Posts Tagged ‘símbolos’

Cuidado con las imágenes


2014
02.17

   Entre los expertos y aficionados al Feng Shui suele haber cierta polémica acerca de la importancia que los símbolos e imágenes pueden tener en nuestra vida. Hay quienes creen que la mayoría de las veces se trata solamente de supersticiones o de antiguas tradiciones que en la actualidad han quedado desfasadas. Pero otros creemos que nuestro inconsciente tiene un papel importantísimo en nuestra vida y precisamente el lenguaje que mejor entiende el inconsciente es el de los símbolos y las imágenes. Así que yo creo que es imprescindible revisar cómo está nuestro entorno a este respecto.

Por eso hoy te invito a que recorras tu casa con “ojos Feng Shui”. Esta vez para detenerte a mirar y analizar las imágenes que te rodean. Todos tenemos cuadros, fotografías y adornos que en su mayor parte llevan años con nosotros. Algunos fueron regalos de familiares y amigos, otros son recuerdos de viajes… cada objeto en nuestra casa nos trae recuerdos, algunos alegres y otros no tanto.

De ahí que sea importante revisarlos periódicamente. A veces nos rodeamos de cosas que, simplemente, ya no nos gustan. ¿Por qué conservarlas en un lugar importante? Otras veces son objetos que nos recuerdan momentos de nuestra vida que acabaron mal, como un divorcio, un accidente… en este caso es mejor retirarlos de la vista.

Pero hay algunas cosas que quizá nos gustan pero contienen una energía poco favorable. Fíjate en la imagen que he elegido para ilustrar este artículo. Es un dormitorio decorado por un diseñador de prestigio. Pero ¿a ti qué te parece? A mí me llamó la atención el lugar protagonista que ocupa sobre la cama la imagen de un buitre. Quizá este animal tenga grandes virtudes, es un espectáculo verlos volar y sin duda merece todo el respeto del mundo, pero a la mayoría de las personas un buitre le trae a la mente ideas de muerte, de carroña, de cadáveres… nada positivo. Y menos para tenerlo sobre la cabeza mientras dormimos. ¿No crees?

Así que cuando tengas un rato libre y te sientas bien, con energía positiva, recorre tu casa con tranquilidad, observa lo que te rodea y decídete a quitar de la vista (puedes conservarlo dentro de un cajón) todo aquello que ahora mismo no resuena con tu vida actual. En su lugar podrás colocar objetos más acordes con tus pensamientos de positividad y crecimiento personal.

Los símbolos sí tienen importancia


2011
11.02

www.fengshuifacil.com/blog   Aunque algunos practicantes del Feng Shui aseguran que la simbología no tiene ningún efecto en la vida de las personas, lo cierto es que el ser humano es mucho más receptivo a los símbolos de lo que en principio podamos pensar. De hecho, existe todo un lenguaje simbólico, una especie de idioma universal que se dirige directamente a nuestra mente subconsciente y que, aunque ni siquiera comprendamos a un nivel consciente, sí que ejerce un fuerte efecto en nuestra mente más profunda.

   El Feng Shui, al ser una ciencia milenaria de origen chino, a lo largo de los siglos ha ido reuniendo tanto el estudio técnico, como otras cuestiones más culturales, como supersticiones, leyendas, símbolos, rituales, etcétera.

   Hoy en día es difícil separar una cosa de otra, pero seguramente ni siquiera es necesario, porque simplemente podemos beneficiarnos de todo ello, eliminando solamente las supercherías que provocan efectos negativos en nosotros mismos, como el miedo o la preocupación (caso de algunas leyendas).

   Así que hoy quiero hablaros de simbología, porque a pesar de que muchos desprecian esta área del Feng Shui, personalmente creo que podemos sacarle bastante provecho. ¿En qué sentido?

   Para saberlo es necesario conocer el funcionamiento básico de la mente humana. Como sabemos, cada uno de nosotros percibe el mundo exterior a través de los cinco sentidos. Sin embargo, existe una parte de nosotros, la mente subconsciente, que está despierta durante las 24 horas del día (es la responsable de que soñemos mientras dormimos) y, al igual que los cinco sentidos, está 24 horas al día captando datos. Millones de datos que conscientemente se nos escapan.

   Todo cuanto alguna vez escuchamos, vimos, olimos, saboreamos, tocamos, presenciamos, sentimos, imaginamos o sospechamos (incluso cuando éramos apenas un recién nacido) está grabado en alguna parte de nuestra mente. Son datos que en su mayor parte hemos olvidado por completo, cosas a las que no le dimos la menor importancia o que ni siquiera registramos conscientemente. Pero siguen ahí, almacenadas en nuestra mente más profunda, conformando nuestra forma de pensar.

   Y el lenguaje de los símbolos se dirige precisamente a esa parte profunda de nuestra mente, que tiene otros códigos (como si fuera otro idioma) distintos a los que manejamos en el día a día. Allí anidan nuestros terrores más profundos, nuestros verdaderos anhelos, nuestras creencias más arraigadas. Y también, según dicen algunos estudiosos del tema, ese “inconsciente colectivo” que nos define como especie desde la prehistoria. Es decir, el conjunto de lo que siente, piensa y cree la humanidad desde que nació como especie, hace miles de años.

   O sea, que los símbolos tienen su importancia. Ahora ¿hasta qué punto pueden influir en nuestra conducta o en nuestra vida diaria cosas tan abstractas de las que ni siquiera somos conscientes?

   Si pensamos en nuestra mente subconsciente como en una especie de radar activo durante las 24 horas del día captando todas las señales que hay a nuestro alrededor, los símbolos que nos rodean se convierten en una presencia constante que nuestra mente está registrando a todas horas. Y acaba formando parte de nuestras creencias, pensamientos y pautas de conducta.

   Si, por ejemplo, una persona se pasa la vida rodeada de imágenes religiosas, acabará sintiendo cierto respeto, temor, reverencia o incluso rechazo hacia las creencias que transmiten esas imágenes. Formarán parte de lo más profundo de su ser, para bien o para mal.

   De ahí la importancia de elegir las imágenes y los símbolos que tenemos en casa, porque los vemos siempre (aunque apenas los miremos ni les prestemos atención) y acaban por formar parte de nuestra mentalidad.

www.fengshuifacil.com/blog   Veamos un ejemplo clásico: si al lado de nuestra cama tenemos la imagen de una persona sola con aspecto solitario y triste, ¿qué es lo primero que vemos al despertar y lo último que vemos al irnos a dormir? ¿Sabes que tu mente inconsciente está despierta también por la noche? ¡Recibirá y grabará esa imagen durante todo el tiempo! ¡Durante años y años de forma ininterrumpida! Y aunque sea una obra de arte hermosa, lo que trasmite no es positivo ni nutritivo para el alma.

   ¿De verdad quieres suministrar día y noche a tu mente subconsciente miles de imágenes que en realidad no deseas ver en tu vida real? Piénsalo. Revisa tu casa, busca cosas que te desagradan, que te traen malos recuerdos y retíralas de la vista. Pero debes ir un poco más allá. Porque entre las cosas que sí te gustan también se esconden mensajes negativos, como acabamos de ver. ¿Te rodean imágenes de soledad, de pobreza, de violencia, de tristeza o melancolía?

   Por desgracia, la historia del arte se ha centrado siempre mucho más en retratar los sentimientos negativos que en plasmar el universo de lo positivo. Las grandes obras de arte reflejan a menudo situaciones que no deseamos para nuestra vida: guerras, miseria, violencia, soledad o enfermedad.

Nuestras herramientas


2010
06.27

Elementos y energías
Los antiguos sabios chinos pasaron horas, meses, años… siglos en realidad, observando los interminables ciclos de la naturaleza. De esa observación paciente surgieron las teorías que explican qué energías mueven el mundo y a qué leyes responden. A través del Feng Shui aprenderáz a conocerlas, a dominarlas y a ponerlas a trabajar a tu favor.

 

El mundo de los símbolos
Los símbolos constituyen un lenguaje universal que se dirige directamente al alma de las personas. Aunque algunas imágenes, formas o colores no nos digan demasiado a nivel consciente, tienen un enorme poder de evocación para nuestro espíritu. Rodeándonos de los símbolos propicios estaremos ayudando a nuestra mente a focalizar nuestros objetivos y a darnos la fuerza precisa para alcanzarlos.