Posts Tagged ‘Halloween’

¿Te arrepientes de algo?


2013
10.25

En estos días estamos entrando de lleno en una nueva estación (hacia el verano en el hemisferio sur y hacia el invierno en el norte) y el cambio de horarios, de clima y muchas veces de rutinas nos empuja a meditar sobre nuestra propia vida. Dentro de unos días se celebrará la fiesta de Halloween y el Día de los Difuntos, que viene a recordarnos a los que ya no están a nuestro lado. Es un buen momento, pues, para plantearnos nuevamente qué estamos haciendo con nuestra vida.

No se trata de promover la crítica despiadada ni de entristecernos por todas las oportunidades perdidas o las cosas que se quedaron sin hacer, sino al contrario, de mirar atrás para superar el pasado, pensar en nuestro presente, analizar qué cosas estamos haciendo bien y cuáles pueden mejorar y afrontar el futuro con la cabeza bien cargada de planes, ideas y objetivos que alcanzar.

Para emprender esta tarea hoy te traigo una información que creo que puede servir como punto de partida. Se trata de la investigación llevada a cabo por la autora australiana Bronnie Ware, que después de trabajar durante años con personas moribundas, escribió un exitoso libro en el que relata los arrepentimientos más frecuentes cuando sabes que tu vida llega a su fin. Dejando de lado la tristeza que todo esto puede generar, lo interesante es saber qué tipo de pensamientos afloran cuando la muerte anda cerca. Porque ahora que todavía estamos bien vivos, podemos extraer de ello una lección muy valiosa.

Esta es la lista de las 5 cosas de las que más se arrepiente la mayoría de las personas:

1. Ojalá hubiese tenido el coraje para vivir una vida auténtica por mí mismo, no la vida que otros esperaban de mí. Hace falta una buena dosis de coraje para seguir nuestros sueños y anhelos. Mucha gente elige un camino que no desea para quedar bien con los demás, o simplemente porque cree que lo que quiere es irrealizable.

2. Ojalá no hubiese trabajado tanto. El trabajo puede darnos grandes satisfacciones personales y la sensación de que cumplimos logros, además de sostener nuestra economía personal y familiar. No obstante, demasiado trabajo nos aleja de nuestros seres queridos y de otras cosas que también son importantes para el desarrollo personal. La adicción al trabajo puede hacerte perder momentos importantes de la vida.

3. Me hubiese gustado expresar más y mejor mis sentimientos. En muchas ocasiones, nuestra educación nos impide expresar lo que realmente sentimos acerca de alguna situación o alguna persona. Aprender a expresar nuestras emociones en el momento correcto, puede ser una llave para evitar el arrepentimiento.

4. Lamento no haberme mantenido en contacto con mis amigos. Con todas las actividades que nos exige la vida moderna, es común que no tengamos tiempo para nuestros amigos. Es fundamental repartir nuestro tiempo de forma equilibrada para compartirlo con aquellos a los que queremos.  ¿A quién hace tiempo que no le hablas, qué amistades te gustaría recuperar?

5. Desearía haberme permitido ser más feliz. El terror al cambio es un miedo razonable, pues implica cierto riesgo y una serie de consecuencias inesperadas. Pero mientras ese miedo nos petrifique, no seremos capaces de avanzar y lograr nuestros objetivos. Todo cambio es un riesgo, pero sin cambios nunca habrá mejoras y perderemos oportunidades.

Halloween


2010
10.28

   Aunque hasta hace poco era una celebración completamente ajena al mundo latinoamericano y mediterráneo, la influencia del cine y la televisión norteamericanas ha convertido a Halloween en una fiesta más a incluir en el calendario, con su vertiente consumista, sus películas de miedo y las divertidas calabazas.

   Mayoritariamente disfrutada por niños y adolescentes de forma completamente pueril, la fiesta tiene profundas raíces, como casi todo lo que celebramos siguiendo un calendario que marcaron nuestros antepasados hace siglos (o milenios). Así que ¿qué se celebra exactamente en Halloween?

   La palabra deriva de la expresión inglesa All Hallow’s Eve, que significa Víspera de Todos los Santos, aunque esta denominación se colocó ya durante el cristianismo, porque el calendario cristiano solapó las más importantes celebraciones paganas disfrazándolas con nombres de santos o vírgenes. Con el paso de los siglos se olvidó el origen primitivo de aquella fiesta y se impuso la festividad cristiana: Navidad, Semana Santa, San Juan, Todos los Santos…

    El ser humano ha celebrado siempre lo mismo: LA VIDA.

   Así que cuando el otoño se precipita hacia el invierno y empieza a faltar la luz, los frutos escasean, el frío se impone y muchos animales parecen morir porque emprenden su hibernación, el ser humano primitivo se asusta, teme no ser capaz de superar esa etapa difícil en la que es complicado alimentarse, protegerse de las fieras y sobrevivir. El invierno simboliza el reino de la muerte, que terminará en primavera, cuando estalla de nuevo la vida.

   Es en esta época otoñal cuando surgen las calabazas, una fruta preciosa que posee una explosión de color naranja: el color del sol, de la pura energía, de la vida. Se impone inconscientemente como un símbolo de la esperanza del renacimiento de la naturaleza, de una primavera que llegará pronto llena de vida. Si le ponemos una vela dentro, la energía vivificante será todavía más poderosa.

   Hoy Halloween viene lleno de brujas, murciélagos, fantasmas y sustos, que no son más que las representaciones de lo que más miedo nos da y nos ha dado siempre: la muerte. Reírse con esta fiesta, llenar la noche de velas y calabazas, rodearse de amigos y disfrutar es una manera alegre y divertida de darle la espalda a ese “reino de la muerte” que es el invierno y esperar con serenidad una primavera que llegará antes de lo que pensamos.