigas del mismo color que el techo para que su presencia pase más inadvertida y también sus efectos se mitiguen un poco. Personalmente encuentro este estilo mucho más elegante que el anterior, pero es cuestión de gustos.

   Busca a tu alrededor todas las estructuras que te estén amenazando energéticamente. Desde las vigas mencionadas, a las columnas cuadradas (las redondas no son tan perjudiciales), los estantes de las librerías, las esquinas de muebles… intenta desplazar tu sitio para que no estés recibiendo directamente su influencia. A veces basta mover tu silla o tu cama unos centímetros para evitar la línea directa de la “flecha envenenada”.

   Hay otras muchas consideraciones a tener en cuenta para proteger la buena salud a través del Feng Shui, pero las iré tratando más adelante para no hacer más extenso este artículo.

Deja que la Luna te ayude


2011
04.11

Amy Michelena   Desde la Antigüedad, la presencia de la Luna ha intrigado al ser humano (a los animales también), que ha asociado el satélite a toda clase de conceptos, desde el romanticismo y los cuentos de terror hasta los embarazos y partos. Habrá quien crea que todo esto no son más que supersticiones y tonterías, pero lo cierto es que la Luna nos influye a distintos niveles.

   De ella dependen los movimientos del agua, tanto de los océanos (creando las mareas), como de nuestro propio cuerpo (recuerda que eres agua en un 70% y tu cerebro contiene un 90% de agua); así como la menstruación femenina y está directamente relacionada con los embarazos, los partos y las cosechas agrícolas.

   Así que no está de más conocer a fondo qué significado oculto está detrás de cada una de las fases lunares, porque de su energía (menguante, creciente, llena o nueva) dependerá que algunas de nuestras actividades tengan éxito o languidezcan hasta desaparecer.

   Vamos allá. Como sabes, el ciclo lunar dura aproximadamente 28 días (o 29), dividido en cuatro fases consecutivas de unos 7 días de duración. Analizaremos todas ellas.

  • Luna nueva. Cuando no somos capaces de ver la Luna con el cielo despejado es porque la Tierra se ha colocado entre ésta y el Sol, de forma que proyecta su sombra en el satélite y parece esfumarse. Simbólicamente se considera el comienzo del ciclo lunar. Y por eso es una etapa excelente para los inicios de cualquier tipo de proyecto, siempre que deseemos que ese proyecto vaya a más con el tiempo, que haya crecimiento. Es el momento de abonar la tierra, de sentar las bases de los proyectos, de planificar lo que queremos poner en marcha. Pero no tanto para la acción, porque éste es tiempo de reflexión, de toma de conciencia.
  • Luna creciente. Siete días después la Luna empieza su fase creciente, es el momento de materializar todo eso que habíamos planificado. Todo lo que pongas en marcha en estos siete días tenderá a crecer, tanto si son negocios como relaciones o cambios en tu vida. Por eso es la peor época para comenzar una dieta o para depilarse. En la tierra es el momento de sembrar y plantar.
  • Luna llena. Es la culminación de las fases lunares. En este momento la Luna aparece en todo su esplendor, plena, redonda y brillante, seduciendo la imaginación de los poetas. Simbólicamente también representa la culminación de un período o de un viaje personal. Nuestros proyectos ya ofrecen resultados, las plantas han crecido en la tierra y dan sus frutos. A nivel personal es una época de comunicación y vida social, las relaciones se tornan más fáciles, hay más disposición a buscar y encontrar pareja.
  • Luna menguante. El siguiente ciclo natural tiende hacia abajo. Tenemos aquí una energía descendente, que marca el momento perfecto para hacer balance. No es buena época para emprender proyectos que deseamos que crezcan. Al contrario, lo que hagamos ahora tenderá a menguar, a ir desapareciendo con el tiempo. Así que es el momento perfecto para iniciar una dieta de adelgazamiento (los kilos de sobra tenderán a desaparecer) y también para terminar las relaciones, trabajos o actividades que no nos aportan satisfacciones. En la tierra, es el momento adecuado para realizar las podas, porque las plantas tienden a recoger hacia el interior su propia energía y la poda les duele menos. A nivel personal podemos elegir estos siete días para darnos un respiro, descansar y abandonarnos al ‘dolce far niente’ (no hacer nada).

   Conociendo estas pautas naturales estaremos mejor preparados para elegir la fecha más adecuada según sea nuestro proyecto. Ahora sólo nos queda acostumbrarnos a mirar el cielo todos los días. Es un espectáculo impresionante y hermoso, así que ¡bienvenido!

Estrellas voladoras abril 2011


2011
04.06
amy michelena   Como cada vez que comienza un nuevo mes en el calendario chino, vamos a analizar cómo estarán las energías movedizas durante las próximas semanas. Cualquiera que se haya adentrado en el universo de las llamadas “estrellas voladoras” del Feng Shui, sabe que lo más importante es determinar qué estrellas o energías rigen en cada rincón de su casa.
 
 

   Después vienen en importancia las estrellas anuales, es decir, aquellas energías que permanecerán durante todo el año como visitantes. En el gráfico, estas estrellas anuales se sitúan a la izquierda. Y finalmente tenemos la influencia de las estrellas mensuales, que solamente pasan por nuestro lado durante cuatro semanas. En el gráfico aparecen señaladas a la derecha.
 
   Por eso este tipo de análisis de las estrellas mensuales solamente tiene una importancia relativa, puesto que la energía de nuestra casa estará básicamente determinada por las estrellas permanentes. Pese a ello, nunca está de más conocer qué energías nos visitan cada mes para poder hacer frente a las más negativas y aprovechar las más positivas. Vamos a ello.
 

Nota: en el gráfico he colocado las direcciones cardinales en su lugar tradicional en Occidente, es decir, con el Norte arriba. La tradición oriental coloca habitualmente el Sur arriba, pero yo creo que nosotros, los occidentales, “vemos” mejor las cosas a nuestra manera.

   Varias combinaciones de estrellas delicadas este mes. En el Norte de la casa tendremos la visita de la estrella mensual 2, que trae enfermedades. Como estrella anual teníamos a la 3, así que entre las dos pueden favorecer la aparición de enfermedades, peleas y pleitos. Podemos añadir algo de metal u objetos de color blanco o gris, plateados o dorados para compensar a la estrella 2.

   Al Sureste (zona de la riqueza) llega este mes la estrella 5, también portadora de enfermedades, así que ¡cuidado! Será bueno colocar también aquí algún objeto de metal, o bien de forma redonda. No pasemos demasiado tiempo allí.

   El Este de la casa tampoco registra una combinación positiva, pues tiene como estrella anual la 5 y recibe la visita de la 4, por lo que seguiremos aplicando curas de Metal (objetos blancos o metalizados) para suavizar la influencia de ese 5 maléfico.

   En el Sur está instalada la estrella anual 2 y este mes recibe la visita de la 1, pero no conseguirá mejorar las cosas. No es un buen lugar para pasar mucho tiempo, puede acarrear enfermedades, así que pondremos algo de Metal allí.

   El centro de la vivienda estará ocupado durante este mes por dos estrellas de Metal, lo que puede invitar a la riqueza, pero también a las peleas o enfrentamientos, por lo que deberemos aplicar algo de elemento Agua para “diluir” esta presión. Serán buenos objetos de color azul o negro.

   El Suroeste tendrá este mes una combinación de mucha madera, porque a la estrella anual 4 (energía de Madera) se une la estrella mensual 3 (energía de Madera), lo que podría traducirse en un aumento de las tensiones que conducen a discusiones, peleas o pleitos, que puede afectar especialmente a las mujeres (el Suroeste es el lugar de las mujeres) o a los asuntos de pareja. Podríamos añadir algún detalle de Fuego (algo rojo, unas velas) para “quemar” un poquito tanta madera.

   En el Noroeste encontramos una combinación más alegre, la que forman la estrella anual 8 (benéfica) y la visitante 7. Ambas forman la posibilidad de recibir buenas noticias en asuntos de dinero o sentimentales. Reforcemos esta idea añadiendo algo de elemento Fuego (algo rojo, unas velas).

   En el Noreste también pueden registrarse acontecimientos positivos, porque a la estrella anual 1 (positiva) le visita la estrella mensual 9 (que viene a reforzar la influencia de la anterior), por lo que pueden suceder cosas buenas en el terreno de los estudios o la carrera profesional.

   Y finalmente la mejor de las orientaciones durante este mes: el Oeste. Allí tenemos la estrella anual 9 y la visita mensual de la 8, lo que intensifica el carácter benévolo de ésta última. Así que no descartemos cualquier clase de acontecimiento feliz si tenemos en el Oeste la puerta de entrada o el dormitorio. Podemos pasar en esta zona todo el tiempo que deseemos, porque nos estaremos alimentando de la mejor de las energías.

Cómo se presenta este nuevo mes


2011
04.05

Amy Michelena   Aunque parece mentira, el tiempo vuela y ya estamos de nuevo estrenando mes en el calendario chino y éste viene con un nombre muy bonito: el mes del Dragón de Agua. Y a pesar de este poético nombre también viene cargado de días complicados. He elaborado el calendario con el siguiente código:

En rojo: días negativos que es mejor no utilizar para cosas importantes

En verde: días positivos

En blanco: días  neutrales

En naranaja: día negativo, aunque menos que el rojo.

   Como ves, este mes viene bastante escorado hacia la energía negativa, porque hay nada menos que 14 días de energías no muy buenas. Debo subrayar como especialmente negativos los días 7, 9, 12 13, 24 y 25 de abril, además del 5 de mayo.

   En cuanto a días positivos, tendremos también unos cuantos (9 en total) y los mejores serán el 15 y el 27 de abril, fechas señaladas con un augurio de éxito en cualquier actividad que se emprenda. Así que si tienes que fijar una fecha para una cita romántica, un examen o una entrevista de trabajo, éstas serán las mejores.

   Si debes elegir una fecha para cualquier cosa importante y resulta imposible hacerlo en los días señalados en verde, es mejor elegir un día neutral, señalado en blanco, porque las energías de esas jornadas no entorpecerán el progreso de tus empresas. Evita, en lo posible, los días rojos.

Las Tres Muertes


2011
03.14

   He recibido una consulta de una lectora preocupada por eso que en Feng Shui llamamos “las Tres Muertes” y he creído oportuno dejar aquí un post sobre el tema porque creo que puede servir para tranquilizar a  más personas.

   Como sabes, cada año recibe el nombre y la influencia de un signo del zodíaco chino y este año es Conejo. El elemento intrínseco de este signo es la Madera (aunque este año sea Conejo de Metal). Las Tres Muertes se refieren a los signos del zodíaco cuyo elemento es el opuesto al elemento regente del signo del año.

  Realmente resulta más difícil explicarlo que entenderlo. Si el elemento del signo del año es la Madera, tendremos que buscar su elemento opuesto: el Metal. Pues bien, hay tres signos del zodíaco chino cuyo elemento intrínseco es el Metal: mono, gallo y perro. Buscaremos entonces en qué lugar se ubican estos tres signos: el Oeste.

   Así que las Tres Muertes este año se sitúan en el Oeste de la casa. Viene a ser algo así como la contrapartida del Gran Duque, que se coloca en el Este.

   Resulta obvio que el lugar donde están las Tres Muertes posee energía negativa que es necesario combatir o suavizar. Lo mejor es hacer poco ruido allí, nada de obras o remodelaciones y evitar la zona en lo posible. Al contrrario de lo que sucede con el Gran Duque, a las Tres Muertes es mejor mirarlas de frente, no darles la espalda.

   Por eso se recomienda colocar los muebles de forma que nunca le demos la espalda a las Tres Muertes. Si es necesario girar un poco el sofá del salón, la silla donde comemos o la almohada de nuestra cama, será positivo hacerlo.

   El otro remedio para suavizar el efecto negativo de las Tres Muertes (no es tan fuerte como parece por lo siniestro del nombre) es completar el ciclo creativo de los cinco elementos con el elemento que falta entre los dos opuestos. En el caso de este año 2011, tenemos la Madera (del Conejo) y el Metal de sus signos opuestos (Mono, Gallo y Perro), así que deberíamos añadir algo de elemento Agua en el Oeste, para armonizar las relaciones entre los elementos en discordia.

   Recordemos aquí que en el ciclo creativo (positivo) de los cinco elementos, el Metal genera Agua y el Agua genera Madera, así que de esta forma completamos el ciclo.

¿Qué hay sobre tu cabeza?


2011
02.19

   En cuestiones decorativas el gusto personal es lo que cuenta. Cada uno se siente cómodo en un entorno diferente y para gustos se inventaron los colores. Sin embargo, todos sabemos que las formas, los colores, la música y los materiales que nos rodean (las personas también, claro) emiten una serie de vibraciones que pueden afectarnos en gran medida. Para bien y para mal. Porque esas vibraciones determinan la calidad de la energía que nos envuelve.

   Por eso el Feng Shui cataloga todas las cosas en yin y yang y las encuadra en alguno de los cinco elementos, para saber con certeza de qué forma esa cosa en particular (un mueble, un cuadro, un color, un objeto decorativo…) nos está afectando y así saber si nos conviene tenerla cerca o no.

   La teoría de los Cinco Elementos y todas sus interrelaciones es seguramente una de las lecciones más importantes que podemos aprender en relación al Feng Shui y a la construcción de la atmósfera de nuestra casa.

   Pero detrás de eso existen otras sombras que también conviene tener en cuenta. Son quizá aún más sutiles y sólo las vemos cuando alguien nos las señala, llamando nuestra atención sobre ellas. ¿De qué estoy hablando? De la simbología, del significado oculto detrás de cosas aparentemente inocentes.

 

   Hoy he querido traer dos ejemplos muy notables sobre esto. Se trata de dos dormitorios matrimoniales decorados al gusto personal de los habitantes de la casa. Es probable que un ojo poco atento sólo sea capaz de ver si el estilo le gusta o no.

   Seguramente un decorador apreciará la distribución de los muebles, la iluminación, la coordinación de los textiles y cosas por el estilo. De hecho, decorativamente estos dos dormitorios son muy correctos.

   Pero un aficionado o profesional del Feng Shui se llevará las manos a la cabeza de inmediato. Prácticamente no verá nada más que ese amenazador elefante sobre la cama del primer ejemplo (por no hablar del frente del armario lleno de espejos) y esos terroríficos espejos afilados apuntando directamente a cada almohada en el segundo ejemplo. ¿No te ha ocurrido a ti al ver estas imágenes?

   No conozco a las personas que vivían en estas casas, pero estoy segura de que su matrimonio no fue feliz. ¿Qué relación de pareja podría superar con buena nota una noche tras otra, durante años, ocho horas seguidas, recibiendo esa energía “asesina”?

   Con este post te invito a que repases tu casa, pared a pared, rincón a rincón, buscando cada objeto, cada cuadro, cada adorno. ¿Qué te transmiten? ¿Te rodeas de cosas hermosas que te traen magníficos recuerdos y te hacen sonreír? ¿O soportas a tu alrededor armas, imágenes que emiten energía de violencia, de dolor o de soledad?