Posts Tagged ‘limpieza energética’

Saca la mala energía de tu casa


2017
06.24

ventana luminosa

A veces nada más entrar en casa experimentamos la sensación de que allí no nos espera nada bueno. Cierta nota de tristeza, melancolía, cansancio… sentimientos que nos embargan sin explicación al respirar la atmósfera de nuestra propia casa. Quizá sea porque al llegar nos damos cuenta de que tenemos mucho trabajo por hacer -planchar, limpiar, recoger, ordenar…- o porque allí conviven con nosotros personas con las que mantenemos algún conflicto, o porque la decoración se ha quedado tan anticuada y oscura que nos deprime. Puede haber mil razones para que no nos guste llegar a casa, pero a veces basta con liberar las energías estancadas para conseguir que la luz y la alegría vuelvan a instalarse en nuestro hogar. Hoy te traigo unos sencillos tips para remover las energías viejas, basándome en un interesante artículo publicado por Lauren Smith, en la revista Elle Decor. Sigue alguno de estos pasos y ¡verás qué cambio!

1.- Abre todas las puertas y ventanas a la vez para crear una corriente de aire que penetre en todos los rincones de la casa. Hazlo incluso si afuera está lloviendo o hace mucho frío. Mientras el aire fresco corre, aprovecha para sacudir las almohadas y cojines y cambiar las sábanas de todas las camas.

2.- Quema un poco de incienso. Elige un aroma que te guste especialmente, que sea suave, y hazlo con precaución, sin exagerar. Tradicionalmente se le atribuyen al incienso propiedades relajantes, creando una atmósfera calmada y serena.

3.- Repasa muebles, estructuras y objetos de toda la casa para detectar qué está roto, qué necesita una mano de pintura o cuándo será preciso llamar a un profesional para que nos arregle algún problema más serio. Si encuentras cosas sencillas que puedes reparar tú mism@, no lo dudes, ponte manos a la obra.

4.- Pulveriza aceite esencial de naranja. El delicado aroma de esta fruta nos recuerda la frescura de su sabor, la luminosidad y energía de su vibrante color y las bondades de sus propiedades nutricionales. Así que pulverizar apenas unas gotas de este aceite en el aire de la casa añadirá un sutil toque de alegría.

Feng Shui dormitorio5.- Te habrás dado cuenta de que un pequeño sentimiento de euforia y bienestar te embarga cuando terminas de limpiar una estancia y revisas el resultado. Todo se ve más bonito y luminoso, pero además hay algo que no vemos: cuando limpiamos el polvo estamos arrancando capas y capas de energía negativa que se ha ido posando sobre nuestros muebles y objetos. Así que, ocúpate de mantener las superficies bien limpias y respirarás un ambiente mucho más animado.

6.- Quema salvia. Es una vieja receta de los nativos americanos: creen que el humo de la salvia es capaz de limpiar las energías más estancadas, aportando una nueva sensación de bienestar y ligereza en el aire. La tradición manda empezar por la puerta principal y recorrer toda la casa en el sentido de las agujas del reloj.

7.- Aprovecha el poder de las piedras. Dicen que la turmalina negra es capaz de disolver las energías negativas, mientras el cuarzo rosa transforma las energías más densas en otras positivas. Se recomienda colocarlas cerca de los aparatos electrónicos para contrarrestar sus posibles efectos nocivos.

8.- Pinta alguna pared de amarillo. Los profesionales de la decoración saben que este color aporta luminosidad, sensación de alegría y es capaz además de hacer que la habitación parezca más grande. Simbólicamente hablando, el amarillo está asociado al sol, a la inteligencia y a la felicidad. Así que ¿qué mejor color para darle una sacudida a la maltrecha energía de nuestra casa?

9.- Colocar un puñado de sal en las cuatro esquinas de cada habitación. Se dice que la sal tiene el poder de absorber las energías negativas. La recomendación es dejar ahí la sal durante 48 horas y después retirarla y tirarla a la basura.

10.- Cuando tengas que cambiar algún mueble u objeto decorativo, intenta optar por diseños redondeados en vez de puntiagudos y agresivos. ¿Se te ha roto un jarrón rectangular? Compra otro esférico. ¿Necesitas cambiar la mesa del comedor? Procura que la próxima sea redonda u ovalada. Este tipo de diseños garantiza que la energía se mueve de forma más armoniosa por tu casa.

11.- Pon espejos. Los espejos son grandes aliados de la decoración y también nos permiten mejorar la energía de nuestro hogar. ¿En qué sentido? Reflejan la luz, añaden interés visual y resultan hermosos. Asegúrate, eso sí, que no te ves reflejad@ en ellos partiendo tu cabeza. Colócalos a la altura adecuada para que te veas correctamente, sin cortes.

12.- Utiliza colores claros. Cuando nos sentimos decaídos y tristes tendemos a vestirnos de negro y quizá también nuestra casa esté llena de muebles, textiles y adornos oscuros que no hacen más que reflejar nuestro pésimo estado de ánimo. Cambia todo lo que puedas. Los colores claros y el blanco son capaces de darnos un abrazo de luminosidad que nos levantará el ánimo de inmediato.

13.- Protege puertas y ventanas para impedir que entren energías negativas. ¿Cómo hacerlo? Con esta sencilla receta: llena un recipiente con agua, zumo de limón, sal y vinagre blanco. Usa esta mezcla para limpiar los marcos y los pomos de todas las ventanas de la casa y también la puerta principal. Después, coloca un montoncito de sal frente a la puerta de entrada, en el exterior, y tápalo con un felpudo. Esto hará que las malas energías no deseen entrar.

Una breve ausencia y una meditación


2012
08.01

   Hola de nuevo, amig@ del Feng Shui! Como has visto, en los últimos meses he estado un poco ausente del Blog, porque sencillamente mis días sólo tienen 24 horas y no me alcanzan para atenderlo todo. Lo siento, porque sé que has estado echando de menos estos artículos sobre Feng Shui y crecimiento personal.

   La explicación es que en abril me lancé a la aventura de montar un pequeño negocio aquí, en mi ciudad, y me ha llevado más tiempo, energía y esfuerzo del que había calculado. Pero creo que la tienda (es un comercio de regalos y complementos) ya está en marcha y puedo empezar a sacar un poquito de tiempo para mis otros intereses.

   Así que hoy te traigo una meditación que he encontrado en un libro de Linda Howe y que creo que puede resultarte interesante. El libro (Cómo leer los registros akashicos) trata sobre la memoria del alma y, entre otras cuestiones espirituales, ofrece prácticas de meditación muy buenas. A continuación te la explico para que puedas ponerla en práctica cuando sientas que te invaden malas energías, cansancio, sensación de agobio o cosas por el estilo. Esta meditación se llama “El Pilar de Luz”:

   Siéntate con las plantas de los pues apoyadas en el suelo y con la espalda recta apoyada en el respaldo de la silla.

   Toma conciencia de tu propio cuerpo y del lugar en el que te encuentras.

    Frótate las manos y empieza a atraer energía desde el centro de la Tierra, imagina que va ascendiendo desde el núcleo del planeta y sube a través de tus pies para recorrer todo tu cuerpo como una corriente de energía hasta llegar al interior del cráneo, donde ejerce un poco de presión al chocar con tu cabeza.

   Sigue frotándote las manos hasta sentirlas energetizadas y calientes. En ese momento haremos una limpieza del aura, el campo energético que rodea nuestro cuerpo. Lo haremos cepillando simbólicamente con las manos todo el cuerpo, visualizando cómo se desprenden las vibraciones negativas que tenemos adheridas a la piel y también aquellas que flotan alrededor de nuestra aura.

   Envía esta energía negativa de vuelta a la Tierra, donde será procesada. Cuando termines esta limpieza del aura, apoya cómodamente las manos con las palmas hacia arriba sobre el regazo o sobre los brazos de la silla.

   Ahora debes tomar conciencia de una infinita, poderosa y amorosa fuente de luz que está siempre ahí, flotando en un punto situado a 45 centímetros por encima de tu cabeza. A medida que pienses en ella y la visualices, la luz se hará más intensa, hasta que empieza a desprender una especie de fina lluvia de gotitas de luz que va bañando tu cuerpo, por delante, por detrás y por ambos lados.

   Esta lluvia de luz pura limpiará todo resto de negatividad que haya podido quedar en ti.

   A medida que la luz va cayendo sobre todos los miembros de tu cuerpo, se acumula alrededor de tus pies y por debajo de éstos, creando una plataforma de energía positiva que te sostiene, y tú sientes cómo esa luz poderosa e infinita te da su apoyo.

   Después la luz empieza a llenar tu campo de energía, una especie de esfera de protección que se extiende a tu alrededor, a unos 45 centímetros de tu piel en todas direcciones. La luz llena ese espacio, subiendo desde los pies y los tobillos, las piernas y las rodillas, los muslos y caderas… hasta alcanzar todo tu cuerpo, hasta los hombros y la cabeza. Cuando tu campo de energía está completamente lleno de esta luz te sientes rodeado de protección, de energía positiva.

   Durante unos segundos no hagas nada, simplemente deja que esta luz poderosa haga su trabajo, llenándote de positividad, de salud, de energía y de alegría.

   Gracias a sus propiedades magnéticas, esta luz sacará de ti todo lo negativo, la enfermedad, el dolor, el rencor, la culpa, al angustia, el temor… todos los sentimientos y sensaciones negativas saldrán de ti y serán absorbidas por la luz. Todo aquello que ahora mismo está obstaculizando tu desarrollo y tus capacidades desaparecerá. Una grata sensación de paz te inunda.

   Y después, gracias a la naturaleza radiante de la luz, ella misma se irradiará dentro de ti llenado todo tu cuerpo, tu alma y tu mente. La luz te aporta de este modo todo lo que estás necesitando. Si necesitas paz, sentirás paz; si necesitas valor, obtendrás valor; si necesitas amor, te sentirás amad@…

   Abre tu mente y disfruta de este proceso. Contempla cómo estás obteniendo lo que necesitas después de haberte liberado de todo lo que te estorba. Tómate unos segundos para ello.

   Finalmente, sentirás que estás en un estado de equilibrio y de paz. Vuelve ahora a tener conciencia de tu propio cuerpo y del lugar en el que estás.

Limpieza ritual de Año Nuevo


2011
02.01

   Seguimos con los preparativos para el Año Nuevo chino que, como sabes, se celebra este jueves día 3 y dará paso al año del Conejo de Metal. Hoy te cuento sobre otro ritual que los chinos (también millones de personas en toda Asia que no son chinas) realizan en sus casas dos días antes de la llegada del nuevo año. Es decir, que este año debe hacerse los días 1 y 2 de febrero. Se trata de una limpieza ritual y también física.

   Todos somos conscientes del enorme poder de renovación que tienen las limpiezas. Basta contemplar la casa justo después de limpiar y parece que brilla más, que el aire está más puro y que todo lo que nos rodea es más bonito y más nuevo ¿verdad?

   Por eso culturas antiguas de todo el mundo realizan limpiezas como símbolo de renovación. La idea ritual es deshacerse de todo lo que sobra, de lo viejo, de lo feo, de lo enfermo y deteriorado. Y dar la bienvenida a nueva energía, fresca y saludable.

   Así que la tradición recomienda hacer una limpieza a fondo de la casa. No te quedes sólo en la superficie. Hay que limpiar también dentro de los armarios, en los cajones y en las habitaciones que apenas usamos. Aprovecha para inspeccionar las cosas que te rodean. Pregúntate ante cada objeto, cada cuadro, cada adorno: ¿me sigue gustando? ¿me trae buenos recuerdos? ¿lo adoro?

   Si obtienes respuestas de duda o directamente de rechazo, quítalo de ahí. No permitas que la costumbre o un compromiso te obliguen a mirar todos los días objetos que te traen malos recuerdos o que relacionas con experiencias desagradables. Todo lo que no es grato debe desaparecer de tu vista. Si no quieres deshacerte del objeto problemático, no lo hagas. Puedes guardarlo en un armario, simplemente para no verlo a todas horas.

   Las limpiezas de renovación se realizan siempre desde dentro hacia afuera, es decir, debes comenzar en la zona de la casa más alejada de la puerta de entrada e ir barriendo hacia la zona exterior. Con ese movimiento se representa que todo lo negativo, lo sucio, los desechos, son expulsados de nuestro hogar.

   Procura ser escrupulos@ en tu propio dormitorio y en tu despacho o mesa de trabajo, si lo tienes. Son los lugares que más te identifican y donde más tiempo pasas, así que te conviene empezar el año con la energía completamente nueva y reluciente en tu entorno más próximo.

   Para terminar, te diré que la costumbre en China es, una vez terminada la limpieza completa de la casa, guardar todas las escobas, el aspirador, todos los instrumentos de limpieza que hayas utilizado. No deberás volver a usarlos hasta pasado el Año Nuevo, es decir, hasta este viernes. Se trata de no remover la energía que durante estas horas estará entrando en tu casa y en tu vida.

   Recuerda que la celebración del Año Nuevo chino no es una fecha convencional y arbitraria, como ocurre con el Año Nuevo occidental. La tradición se basa en los movimientos astronómicos y el Año Nuevo chino (que cada año comienza en un día diferente) se celebra siempre coincidiendo con la primera luna nueva de la primavera en Oriente Se trata pues de acompasar nuestra propia energía personal y la de nuestra casa son la energía de renovación que se produce en la Naturaleza durante estos días en los que la luz va ganando terreno a la oscuridad (en el hemisferio norte, claro).