Posts Tagged ‘yoga’

Época de cambios


2017
06.11

xmeditar-pan.jpg.pagespeed.ic.jo55L2LH_H

Como ves, me reincorporo al Blog de Feng Shui después de una larga ausencia, pero con ganas redobladas, porque el Feng Shui es una disciplina que nunca se termina de aprender. Así que la clave es seguir leyendo, practicando y mejorando nuestras habilidades para dominar las energías que nos rodean para ponerlas a trabajar a nuestro favor.

Estamos en los primeros días de junio y eso significa que apenas dentro de una semana entraremos en el verano en el hemisferio norte y en el invierno en el hemisferio sur. Es decir, que estamos ante un nuevo cambio de temporada, lo que implica que las energías andan revueltas.

Para millones de personas del planeta se aproxima la estación más calurosa, la de las vacaciones, el descanso, los viajes y la vida familiar. Para otros tantos, lo que se viene es la época más recogida del año, cuando nos encerramos en casa para protegernos del frío y la oscuridad del invierno.

Como es lógico, estos días nos apresuramos a sacar la ropa más apropiada a la próxima temporada y a hacer planes. Pero ¿qué tal si nos ocupamos también de la energía de nuestra casa? Y aún más, ¿qué tal si nos preocupamos también de mejorar nuestra propia energía personal?

Ya sabes que tú mism@ y el resto de las personas que comparten tu hogar eres el mayor proveedor de energía en tu casa, de forma que según sea tu propia energía, así será la energía que reine en tu casa. Entenderás que si te sientes deprimid@, malhumorad@, triste, preocupad@ o albergas cualquier otro sentimiento negativo, éste se expandirá por todo tu hogar, creando una atmósfera casi irrespirable. Por el contrario, si disfrutas de una vida relajad@, alegre, llena de proyectos y esperanzas, con ilusión… entonces es mucho más probable que tu casa tenga una excelente energía.

Aunque, como imaginas, esto no basta para que en tu casa haya un buen Feng Shui, te aseguro que ayuda muchísimo. Así que ahora que es tiempo de cambios, te invito a que te adentres o profundices en cualquiera de las disciplinas que sirven para mejorar nuestra calidad de vida: tanto el Feng Shui como el yoga, la meditación, el deporte, la alimentación saludable, la amistad, la Naturaleza, la cultura… aprovecha todas las oportunidades que te da la vida para mejorar a nivel personal. Lo notarás en tu propio bienestar interior, pero también en tu casa.

Cuidar la energía personal


2013
12.02

   Los apasionados del Feng Shui solemos pensar que cualquier problema que se presenta en nuestra vida es consecuencia directa de algún desequilibrio en las energías de nuestra casa y corremos a intentar ponerle remedio. Muchas veces es así, pero a menudo olvidamos que la principal fuente de energía que entra en una casa procede de las personas. Es decir, somos nosotros mismos quienes aportamos la mayor cantidad de energía a nuestro hogar.

Por eso hoy quiero incidir en un tema crucial: cuidar la calidad de nuestra propia energía. Si garantizamos que nosotros mismos emitimos energía positiva y limpia en grandes cantidades, sin duda nuestra casa gozará de una atmósfera más radiante y nuestra vida en general marchará mejor. Luego podremos hacer los ajustes necesarios a través del Feng Shui siempre que detectemos un desequilibrio en algún lugar de la casa.

Así que vayamos por partes. ¿De qué depende la calidad de nuestra energía? De muchas cosas: la alimentación, el aire que respiramos y nuestra forma de respirar, el descanso, las creencias, las compañías, lo que leemos y vemos en televisión… y nuestros pensamientos.

   Aunque parezca mentira, nuestro cerebro piensa todo el día, sin parar, generando millones de ideas rápidas, improvisadas, que generan su propia energía y que nos van llenando por dentro, a veces hasta olvidar cómo realmente somos. Lo que habitualmente ocupa tu cabeza determinará en gran medida cómo será tu vida, tu estado de ánimo, tus ganas para salir adelante, tu actitud y en última instancia, las acciones que tomes.

   Así que hoy te propongo hacer una limpieza de tus pensamientos para eliminar la mayor parte de lo que te sobra: negatividad, prejuicios, críticas y pensamientos vacíos. A continuación, un decálogo (diez ideas) para empezar siguiendo los consejos de la coach norteamericana Tamara Star.

1.- Olvida lo que otros opinan sobre ti. Cada uno es como es y tú eres un ser único y especial en muchos sentidos. Lo que otros puedan pensar sobre ti es problema de ellos, no tuyo. Preocuparse por eso es una enorme pérdida de tiempo y de energía. Intenta ser tú mism@ y deja que los demás piensen lo que quieran.

2.- Intenta ser tú mism@. Volvemos a la misma idea. Nunca vas a complacer a todo el mundo y tampoco es necesario. Lo importante es gustarte a ti mism@, quererte y mostrarte al mundo tal como eres, con tus maravillosas virtudes y tus pequeños defectos. Trata de mejorar día a día y de ofrecer lo mejor de ti al mundo. Así atraerás a personas sinceras y abiertas que verán en ti todo lo que eres capaz de ofrecer.

3.- Deja el chismorreo. Todos nos hemos dejado llevar en alguna ocasión por el chismorreo, el cotilleo y la crítica a los demás. Abandónalo ya. Hablar mal de otras personas contribuye a llenar tu mente de basura, de energía negativa. Y te priva de enfocar tu atención hacia asuntos mucho más creativos, estimulantes y satisfactorios.

4.- No te preocupes. Es natural sentir temor ante los cambios y tratar de anticiparse a los problemas, pero no es bueno llenarse la cabeza de preocupaciones por cosas que aún no han ocurrido y que probablemente nunca van a ocurrir. Cuando se presenta un problema, afróntalo y busca una solución, no te centres en el problema, no te quejes, no te derrumbes. Simplemente, acéptalo como un reto y soluciónalo. No es necesario tener miedo ni preocuparse antes de que eso ocurra. La energía negativa que eso genera es incalculable.

5.- Seguridad en ti mism@. Todos tenemos complejos e inseguridades y nadie es perfecto, pero debemos enfrentarnos a la vida con las herramientas que tenemos, sean mejores o peores. La inseguridad te quita oportunidades y te empequeñece ante ti mismo. Olvídala. Intenta mejorar los aspectos que menos te gustan de ti mism@ y saca el máximo partido de aquello de lo que estás orgullos@.

6.- No te lo tomes todo de forma personal. Lo cierto es que la mayoría de las personas vive su propia vida y se preocupan de sus propios asuntos, así que no todo lo que ves y oyes va dirigido a ti. No personalices todo. El mundo no gira a tu alrededor y si consigues dejar de estar pendiente de lo que hacen, dicen o piensan los demás, tu vida será más feliz y más plena, porque podrás enfocarte en tus verdaderos intereses.

7.- Deja atrás el pasado. Llegados a cierta edad, todos tenemos una historia detrás, problemas que nos hicieron daño, personas a las que perdimos, humillaciones, recuerdos tristes, obstáculos que impidieron que lograrámos nuestras metas… solo los recién nacidos son un lienzo en blanco. Aprende a vivir con todo eso, pero no cargues eternamente con una mochila llena de penas y dramas, cada día más pesada, que te impide avanzar. Deja el pasado donde está, muy lejos. Toma nota de las lecciones aprendidas, libérate y mira hacia el presente, porque es lo único real.

8.- Aprende a manejar tu dinero. En esta sociedad consumista la publicidad nos vende la idea de que la felicidad se esconde en tal o cual producto. Todos sabemos que es falso, pero nos gusta creerlo y caemos en la trampa de gastar nuestro dinero en cientos de productos que, en efecto, no nos proporcionan ninguna felicidad. El dinero es importante, soluciona muchos problemas y aporta confort y bienestar a nuestra vida, pero evita desperdiciarlo en tonterías y céntrate en mejorar tu vida en los aspectos más básicos: salud, amistad, amor, cultura… Destina el dinero a las cuestiones importantes y duraderas.

9.- Controla tu carácter. Todos hemos estallado alguna vez y es natural cuando acumulamos malestar durante mucho tiempo. Es un error. La ira es un defecto que nos quita energía y nos deja agotados, además de contribuir a perder amistades y relaciones afectivas importantes. No lo permitas. Mejor analízate todos los días, antes de dormir, libera el dolor acumulado, perdona, olvida y supera las afrentas. Intenta ampliar tu contacto con la naturaleza, practica yoga y meditación y céntrate en lo positivo de ti mismo y de los demás. Poco a poco la ira irá desapareciendo de tu interior y aceptarás a las personas que te rodean con más paciencia. Antes de hablar, asegúrate de que lo que vas a decir aporta algo bueno. Si no es así, cállate.

10.- Olvídate de controlarlo todo. La vida es un cambio constante y a la vuelta de la esquina nos espera una nueva sorpresa. Es imposible controlarlo todo y además, aburrido. Deja un margen a la improvisación, al desorden, incluso al fracaso. No todo tiene que ser perfecto, somos humanos y fallar entra también en nuestra naturaleza.

Como nueva tras una sesión de Yoga


2011
10.04

Amy Michelena   Es martes, son las diez de la mañana y recién regreso de mi primera clase de yoga del nuevo curso escolar. Y ¿sabes qué? Que quería compartirlo contigo, por que vengo renovada, con un intenso sentimiento de felicidad, relajada y también un poco sorprendida porque a pesar de que llevaba tres meses sin practicar, la clase ha sido placentera y bastante fácil.

   Me encanta el yoga. Siempre lo recomiendo. Y tengo la suerte de vivir en una ciudad cuyo ayuntamiento ofrece clases a buen precio y cerca de mi casa. Pero sé que no a todo el mundo le ocurre lo mismo. Quienes viven en poblaciones pequeñas, quienes no tienen a su alcance academias a precios competitivos, quienes tienen un empleo cuyo horario no les permite tener esa hora libre dos o tres días a la semana, las mamás de niños pequeños que no pueden dejarlos para ir a su clase de yoga… hay mil situaciones en las que practicar yoga (o cualquier otra cosa) es prácticamente imposible.

   O al menos lo era hasta ahora. Porque por fin sale al mercado un curso de yoga en español, de la mano de un profesor con largos años de experiencia, que nos permite acercarnos a este milenario “arte de la felicidad” desde la comodidad y la intimidad de nuestra propia casa, eligiendo el horario y la frecuencia que más nos convenga.

   De verdad que te recomiendo este producto. Básicamente porque conozco los enormes beneficios que aporta la práctica regular de yoga, que como sabes no sólo cuida tu cuerpo y favorece que el paso de los años sea más benigno, sino que además añade un plus de relajación y de espiritualidad que nos permite adentrarnos en nosotros mismos y conectar con la energía que mueve el mundo. Es algo casi mágico.

   Si estás interesad@ en conocer más sobre este método nuevo que ahora el maestro José Antonio Cao pone a nuestro alcance, no dudes en visitar esta página para saber todos los detalles. Podrás, además, descargar varios vídeos gratuitos:

NUEVO CURSO DE YOGA

¿Practicas yoga? ¡Te invito a empezar!


2011
09.26

feng shui facil Como sabes, el Feng Shui es una de las ciencias orientales más antiguas, pero no es la única. Partiendo de la concepción oriental de la energía, existen otras disciplinas que complementan y enriquecen la práctica del Feng Shui, tales como la medicina china (o su equivalente hindú, el ayurveda), la meditación, las diversas técnicas de relajación y el yoga.

Ya sabes que yo soy una firme partidaria de establecer una relación de armonía y bienestar con nuestra propia energía antes incluso de empezar a mover las energías de nuestra casa. Porque si acometes las tareas de Feng Shui cuando tu propia energía está “contaminada” con preocupaciones, mal humor, envidias, cansancio o cualquer tipo de sentimiento negativo, será ese tipo de energía el que transmitas al espacio donde te encuentres.

Por eso siempre recomiendo el yoga como una de las formas más efectivas de cuidar y cultivar nuestra propia energía. No es un deporte de competición, no es una práctica que te exija “sangre, sudor y lágrimas”, no es esa obligación que te impones a ti mism@ para cumplir con el compromiso de hacer algo en favor de tu cuerpo.

Al contrario, la práctica del yoga se convierte en un auténtico placer, algo que echas de menos cuando te falta. Es el momento de reencontrarte contigo mism@, de mimarte, de explorar tu propio cuerpo y también tu mente. Si ya practicas yoga con asiduidad, sabes a lo que me refiero. Si todavía no lo haces… déjame recomendarte que empieces ¡ya!

Te cuento hoy todo esto porque mi amigo José Antonio Cao, profesor de yoga, está a punto de lanzar un método revolucionario para que podamos practicar yoga desde nuestra propia casa, a la hora que mejor nos venga, con la frecuencia que deseemos y en la privacidad de nuestra sala de estar.

Es algo que muchos estábamos esperando, porque hasta ahora teníamos que conformarnos con el horario y la periodicidad que ofrecían los centros de yoga de nuestra ciudad. Muchas personas, incluso, viven en poblaciones pequeñas donde nadie ofrece este tipo de servicio.

Y te digo que es revolucionario porque para contagiarnos la pasión por el yoga, José Antonio nos ofrece antes de su lanzamiento una serie de videos gratuitos que puedes descargar de inmediato para empezar a disfrutar del yoga. Pero además, se trata de la primera vez que un profesional como él decide “empaquetar” toda su sabiduría y su larga experiencia como profesor de yoga para ofrecérsela a todo el mundo en forma de vídeos prácticos.

Te invito a que conozcas ahora mismo a José Antonio, pruebes su método a través de los vídeos gratuitos y empieces tú también a “enamorarte” de este arte milenario que nació para hacernos sentir mejor. Hazlo a través de este enlace:

http://amymich66.clasesyoga.hop.clickbank.net

Feng Shui y espiritualidad


2010
06.27

   El Feng Shui se ocupa de armonizar las energías de nuestra casa o de nuestro lugar de trabajo, pero para que el equilibrio sea total debemos mirarnos también hacia adentro. Aprender a conocerse a uno mismo, a quererse y desarrollarnos como personas es también un reto que merece la pena asumir. 

  ¿Cómo conseguirlo? Hay muchas formas de reencontrarse con la propia esencia y ninguna de ellas es instantánea ni demasiado fácil. Podemos acercarnos a disciplinas milenarias como el yoga, el tai chi, empezar a preferir la comida natural, aprender a respirar profundamente, practicar meditación, vivir con más consciencia de la naturaleza y del propio espíritu… en fin, hay mil formas de crecer por dentro y de alcanzar el equilibrio, pero todas ellas exigen cierto grado de compromiso y de esfuerzo.

   En el Feng Shui la práctica no es difícil, no requiere grandes inversiones económicas, no hace falta profesar religión o creencia alguna y, además, suele resultar de lo más divertido. Para llenar nuestro hogar —o nuestra oficina— de las mejores energías haremos uso de unas cuantas herramientas.

  1. Una brújula.
  2. Un plano de nuestra vivienda.
  3. Conocimiento de los cinco elementos de la tradición china.
  4. Un mapa Bagua.
  5. Ganas de hacer ciertos cambios.
  6. Deseo de abrir nuestra vida a nuevas oportunidades.
  7. Valentía para deshacernos de algunas cosas.

   El proceso no será traumático, bien al contrario, suele resultar liberador. Y los resultados acaban por hacerse notar. Unas veces es casi de forma inmediata y otras veces tardan meses en afianzarse, pero el Feng Shui siempre aporta novedades interesantes a una vida estancada en cualquiera de sus aspectos.