Posts Tagged ‘plano Bagua’

Cómo utilizar la brújula


2010
10.27

   Algunos lectores me manifiestan sus dificultades a la hora de localizar las direcciones en su casa, así que voy a intentar explicar con claridad cómo hacerlo. Realmente, es más fácil hacerlo que explicarlo. Vamos allá.

   Antes de empezar conviene dibujar un plano de la vivienda o de la habitación que se quiere estudiar y comprar o pedir prestada una brújula fiable, que tenga bien visibles los grados. En tiendas especializadas en excursionismo y montañismo venden buenas brújulas a precios asequibles.

   La brújula tiene una aguja imantada con un extremo coloreado (suele ser rojo o negro), que es el que indica permanentemente dónde está el norte magnético de la Tierra. A la vez, las cuatro direcciones principales están bien señaladas en la pantalla (norte, sur, este y oeste) y el norte suele estar igualmente coloreado del mismo color que el extremo de la aguja. Si no aparecen explícitamente los nombres o letras iniciales de las cuatro direcciones, deberemos saber que:

El Norte se encuentra a 0 (o 360º)

El Este se encuentra a 90º

El Sur se encuentra a 180º

El Oeste se encuentra a 270º

Las direcciones intermedias se localizan así:

El Noreste se encuentra a 45º

El Sureste se encuenta a 135º

El Suroeste se encuentra a 225º

El Noroeste se encuentra a 315 º  

   De esta forma, si hacemos coincidir el extremo rojo (en el caso de la foto) con la N que marca el norte, habremos localizado ya la primera dirección: el norte. El resto de las direcciones sale solo. Es importante hacer las mediciones al menos 3 veces para asegurarnos de que no haya nada que perturbe los resultados. A veces la presencia de un electrodoméstico o el paso de unas tuberías metálicas interfiere en la medición. Lo mejor es colocarse de pie en el centro de la vivienda y ver hacia dónde se sitúa el Norte. A su espalda estará el Sur, a la derecha el Este y a la izquierda, el Oeste.

   Es el momento de aplicar estos datos sobre el plano de nuestra vivienda. La más forma más sencilla de dibujarlo es hacer un primer croquis aproximado de la forma de cada habitación, teniendo en cuenta pilares, columnas, puertas, ventanas, entrantes y salientes, así como cualquier forma irregular. Se mide cada fragmento de pared y se reserva. Para esta operación es bueno contar con la ayuda de algún amigo o familiar. Cuando hayamos hecho esto en todas las estancias de la casa será el momento de juntar todos los dibujos para elaborar el plano completo, basándonos en las medidas que hemos tomado y haciéndolo a escala proporcional. Por ejemplo, si una pared de tu salón mide 4 metros puedes dibujarla de 4 centímetros y a esta escala toda la casa saldrá proporcional a la realidad. Cuando ya tenemos el plano dibujado, hay que localizar qué habitación está  orientada al Norte, cuál al Sur, etcétera. Sabiendo esto ya podemos empezar a planificar las correcciones de Feng Shui adecuadas según la dirección de cada estancia: color de las paredes y textiles, material de los complementos decorativos, tipo de muebles… e incluso los símbolos presentes en cada lugar, para hacerlos corresponder con la energía que impera en cada una de las ocho direcciones.