Posts Tagged ‘ritual para la suerte’

Preparándonos para el nuevo año del Mono de Fuego (2016)


2016
01.24

   Aunque en Occidente llevamos ya más de tres semanas inmersos en el nuevo año 2016, los chinos todavía están disfrutando de los últimos días de su año 4712 y empiezan a prepararse para dar la bienvenida a 4713, que será el año del Mono de Fuego. Comienza el próximo 8 de febrero y durará hasta el 17 de enero de 2017.

Como sabemos, con la llegada de un nuevo año chino entran en acción nuevas energías (estrellas voladoras) que determinarán qué zonas de nuestra casa, jardín, negocio o lugar de trabajo serán más favorables y cuáles podrían traernos problemas. Conocerlas será crucial a la hora de controlarlas y sacarles el máximo beneficio. Para ello estudiaremos el mapa de las estrellas voladoras para 2016 y llevaremos a cabo las curas necesarias para minimizar los efectos negativos de las estrellas menos benignas.

 Pero antes de todo eso (tenemos tiempo antes del 8 de febrero), es necesario dar algunos pasos previos para preparar la casa. Porque durante estas últimas semanas del año viejo aún permanecen activas las energías del año de la Cabra de Madera que está a punto de terminar y ya están en las últimas, así que conviene removerlas para dar la bienvenida a las nuevas.

   ¿Cómo conseguirlo? Con la tradicional limpieza general de fin de año. No sé si es una tarea demasiado atractiva, pero sus beneficios compensan.  La costumbre china establece la fecha idónea para llevar a cabo esta limpieza dos semanas antes de la llegada del nuevo año, así que mañana lunes 25 de enero será un momento perfecto, pero no es necesario ser tan rígido. Lo importante es sacar las energías viejas del hogar.

   La idea es revisar toda la casa, incluso los estantes y cajones de los armarios. Decidiremos qué cosas siguen haciéndonos falta y cuáles pueden irse a la beneficencia o directamente a la basura. Después de liberar espacio llega el momento de limpiar. La forma correcta de hacerlo es comenzar en la zona de la casa más alejada de la puerta principal. Limpiaremos los muebles, cristales y objetos decorativos y después barreremos siempre desde el fondo hacia la puerta. Continuaremos por el resto de las habitaciones hasta reunir toda la porquería en la zona de la puerta principal. Allí la recogemos y la sacamos fuera. Durante el proceso de limpieza hay que abrir puertas y ventanas para que salga la energía vieja y entre la nueva.

   Si queremos seguir al pie de la letra la tradición china, guardaremos todos los utensilios de limpieza empleados en un lugar cerrado, donde los dejaremos descansar durante los ocho días previos a la celebración del Año Nuevo, es decir, entre el 1 y el 8 de febrero. Durante esos días no limpiaremos para permitir que las nuevas energías entren en la casa y se vayan asentando (si limpiamos en ese momento, la energía saldrá volando).

Para terminar este proceso, los chinos tienen la costumbre de colgar en la parte exterior de la puerta principal un cartel simbólico que significa “la suerte ha llegado” (Fu Dao Le en chino). Suele ser de color rojo, con las letras chinas en dorado.

   Es quizá también un excelente momento para reflexionar sobre todos aquellos asuntos que hayan quedado sin resolver a lo largo de 2015. Meditar sobre ello nos ayudará a plantear posibles soluciones para 2016. Es como hacer la limpieza general de la casa, pero aplicada a lo personal, a nuestro interior.

 

Víspera del Año Nuevo chino


2012
01.21

   Como ya sabes, mañana será la víspera del Año Nuevo chino y es costumbre para la comunidad oriental celebrar una gran cena, del mismo modo que nosotros celebramos la Nochevieja, rodeados de amigos y familiares. Es el momento de hacer balance de todo lo que hemos dejado atrás y también de plantear los retos y deseos para el año que empieza, porque a partir del lunes la energía se pondrá de nuestra parte.

   La tradición manda que la cena de mañana esté presidida por un plato de pescado, porque la palabra que ellos utilizan para decir pescado, ‘yu’, suena igual que el vocablo que significa ‘abundancia’. Así que simbólicamente los peces y el pescado atraen la sensación de riqueza y abundancia. Al plato principal de pescado le acompañarán toda clase de delicias y manjares especiales. La mayoría se cocinan por su significado simbólico: la cebollina (chiu-tsai) significa ‘eternidad’, los nabos (tsai-tou) ‘buen augurio’, las bolas de pescado (yu-wan) y de carne (jou-wan) representan la reunión familiar. En algunas regiones del norte de China se preparan empanadillas (shui-chiao) con forma de lingotes de oro que ayudan a quienes las coman a obtener riquezas.

   Si decides celebrar a tu manera el Año Nuevo chino y no quieres complicarte con todas esas costumbres lejanas, una buena idea es comer huevos, que simbolizan la fertilidad, la riqueza y el nacimiento de algo positivo. Cualquier alimento o adorno redondo o esférico también simboliza la perfección y el equilibrio. Para terminar la cena, nada mejor que un postre dulce, que nos haga entrar en el nuevo año con buen sabor de boca.

   También suele ser común que las familias pasen toda la noche en vela, esperando la llegada del Año Nuevo, con la creencia de que cuantas más horas pasen sin dormir, más larga será la vida de sus padres. Como sabes, la longevidad es uno de los deseos más comunes para el pueblo chino.

   Otra idea que podemos copiar es agregar algo rojo a nuestro atuendo, para atraer la buena suerte o al menos incrementar el nivel de energía. Con la misma finalidad podemos rodearnos de amigos, de risas y de sentimientos de alegría y festejo. Las naranjas y mandarinas, con su increíble color lleno de energía, deben estar presentes en casa durante la celebración y no hay que olvidarse de ofrecerlas a las personas que nos visiten. También se acostumbra a regalar unos sobrecitos de color rojo con dinero dentro, aunque una buena alternativa es colocar en su interior, en vez de un billete, una bonita tarjeta de felicitación llena de buenos deseos.

   Para ‘quemar’ las malas energías que hayamos podido acumular en casa o en el negocio durante el año que ahora muere es bueno encender incienso, aunque la costumbre china es quemar miles de petardos, pero esto resulta muy ruidoso y hasta peligroso.

   Finalmente, la recomendación más difícil de cumplir: es costumbre entre los chinos comenzar el nuevo año liberándose de las deudas. Claro que para eso es necesario haber ahorrado durante todo el año y eso no es tan fácil (aunque sí muy recomendable). Así que, en la medida en que te sea posible, te aconsejo que el primer día del nuevo año chino, este lunes, te acerques a tu banco y canceles la parte de tus deudas que puedas permitirte. Si debes dinero a algún amigo o familiar, empieza a planear cómo devolvérselo lo antes posible. Además de llevar a cabo una excelente acción, te sentirás muchísimo más liger@ de equipaje. ¡Feliz año del Dragón de Agua!

El ritual del Dios de la Cocina


2011
01.22

   Aunque nosotros ya hemos dejado atrás el período navideño, los chinos se están preparando ahora para recibir el Año Nuevo el próximo 3 de febrero. Es la fecha más importante del año para millones de personas y viene precedida por un montón de rituales que sirven para empezar el nuevo año con “el pie derecho”, como se suele decir.

Amy Michelena   Una de las ceremonias más arraigadas entre los chinos es el altar del Dios de la Cocina (Tsao Chun o Zao Jun). A la mayoría de los occidentales nos resulta exótico y extraño, pero hago un resumen por si alguien se anima.

   Tsao Chun es una deidad benévola taoísta (se le representa rodeado de niños) que los chinos colocan en sus casas cerca del fuego de la cocina o de una chimenea para que proteja a la familia de accidentes, desastres o cualquier tipo de mala suerte. La imagen que se coloca debe ser de papel y se instala en un pequeño altar. Ojo, la imagen no debe colocarse frente a un cuarto de baño ni debajo de ventanas o vigas en el techo.

   Varios días antes del Año Nuevo —este año corresponde hacerlo el 27 de enero— se le hacen ofrendas a este dios. En el pequeño altar (puede ser algo muy sencillo) se colocan dos velas rojas, tres barritas de incienso y ocho pedazos de nien gao, un típico pastel dulce pegajoso hecho con arroz. A falta de este pastel, podemos utilizar algún sabroso dulce de nuestra región.

   El 27 de enero hay que encender las dos velas y las tres barras de incienso. Se recomienda hacer el ritual caída la noche. Uniendo las palmas de las manos se formulan los deseos de amor, prosperidad, salud y suerte para el año venidero. Se acostumbra entonces a untar en la boca de Tsao Chun un poco de nien gao para endulzar sus palabras. Después de hacer esto, se toma la imagen del Dios de la Cocina y se quema (cuidado de no provocar un accidente).

   Simbólicamente, Tsao Chun se eleva al cielo en forma de humo y ceniza y ofrece al dios supremo de los taoístas, el Emperador de Jade, un informe sobre nosotros. Si el informe es favorable (para eso hemos endulzado su boca), el próximo año tendremos al dios supremo de nuestra parte. La víspera del Año Nuevo —es decir, el 2 de febrero— ya puedes volver a colocar una imagen nueva del Dios de la Cocina en su lugar, donde permanecerá hasta el año que viene. 

   Ah, si decides tener una imagen del Dios de la Cocina en tu casa, debes saber que la tradición pide para él respeto y por eso no se debe jurar en su presencia. Cortar cebollas también se considera una falta de respeto, al igual que cantar, llorar o besarse en su presencia.